TAMBIÉN SE HA VISTO AFECTADA LA SALUD MENTAL

Más de un millón de niños han sido diagnosticados con COVID-19 en EE. UU.

Los niños también son vulnerables a esta enfermedad. Foto ilustrativa.

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Un reporte de la Academia Americana de Pediatría señala que más de un millón de niños, niñas y adolescentes han sido diagnosticados con COVID-19 en Estados Unidos desde el inicio de la pandemia.

En ese orden, los médicos hacen un llamado a los líderes electos, a implementar acciones en la nación, así como estrategias que permitan controlar el esparcimiento del virus, además de la necesidad de abordar la economía y los daños sociales de la pandemia.

LEA: Coprecovid: según el INE solo el 30% usa bien la mascarilla

EN CIFRAS

Hasta el 12 de noviembre, un total de 1,039,464 niños dieron positivo por COVID-19 desde el inicio de la pandemia.

En el período de una semana que terminó el 12 de noviembre, hubo 111,946 casos nuevos en niños, lo que es sustancialmente más grande que cualquier semana anterior en la pandemia, mencionaron en un comunicado.

“Como pediatra que ha practicado la medicina durante más de tres décadas, encuentro este número asombroso y trágico. No hemos visto un virus atravesar nuestras comunidades de esta manera desde antes de que tuviéramos vacunas contra el sarampión y la poliomielitis”, dijo la presidenta de la AAP, Sally Goza.

Mientras se espera por la vacuna, es necesario proteger a las comunidades y a los niños, porque a medida que se avanza hacia la temporada de invierno, es posible que el virus se transmita con mayor facilidad, mencionó Goza.

Adicionalmente a los niños infectados por el virus, la pandemia también ha afectado su salud de muchas formas.

Los contagios en niño en ese país han superado el millón de casos. Foto La Hora

EMERGENCIAS POR SALUD MENTAL AUMENTARON

La Academia menciona el estrés familiar y según los CDC, las visitas de niños y adolescentes al departamento de emergencias por problemas de salud mental aumentaron más del 24% durante la pandemia.

Las interrupciones en la educación han afectado no solo el rendimiento académico de los niños, sino también la estabilidad y la equidad familiar debido a la pérdida de salarios por el cierre de escuelas.

En comparación con el mismo período de 2019, hubo un 22% menos de inmunizaciones para niños de 2 años o menos contra otras enfermedades infecciosas como el sarampión y la tos ferina y un 44% menos (3,2 millones) de servicios de detección infantil, destacaron.

Además, mencionan que a la AAP le preocupan los niños que no se someten a exámenes de desarrollo y de otro tipo que normalmente se realizan durante estas visitas.

LEA: Hospitales y COVID-19: “Antes nos aplaudían. Ya no”.

“Los niños ya eran vulnerables al abuso y la negligencia antes de la pandemia, y las investigaciones han demostrado que los factores estresantes acumulados, como la pérdida del trabajo y las enfermedades, ponen a las familias en riesgo de maltrato infantil. El aumento del estrés y el aislamiento ponen a los niños en riesgo inmediato de sufrir daños graves, negligencia e incluso la muerte”, dijo la Academia.

La AAP cree que la cantidad de casos de COVID-19 notificados en niños probablemente sea un recuento insuficiente porque los síntomas en estos suelen ser leves y es posible que no se examinen para todas las enfermedades.

El virus ha tenido un impacto desproporcionado en los niños negros e hispanos, que están sufriendo un mayor número de infecciones, así como otros impactos de la pandemia, incluidos los daños económicos y la falta de acceso a la educación y otros servicios críticos.

Estados Unidos es uno de los países más afectados por la pandemia. Foto ilustrativa/ La Hora