Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Alegre, luchadora y dispuesta a tender la mano cuando se necesita, así es la guatemalteca Thelma Carrera, quien desde Connecticut conversó con La Hora para relatar su historia en Estados Unidos, en donde se estableció junto a su familia para sobresalir, eso sí, con mucho esfuerzo y dedicación.

Carrera es parte del Grupo Quetzal, que integran connacionales destacados de Connecticut, quienes buscan apoyar a quienes menos recursos tienen en el país.

La guatemalteca, originaria de El Progreso, conversó con La Hora Voz del Migrante, vía telefónica y en principio recalca que lo que le gusta hacer es preparar comidas, entre ellas, tamales, carne guisada, tortillas, chiles rellenos y dobladas.

Todo lo anterior es parte de un trabajo secundario que realiza, así que vender esos productos implica para ella un doble esfuerzo, “yo sola he hecho hasta 600 tamales, así que sí tengo bastante práctica”.

Puede Leer: Susie vive en Las Vegas, sigue en lucha por sus sueños y el baile es su motivación

 

OFRECE SERVICIOS DE MANTENIMIENTO DE VIVIENDAS

Además de esto, Thelma tiene una compañía con la que ofrece servicios de mantenimiento en viviendas y oficinas en EE. UU.

“Yo trabajo de lunes a viernes en eso… es bien cansado hacer comida después de trabajar, pero cuando a uno le encanta uno se motiva, a mí me gusta, son dos cosas que me gustan, cocinar y bailar. Lo que no me sé me lo invento”, menciona.

La entrevistada recuerda que empezó a hacer tamales cuando tenía 16 años, su mamá le pidió que los preparara y no tenía ninguna experiencia, pero los hizo y a la familia le gustaron, desde entonces, no ha parado de hacerlos para clientes y por supuesto para sus seres queridos, “mi papá dijo que los tamales quedaron ricos”.

ASÍ FUERON SUS INICIOS EN ESTADOS UNIDOS

Thelma llegó a Estados Unidos a finales de 1997 y cuenta que migró porque quería un futuro mejor, “al principio me costó porque tenía que establecerme, empezamos viviendo en un cuartito”.

Cuando recién migró su trabajo consistía en hacer almuerzos para los trabajadores de una compañía, así que eso implicaba levantarse desde muy temprano para tener lista la comida.

Ahora la vida de la guatemalteca cambió, sus jornadas de labores inician a las 8 de la mañana de lunes a viernes, esto lo debe alternar con las responsabilidades del hogar, tiene una bebé de 3 años, que a su vez tiene hermanitos mayores.

“Hacer mi comida me motiva también, me dicen cumplidos por lo que hago y eso me gusta, aunque eso implique un esfuerzo extra”, asegura.

Thelma menciona que su meta cuando llegó a Estados Unidos era la de tener su casa propia, soñaba con lograrlo.

“Dije que cuando regresara a Guatemala lo haría cuando tuviera mi casa y a los seis años volví a Guatemala y fui a mi casa, estrené mi casa, después me vine otra vez porque mi esposo se quedó solo”, resalta.

Puede Leer: Laura Figueroa relata sus vivencias de lucha y superación; ahora su libro se vende en Amazon

COMPARTE EN NAVIDAD

Para la connacional, estar fuera y poder ayudar a los demás es una razón para esforzarse, porque se ha logrado involucrar en causas a favor de Guatemala, “conocí a don Leonel -Arenas- hace varios años y me uní a Grupo Quetzal, somos compañeros y nos unimos para hacer actividades con ventas de comida para ayudar a los que lo necesitan”.

Thelma trata de compartir con quienes tienen menos, principalmente en Navidad, ya que entiende que muchos no tienen para comprar ropa o una cena para compartir y su familia es cómplice en todo lo que hace.

“Mi esposo sabe lo que hago, mi niño de 14 años lo entendió igual que mi niña, les dije que no había regalos para Navidad y estuvieron de acuerdo en compartir, por supuesto no sabían que les tenía sus obsequios listos y fueron muy lindos porque entendieron que quería compartir”, afirmó.

UN TRABAJO PESADO

La entrevistada destaca que el trabajo que realiza es uno de los pesados, porque requiere de mucho esfuerzo, “limpio hasta dos casas diarias toda la semana, el jueves son tres, por ejemplo, vengo tarde a cocinar, el sábado me dedico a la casa y la familia, pero lo hago con gusto”.

Su familia dice que siempre le pregunta cómo se siente, “siempre les digo que cansada, pero feliz eso sí”.

La connacional llama a la unidad a los migrantes para ayudar a las personas, ella cree que si las personas lograran ponerse como meta una buena causa, todo puede mejorar.

Ver más MIGRANTES CONTIGO
Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión. Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorSalud registró atención a 284 pacientes por accidentes de tránsito en Navidad
Artículo siguienteEE.UU. recorta ayuda militar a El Salvador