Matul, de Banrural: contar con horarios extendidos para ACH ayuda al sistema en la nueva realidad

POR REDACCIÓN LA HORA
lahora@lahora.com.gt

Edwin Matul, asesor del Banco de Desarrollo Rural (BANRURAL), participó en el Webinar “¿Cuáles son los planes de acción para una reactivación económica?”, organizado por La Hora y esa entidad bancaria, en la cual abordó las medidas que pueden ayudar al sistema en la nueva realidad ocasionada por el COVID-19 desde ese sector.

El asesor considera que la reactivación económica, como se tiene prevista, podría no darse el próximo año y requerir de un esfuerzo de más tiempo. Añadió que esto pasa más por el tema fiscal y no tanto por el monetario, aunque destacó que la política monetaria debe seguir siendo “acomodaticia”.

“Estamos ante una crisis de oferta y demanda, donde los mayores resultados negativos pues se están dando en el tema de desempleo…esto trae al tema de la pobreza”, remarcó.

REACTIVACIÓN: TEMAS TRASCENDENTALES

Asimismo, mencionó que por eso es la importancia de la reactivación económica, la cual pasa por política pública, añadiendo que para 2021, ya deberían estar incluidos en el presupuesto temas orientados a mejorar la red de protección social, atención sanitaria y emergencias, inversión en infraestructura, generación de empleo y la sostenibilidad fiscal.

Sobre la red de protección social, destacó la necesidad de contar con un sistema de transferencias condicionadas o no condicionadas, pero mejor focalizadas, un fondo específico de la desnutrición y un programa de seguro de desempleo utilizando como “hebilla” el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

En cuanto al tema de atención sanitaria y emergencias, consideró importante asignar recursos para el sector salud, vinculado a programas ya existentes, así como institucionalizar un seguro contra desastres naturales.

Respecto a la infraestructura, mencionó la asignación de recursos extraordinarios para invertir en infraestructura vial, salud y tecnológica. A la vez, destacó algunas normativas que se necesitan impulsar en el Congreso, como la de infraestructura vial, así como la Ley de Obras por Impuestos.

En la parte de generación de empleos resaltó la importancia de seguir apoyando con la liquidez y capital para empresas, el impulso de leyes, la estabilidad jurídica para las inversiones, lo cual consideró clave, así como la ley de simplificación de trámites; tener una oficina permanente para la armonización de procesos en el Ejecutivo, la certeza regulatoria para el trabajo a tiempo parcial, entre otros, como el tema de consultas comunitarias y el marco regulatorio moderno para procesos de insolvencia.

Al referirse a la sostenibilidad fiscal, mencionó que aun cuando se tiene claro que el déficit fiscal este año va a aumentar y en 2020, estará por encima del 2 por ciento, es necesario pensar en la formulación de presupuestos multianuales para observar cómo el déficit y la deuda pública se encausan en niveles normales o sostenibles.

También destacó la necesidad de contar con medidas de control presupuestario y calidad de gasto, la aprobación de una ley para fortalecer las capacidades de la Contraloría General de Cuentas, la creación de una oficina a cargo de la supervisión de contratos y una unidad independiente para la supervisión de obra pública y la ley del servicio civil.

Otro de los temas que abordó fue el empleo en el sector informal y que recordó llega al 70 por ciento, “las políticas públicas deben contemplar esto porque si nos concentramos en la economía formal vamos a dejar a mucha gente por fuera”, agregó.

SISTEMA FINANCIERO

Sobre el sistema financiero, consideró que era importante indicar que para esta crisis esta mucho más fortalecido en comparación a la crisis económica de 2008 y 2009, asegurando que el de Guatemala ahora es más sólido, más liquido y más solvente.

Resaltó los avances relacionados a la transformación digital, los cuales han servido “en gran medida” durante la pandemia, “el COVID-19 vino a hacer un cambio de cultura y acelerar, no solo por el lado de las instituciones como por el lado de los clientes al uso de plataformas digitales”.

