Minerales y grasas en un sistema inmunitario

Los oligoelementos son un componente esencial de la dieta. Foto la hora: Archivo.

Alfonso Mata

Los oligoelementos son un componente esencial de la dieta. Sus efectos reguladores sobre la función inmunológica han sido bien definidos. Las deficiencias dietéticas prolongadas de oligoelementos pueden provocar un deterioro de la función inmunológica al influir en uno o más componentes del sistema inmunológico. Aunque las funciones específicas de los minerales para proteger o estimular la inmunidad humana no se comprenden bien, varios oligoelementos como zinc, magnesio, hierro, cobre, selenio y manganeso, han ganado un amplio reconocimiento por su papel en el mantenimiento de una salud óptima.

Zinc
El zinc, como cofactor, es un componente integral de más de trecientas enzimas que ejercen efectos secundarios sobre el sistema inmunológico humano. Los efectos del zinc sobre el sistema inmunológico son multifacéticos. Por ejemplo, los estudios in vivo sobre la deficiencia de zinc han revelado respuestas inmunológicas más débiles, como lo demuestra la reducción del reclutamiento de neutrófilos y la disminución de la quimiotaxis de los neutrófilos, lo que podría resultar en un deterioro de la función de las células asesinas naturales, una mala actividad fagocítica de los macrófagos y neutrófilos y una rápida producción de especies reactivas de oxígeno, es decir, explosión oxidativa. También se ha informado el impacto del zinc sobre mediadores inmunes como enzimas, citocinas y péptidos tímicos, lo que sugiere que la ingesta dietética recomendada o la suplementación de zinc es esencial para prevenir la pérdida funcional.

La deficiencia de zinc en los ancianos puede provocar una disminución de la respuesta de las células T, una reducción de la actividad de las células asesinas naturales y una disminución de los niveles de la hormona tímica, lo que crea un riesgo sustancial de infecciones respiratorias y su morbilidad y mortalidad asociadas. También se ha sugerido que la suplementación con zinc reduce la incidencia de infecciones del tracto respiratorio inferior en niños con deficiencia de zinc y la administración de zinc dentro de las 24 horas posteriores al inicio de los síntomas reduce la duración de los síntomas del resfriado común. Se han informado efectos adversos leves de la suplementación con zinc con dosis superiores; por lo tanto, las dosis relativamente más bajas también pueden reducir la gravedad de COVID-19. Las propiedades inmunoestimuladoras del zinc son también importantes, lo que sugiere que la suplementación con zinc puede mejorar la diarrea inducida por COVID-19 y los síntomas respiratorios, es decir, tos, dolor de garganta y dificultad para respirar. El efecto sinérgico del sulfato de zinc oral junto con la vacuna BCG ha sido bien descrito en la literatura, proporcionando un enfoque inmunoterapéutico prometedor en comunidades cada vez más propensas a la infección por el virus SARS-CoV-2.

Hierro
El papel sustancial del hierro en la respuesta inmune ha sido ampliamente documentado en la literatura, y se ha demostrado que la deficiencia de hierro conduce a un deterioro del sistema inmune del huésped. Los estudios han sugerido que los niveles de hierro en humanos deben controlarse cuidadosamente para limitar la disponibilidad de hierro para los patógenos, ya que el hierro regula el crecimiento y la actividad de una amplia gama de microorganismos, incluidos los virus. Aunque actualmente se dispone de información sobre la regulación del hierro en los pacientes con COVID-19, todos han sugerido limitar el suministro de hierro a los pacientes con COVID-19 para inhibir la replicación viral y reducir el riesgo y la gravedad de las infecciones. La sobrecarga de hierro en el huésped crea estrés oxidativo que aumenta el riesgo de mutación del virus. Pero otros consideran que debe tomarse en cuenta el efecto inmunomodulador del hierro y su deficiencia como un factor de riesgo potencial para el desarrollo de infecciones recurrentes del tracto respiratorio.

