Elementos de la Guardia Nacional trabajan en el lugar de un deslave en un vecindario ubicado en las laderas de un cerro en Tlalnepantla, a las afueras de la Ciudad de México. Foto La Hora: Ginnette Riquelme/AP

Las autoridades localizaron los cuerpos de una madre y su hijo que perecieron junto a con otras dos personas en el deslave de hace unas semanas en un cerro de un suburbio de la Ciudad de México.

Después de once días de búsqueda, en la que participaron elementos de la Guardia Nacional y la Marina, así como perros entrenados, las autoridades encontraron los cuerpos de Paola Campos, de 22 años, y su hijo Jorge, de 5 años, en la zona del derrumbe del Cerro del Chiquihuite, en el municipio de Tlalnepantla, en el Estado de México, anunció el alcalde de esa localidad Raciel Pérez.

Al confirmar el hallazgo, Pérez dijo a la televisora local Milenio que la Fiscalía del Estado de México realizará las diligencias correspondientes para retirar los cuerpos y entregarlos a sus familiares.

Hace una semana, las autoridades retiraron del derrumbe el cuerpo de Mía Mayrín Mendoza Campos, de 3 años, la hija menor de Campos. En tanto, el cadáver de la estudiante universitaria Mariana Martínez, de 21 años, fue localizado pocas horas después del deslave del 10 de septiembre.

El derrumbe en Tlalnepantla tuvo lugar días después que intensas lluvias azotaron el centro de México y un sismo de magnitud 7,0 con epicentro cercano al destino turístico de Acapulco y que remeció a la capital del país, a unos 320 kilómetros de distancia.

El gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, afirmó que las lluvias y el temblor posiblemente contribuyeron al desprendimiento de las rocas en el cerro.

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorCalifornia registra la menor tasa de contagios en EE. UU.
Artículo siguienteUNICEF alerta de que la pandemia podría «empeorar aún más» la alimentación de los niños pequeños