NO DE AMIGOS

Martínez-Amador: Es fundamental que Giammattei se rodee de tecnócratas

FOTO ARCHIVO. Alejandro Giammattei asumirá la Presidencia el 14 de enero del próximo año.

POR MARIELA CASTAÑÓN
mcastanon@lahora.com.gt

Alejandro Giammattei, del partido VAMOS, se perfila en los resultados preliminares para ser el próximo Presidente de Guatemala para el período 2020-2024. A partir del 14 de enero del próximo año, Giammattei asumiría el cargo más importante del país.

Giammattei puntea los resultados con 1 millón 907 mil 801, mientras que Sandra Torres, del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), alcanzó 1 millón 384 mil 112 votos, lo que representa 99.73 por ciento de las mesas procesadas (hasta el 14 de agosto), según el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Por otro lado, fueron inscritos 8 millones 150 mil 221 votantes, pero hubo un abstencionismo de 4 millones 670 mil 117, de acuerdo con los datos oficiales.

Ante este evento, La Hora entrevistó a David Martínez-Amador, investigador y profesor universitario, para conocer su opinión respecto a los desafíos que podría enfrentar el nuevo Presidente, así como las debilidades y fortalezas de su perfil. Aunado a las expectativas de su mandato, la transición de mando, las prioridades a atender, entre otros temas.

Martínez-Amador destacó entre uno de los temas, la necesidad de que Giammattei pueda rodearse de expertiz política, de tecnócratas y no de amigos.

El entrevistado también refirió la importancia de definir programas a construir para atender diferentes temas como la reactivación económica, la crisis migratoria y la seguridad.

FOTO ARCHIVO. Jimmy Morales estuvo cuatro años como Jefe de Estado y fue cuestionado por sus acciones.

Por el otro lado, aunque se diga que se separa de su partido por representar la unidad nacional, no podrá dejar de influir en su partido para lograr impulsar su agenda y esa experiencia de negociar no la tiene (aunque en su partido hay “viejos zorros” de la política).

David Martínez-Amador.

 

La Hora: El 14 de enero de 2020 asumirá Alejandro Giammattei la Presidencia ¿cuáles cree serán los principales desafíos que enfrentará?

David Martínez-Amador: La agenda sigue siendo la misma que cada gobierno recibe: seguridad y reactivación económica. Lo que tendrá que definirse son los programas a construir para atender estas dos situaciones. Habría que agregar, que para ambos temas, la crisis migratoria exacerba el escenario y obliga a respuestas muy rápidas porque el país, con los indicadores que tiene no -es- viable.  Lo que entonces requiere dos frentes: el de políticas inmediatas (flexibilidad fiscal, apoyo financiero a pymes –pequeñas y medianas empresas- y mircropymes -micro pequeñas y medianas empresas-,  programas de crédito accesibles) pero también reconstruir las políticas asistenciales que todo gobierno tiene.  En el tema de la seguridad, hay un problema gravísimo con las extorsiones y hay una necesidad imperante para hacerle frente al tema del narcotráfico, aspecto que quedó por fuera en la actual administración -de Jimmy Morales-. Quizá en el tema relativo a la seguridad se necesita retomar los esfuerzos para darle continuidad a la Reforma Policial y retomar la ruta que la administración Morales deliberadamente decidió truncar.

La Hora: ¿Cuáles cree que son las principales fortalezas y debilidades del perfil de Giammattei?

David Martínez-Amador: Hay un punto clave: El Presidente electo no tiene experiencia en la administración pública y eso de nuevo pone al país a la espera que la curva de aprendizaje del Presidente haga su efecto.  Allí es donde podría repetirse algunas cuestiones vistas con la administración Morales. Se puede ser político por 20 años pero, jamás tuvo el Presidente electo la tarea de coordinar una bancada, mantener un partido “a raya”, “a flote” (cosa que Sandra Torres sí pudo hacer).   La experiencia como director del Sistema Penitenciario no es suficiente para coordinar el monstruo del Ejecutivo, razón por la cual es fundamental rodearse de tecnócratas.

La Hora: ¿Cómo visualiza la transición de mando?

David Martínez-Amador: Hay suficiente tiempo para tener una transición ordenada.  Esa fue entre otra cosa, la razón de ser del calendario electoral 2019.

La Hora: ¿Cuáles son los errores de los cuales Giammattei debería aprender y no repetir de su antecesor Jimmy Morales?

David Martínez Amador: Para empezar, un Presidente sin experiencia previa en la administración pública en puestos que puedan orientar al manejar el Ejecutivo necesita no rodearse de amigos, sino de expertiz política, porque el Presidente, de cajón, tiene funciones más que protocolarias que el presidente Morales dejó -de- lado. Por ejemplo, cómo actuar en una crisis, apersonarse al lugar de la crisis, como brindar conferencias de prensa, no desparecer del entorno mediático. Por el otro lado, aunque se diga que se separa de su partido por representar la unidad nacional, no podrá dejar de influir en su partido para lograr impulsar su agenda y esa experiencia de negociar no la tiene (aunque en su partido hay “viejos zorros” de la política).  Coordinar un Gabinete no es tarea fácil, si bien es función del Vicepresidente, el Presidente da un peso fundamental en ese proceso. Y quizá, el reto más complicado sea poder establecer relaciones afables con sociedad civil y los medios de comunicación.

La Hora: ¿Qué expectativas genera la Presidencia de Giammattei?  

David Martínez-Amador: En términos generales es producto de un voto de castigo y menos de un apoyo directo a su plataforma de gobierno. Ahora, al ser un candidato posicionado en la centro-derecha, el menú de votantes en dicho espectro esperaría una serie de medidas en el sentido de reducción de impuestos, facilidades a la inversión privada, continuar con la discusión de zonas francas y el tema de un esquema mucho más “reactivo en materia de seguridad”. Nada que no esté en la actual administración Morales.

La Hora: ¿Cómo se visualiza la participación del partido VAMOS en el Congreso, con 16 diputados?  

David Martínez-Amador: Van a desgastarse los primeros meses construyendo apoyos con 18 bancadas.   Van a tener que negociar demasiado para lograr los apoyos. Es claro que la agenda presidencial no será aprobada de forma literal. Por el momento, este nuevo gobierno cumple la tipología de un presidencialismo débil. Habrá que ver si logra crecer apoyos parlamentarios (el popular no lo tiene resultado de una elección con altísimo abstencionismo).   Los apoyos sectoriales del empresariado los tiene (esto da gobernabilidad) y del Ejército también (esto da estabilidad).

La Hora: La llegada de un nuevo Presidente ¿representa un cambio para Guatemala, o cree que es más del mismo sistema y sus vicios?   

David Martínez-Amador: Es el primer caso en la historia del país donde un partido de centro-derecha sustituye a uno de centro-derecha, rompiendo el esquema de sustituir completamente.  No es una reelección pero, es lo más cercano.  Hay un continuismo definitivamente.

FOTO ARCHIVO. El pasado 11 de agosto, los guatemaltecos emitieron su voto para elegir a las autoridades del país.