La ingesta adecuada de hierro influye en la respuesta inmune innata del huésped al mediar las vías de señalización del factor nuclear κB (NF-κB) y del interferón γ (IFN-γ) en los macrófagos. El metal mejora la capacidad del huésped para resistir patógenos intracelulares. La deficiencia de hierro conduce a una respuesta inmune mediada por células T. Por lo tanto, las proteínas que se unen al hierro no solo reducen el hierro libre en las infecciones, sino que también pueden exhibir propiedades bactericidas como una respuesta inmune innata en humanos que controla el metabolismo del hierro al limitar la disponibilidad de hierro en las infecciones. Se informan concentraciones más altas de hierro libre en personas con desnutrición proteico-energética. Estas concentraciones están potencialmente relacionadas con niveles más bajos de transferrina, lo que sugiere un uso prudente de la terapia con hierro oral en personas infectadas con anemia.

Las actualizaciones recientes sobre el manejo de la anemia en pacientes con COVID-19 de alto riesgo, como mujeres embarazadas y pacientes con cáncer, sugieren que la terapia de reemplazo de hierro por el enfoque de la transfusión para promover la eritropoyesis. El empeoramiento de la anemia concurrente con COVID-19 en mujeres premenopáusicas hospitalizadas que no estaban en la unidad de cuidados intensivos, requería terapia de reemplazo de hierro como un enfoque de tratamiento viable para prevenir las complicaciones asociadas a la transfusión.

Selenio
El selenio, presente en las selenoproteínas en humanos, influye en la función celular al regular las proteínas con actividad redox, la actividad antioxidante y el metabolismo de la hormona tiroidea. La mayoría de las selenoproteínas de la familia de 25 miembros funcionan como enzimas para catalizar reacciones. Sin embargo, algunas selenoproteínas no ejercen actividad enzimática. El selenio, como selenoproteínas, apoya el funcionamiento eficiente de los sistemas inmunológico adaptativo y no adaptativo. La deficiencia de selenio se caracteriza por una tasa reducida de proliferación de linfocitos inducida por mitógenos, mientras que la síntesis de leucotrienos B4, esencial en la quimiotaxis de neutrófilos, también está alterada.

La deficiencia de selenio en la dieta aumenta el estrés oxidativo, que a su vez aumenta la virulencia de virus benignos o levemente patógenos (p. Ej., Virus de la influenza) por mutación genética y deteriora la respuesta inmune. El selenio también actúa como antioxidante para un grupo de enzimas que inhiben la producción de radicales libres y previenen el daño oxidativo a las células huésped. De acuerdo con los informes anteriores sobre los efectos antivirales del selenio, una actualización reciente sobre la correlación entre el estado del selenio, determinada por la medición de las concentraciones de selenio en el cabello, y la tasa de curación de COVID-19 en la población de una ciudad mostró una asociación significativa entre el estado deficiente del selenio y tasas de curación más bajas en pacientes con COVID-19. No obstante, se necesitan más datos a nivel individual para establecer una asociación entre la gravedad de la infección y el estado del selenio. La suplementación con selenio en pacientes con deficiencia de selenio, particularmente aquellos que son ancianos, puede ser una opción efectiva para tratar COVID-19 y prevenir o reducir sus resultados severos.

ÁCIDOS GRASOS POLINSATURADOS OMEGA-3 E INMUNIDAD
Los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA), como las selenoproteínas, también ejercen efectos importantes tanto en el sistema inmunológico innato como en el adaptativo. Además de su papel como parte constitutiva de la membrana celular, los AGPI omega-3 y sus derivados actúan como moléculas de señalización. Los metabolitos de los PUFA omega-3 y omega-6 se conocen como mediadores pro-resolución, que se clasifican como prostaglandinas, proteínas, tromboxanos, resolvinas, leucotrienos y maresinas. Los AGPI omega-3, principalmente el ácido α-linolénico, el ácido docosahexaenoico y el ácido eicosapentaenoico, inhiben la activación de las células inmunes al mismo tiempo que apoyan funciones inmunitarias específicas como la fagocitosis y la diferenciación de neutrófilos. Esto sugiere que los AGPI omega-3 no reprimen la inmunidad inespecífica.

Se ha informado que la proteína D1, un mediador de lípidos derivado de omega-3 PUFA, atenúa notablemente la replicación del virus de la influenza. A la luz de estos hallazgos sobre el papel de los derivados de PUFA en la mediación de la función inmunológica, los metabolitos de PUFA omega-3 como la proteína D1 pueden ser útiles como terapia dietética de apoyo para la prevención y el tratamiento de infecciones virales similares a la gripe, incluido COVID-19.