Por ello, indicó que hay nuevos servicios digitales, pero prestando atención siempre a la atención presencial, considerando que quienes deben llegar a las agencias lo pueden hacer, pero con el tiempo serán menos. “El uso del celular es cada vez mayor que el uso de las agencias físicas, ese es un tema que en la nueva normalidad va a ser una nueva realidad”, añadió.

LA PROPUESTA DE LAS ACH

En ese sentido, y aprovechando la presencia del presidente del Banco de Guatemala, Sergio Recinos, hizo una invitación a la banca central para sumarse al esfuerzo del tema de las ACH, es decir, las transferencias entre cuentas de distintos bancos a manera de tener horarios más extendidos y la disponibilidad los siete días de la semana para realizar esas transacciones. “Eso puede ayudar mucho al sistema para esta nueva realidad”, puntualizó.

En su intervención, enumeró las acciones que ha impulsado la banca, el apoyo a cuentahabientes durante la emergencia, empresas, el acercamiento de los servicios a las personas a sus casas, diferimiento de pagos, reducción de la tasa de interés líder, lo cual consideró vital como apoyo para ese sector.

Por último, mencionó información que proporcionó Fitch en un foro sobre la banca en Centroamérica y que destacaba que la morosidad en Guatemala está aún en niveles similares y hay crecimiento de reservas. “Otro tema que destaca Fitch es que los bancos siguen rentables”, señaló.

SOBRE BANRURAL

En el caso específico de Banrural, indicó que el acercamiento con los clientes es importante y que con la infraestructura del banco es mucho más fácil hacerlo para detectar las necesidades que pueden apoyar financieramente.

Destacó que el guatemalteco tiene una alta resiliencia y que esto era importante, asimismo, coincide con que los efectos en la economía podrían no ser como en otros países.

LEA: MALOUF PLANTEA 6 PIEZAS DE LEGISLACIÓN PARA SUPERAR CRISIS POR COVID-19

Respecto a la recalendarización de créditos, mencionó que se han hecho más de Q 9 mil millones de saldo restructurado, es decir, personas que se han acercado a la banca aprovechando la normativa que se modificó; 1 millón 100 mil personas han utilizado esta facilidad, añadió. Solo Banrural ha atendido a 470 mil clientes, lo que representa el 43 por ciento del total.
Además, Banrural ha participado en la entrega del Bono Familia del Ministerio de Desarrollo Social para el apoyo a personas afectadas por la pandemia del COVID-19, ayuda a la economía informal, entre otros programas, aprovechando la red amplia de servicios de la entidad.

En tanto, informó que esta en proceso la concesión de créditos del programa de apoyo a MiPymes y que tienen a la fecha colocados Q237 millones de los Q 1 mil millones que les traslado el crédito Hipotecario Nacional.

Para la etapa de recuperación, destacaron la continuidad del apoyo a los programas de gobierno, “eso es un hecho, insisto somos la institución que tenemos la mejora capacidad para hacerlo”, resaltó.

Aunque indicó que el banco podría considerarse especializado en atender MiPymes, esto no se queda ahí y pueden atender a otros créditos de producción, comercio exterior, entre otros. “Tenemos una fuerza de venta de 1 mil 200 asesores de negocio y gestores de crédito para clientes de consumo”, puntualizo.

LEA: RECINOS: REFORMA A LEY DE BANCOS ES IMPORTANTE PARA DOTAR DE NUEVOS INSTRUMENTOS

Mencionó que trabajan en procesos de créditos digitalizados para que sean más agiles. “Solo con fondos propios el mes pasado hubo una colocación de más de Q900 millones”, aseguró.

Otro de los puntos que abordó fue la prestación de servicios por medio de tecnología, el crecimiento del 28 por ciento de la cantidad de personas que descargan su aplicación móvil y el nivel de transacciones ha crecido el 59 por ciento, las cuales han tenido mejoras, en especial, las que se realizan entre bancos y un asistente virtual.

Para el tema de las remesas, Matul dijo que casi el 50 por ciento de estas son pagadas por Banrural y que se generó el producto Crédito Garantizado con Remesa y que actualmente tenían un saldo de Q500 millones, destacando que es uno de los servicios que en la medida que las transferencias crezcan nuevamente habrá más oportunidad de que estas puedan servir de garantía para mayores créditos.