Un enfermero con traje protector especial trata a un enfermo de COVID-19 en una UCI en el Hospital Clínico Regional 1 en Ktasnodar, Rusia. Foto La Hora/AP/Vitali Timkiv.

Las cifras diarias de casos y muertes por coronavirus en Rusia permanecían hoy en los niveles más altos, al tiempo que más regiones anunciaban la prolongación de las restricciones existentes en un intento por detener una oleada implacable de contagios.

La comisión estatal contra el coronavirus confirmó 40 mil casos nuevos desde la víspera, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia. Fue el quinto récord diario en siete días. También reportó 1,189 muertes, otro récord diario.

Rusia cumplía el quinto día de un período de no asistir al trabajo decretado por el gobierno para detener la trasmisión del virus. El mes pasado, el presidente Vladimir Putin ordenó a muchos rusos que no concurrieran al trabajo del 30 de octubre al 7 de noviembre. Autorizó a los gobiernos regionales a extender ese período en caso de necesidad.

Las autoridades de la región de Novgorod, 500 kilómetros al noroeste de Moscú, dijeron el lunes que prolongarían la no asistencia al trabajo por una semana más. Otras dos regiones —la de Tomsk en Siberia y la de Chelyabinsk en los montes Urales— tomaron la misma medida el miércoles.

«Una semana sin trabajar no basta para cortar la cadena de la infección», dijo el gobernador de Tomsk, Serguei Zhvachkin.

El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo hoy que no se ha tomado una decisión sobre una posible extensión nacional.

«Si se (toman) otras decisiones, les informaremos», dijo Peskov en conferencia de prensa telefónica.

Las tasas de vacunación son bajas y la gente ha sido descuidada en cuanto a la toma de precauciones, al tiempo que las autoridades son renuentes a endurecer las restricciones.

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorVecinos de isla española se refugian de la ceniza volcánica
Artículo siguiente«La gente sufre»: el clima castiga a campesinos en China