Por Redacción La Hora

lahora@lahora.com.gt

La ministra de Comunicaciones, Sherry Ordóñez, indicó hoy que no renunciará al cargo debido a que ya no es contratista del Estado y a que cuenta con el apoyo del presidente Jimmy Morales.

En rueda de prenda, Ordóñez aclaró algunos de los señalamientos que ha recibido desde que asumió como titular de esa cartera. La funcionaria aceptó que fue contratista del Estado pero que ya no lo es desde 2004 y que eso «no es un pecado».

La ministra indicó que tiene una inhabilitación de Guatecompras que no le permite ser contratista del Estado por cuatro años, aceptó que tiene un arrastre de crédito fiscal y que la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) le reclama un ajuste de Q70 mil del Impuesto del Valor Agregado (IVA), con lo que no está de acuerdo.

Yo no he sido notificada por la SAT de que había un problema, me enteré el viernes en la noche, agregó.

La titular de la cartera de Comunicaciones agregó que su proceso fue acelerado por Guatecompras, por interés de desestabilizar y que sus abogados iniciarán acciones porque podría haber difamación.

La funcionaria señaló que está dispuesta a ser investigada por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Ampliaremos

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión. Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorCICIG acompañará proceso de designación de magistrados de la CC
Artículo siguienteBlue Monday