Más de un K’atun1de edición

Raxche’ Rodríguez Guaján
Director Maya’ Wuj

Nink’amowaj chike ri Kab’awila’ ri xinwetamaj ruwäch ri tata Humberto Ak’abal. Nink’amowaj ri xqajunimajjanila taq na’oj pa ruwi’ rujotayixik ri Maya’ Amaq’. Nink’amowaj ri yito’on richin rujachik, rutaluxik, rutz’ajik ri pach’un taq rutzij ri tata Humberto Ak’abal. (Idioma Maya Kaqchikel).

Hace 27 años conocí a Humberto Ak’abal en la capital. Llegó a nuestra oficina compartiendo su poesía. En la Agenda Maya de 1992 publicamos su poema “Caminando hacia atrás”. Desde entonces, he tenido la oportunidad de conocer y editar 11 de sus obras en Maya’ Wuj. Sobre todo, hemos publicado y seguiremos publicando sus libros en formato bilingüe K’iche’-Castellano. Con este texto, iniciamos a publicar algunos de sus poemas en Kaqchikel.

Con Humberto compartimos numerosas charlas sobre la motivación de publicar su poesía en formato bilingüe: K’iche’-Castellano, K’iche’-Francés, K’iche’-Alemán… Su obra a la fecha está traducida a más de 20 idiomas. En sus palabras:

Soy cantor maya-k’iche’, pertenezco a una nación con historia y lengua. …según yo, mi poesía está marcada por el sentir, el ver y el entender de mi lengua materna (la maya-k’iche’), de allí que el mundo, mi mundo, lo interpreto a partir de la cosmogonía de mis ancestros. (Las Palabras Crecen, Maya’ Wuj, 2010).

Nos alegra difundir y valorar los idiomas mayas en el mundo globalizado de hoy, para afirmar la identidad de los Mayas y de la Guatemala multilingüe. Por otra parte, ante muchos guatemaltecos, los idiomas mayas no tienen el prestigio social suficiente.

Humberto se propuso difundir su idioma K’iche’ en Guatemala y el mundo. Si el K’iche’ es apreciado en el mundo, con seguridad también los guatemaltecos aprenderemos a apreciar nuestra rica diversidad lingüística y cultural. En algunas universidades de EE. UU., con ocasión de festivales de poesía, se lee su poesía, tanto en Inglés como en K’iche’. Allá también se enseña y estudia el K’iche’.

LEGADO PARA LOS MAYAS

Además de su poesía y ensayos conocidos mundialmente, Humberto nos enseña a valorar nuestra propia manera de ver, clasificar y entender el mundo. Sobre todo, nos anima a hablar y escribir en nuestros propios idiomas para afirmar nuestra identidad.

Su obra es un ejemplo para preservar y desarrollar nuestros idiomas como un gran legado para nuestros descendientes y para la humanidad. Su vida es un gran ejemplo para seguir por las nuevas generaciones.

LECTURA FÁCIL PRINCIPALMENTE PARA JÓVENES

Otra gran motivación de su obra es incentivar la lectura entre jóvenes. Estaba convencido que la lectura es el mejor recurso que tenemos para afirmar nuestras raíces y también de conocer otras visiones y otras culturas. La lectura es una estrategia para afirmarnos, por una parte, y por otra, para ampliar nuestra visión y conocimiento del legado de otras culturas. Humberto fue un gran lector. Llegaba a nuestras oficinas a media mañana, muchas veces, y ya había leído un libro completo.

Humberto había iniciado una serie de paráfrasis. Dejó publicado el Popol Wuj (Maya’ Wuj, 2017, 2018, 4ta edición 2019). Inició a trabajar el ChilamB’alam de Chumayely luego tenía previsto empezar el Rabinal Achi. Lo motivaba hacer amigable la lectura de documentos del Pueblo Maya. Sobre todo, deseaba acercar esos libros fundamentales a los jóvenes y neolectores.

RECUPERAR LA CELEBRACIÓN DEL AÑO NUEVO AB’

Según National Geographic, el Pueblo Maya construyó una de las cinco civilizaciones más relevantes de la humanidad, junto a China, India-Pakistán, Mesopotamia y Egipto. Entre los avances más sorprendentes se encuentra su sistema calendárico. Los astrónomos mayas elaboraron el calendario más exacto que la humanidad calculó hasta antes de la era espacial. El Calendario Maya puede fijar cualquier fecha con precisión tan grande que no puede repetirse hasta después de haber transcurrido 374,440 años. Una admirable proeza en cualquier sistema cronológico. (S. Morley).

Entonces, para Humberto era fundamental que el Pueblo Maya y la sociedad guatemalteca retomaran la celebración del inicio del Calendario Maya Ab’. Año que tiene 365 días, formado por 18 meses de 20 días y 5 días, Tz’apiq’ij, para completar 365. En el año 2019, el 0 Pop Año Nuevo Ab’ fue el uno de abril. En Momostenango, el profesor Lucas Baten Ajtun inició su celebración. En la capital, 15 escuelas y 5 institutos públicos, y algunos colegios lo celebraron en sus establecimientos.

Entre los legados que Humberto Ak’abal no alcanzó a dejar, está una nueva letra del Himno Nacional. El actual es un himno que no responde a la diversidad de los pueblos de Guatemala. Tiene estrofas como “Y lograron sin choque sangriento/ colocarte en un trono de amor,/ que de Patria, en enérgico acento,/ dieron vida al ideal redentor.” Cuando sabemos que la colonia de América significó la debacle demográfica más grande que registra la humanidad. 150 años después de la llegada de los Castellanos, quedaban menos de 300 mil mayas de una población estimada de aproximadamente 3 millones.

Humberto se ha ido, pero nos dejó luces. Nos señaló caminos para seguir afirmando nuestra cultura: hablar, leer, escribir nuestros idiomas; tener el hábito lector; retomar nuestros calendarios y buscar símbolos comunes entre los cuatro pueblos de Guatemala para construirnos una vida común, con desarrollo y con dignidad.