Merkel promete no interferir en proceso interno del partido

La canciller alemana Angela Merkel. FOTO LA HORA/AP/MICHAEL SOHN.

BERLÍN
Agencia AP

La canciller alemana, Angela Merkel, prometió hoy no interferir en el proceso de su partido para elegir un nuevo líder, que seguramente será convertido en el candidato para sucederla a la cabeza del gobierno.

Merkel, quien ha gobernado Alemania desde 2005, renunció al liderazgo de la Unión Demócrata Cristiana a fines de 2018, cuando Annegret Kramp-Karrenbauer _la preferida por ella para sucederla_ ganó una elección para ese puesto. Sin embargo, Kramp-Karrenbauer, quien funge además como ministra de Defensa, sufrió dificultades para establecer su autoridad en el partido y la semana pasada anunció que no tratará de ser la próxima canciller y que cederá la jefatura de la agrupación.

Merkel, cuando se apartó de la cúpula partidista, dijo que no buscaría un quinto período como canciller, pero que estaba dispuesta a comandar el gobierno hasta el final de su período en el otoño de 2021. El miércoles ratificó esa postura.

“He dicho, y quisiera ratificarlo, que no intervendré en el tema de quién será el próximo líder de la UDC ni de quién será candidato para canciller”, afirmó Merkel. “Mi experiencia me ha enseñado que es mejor cuando el predecesor se mantiene alejado de este tipo de cosas”.

Advirtió, sin embargo, que “eso no significa que no hablaré con posibles candidatos”.

Hay tres políticos que se avizoran como posibles sucesores: el exlíder del bloque parlamentario Friedrich Merz; el gobernador del estado Rin del Norte-Westphalia Armin Laschet; y el ministro de Salud Jens Spahn.

Ninguno de ellos ha declarado oficialmente su candidatura, pero un cuarto candidato, el exministro del Ambiente Norbert Roettgen, anunció ayer que se postulará a la jefatura de la UDC.

No se sabe por ahora cuándo será elegido el nuevo líder del partido ni cuándo la organización elegirá a su candidato para la cancillería.