Marrullería

Mynor Moto fue juramentado anoche como magistrado de la CC. Foto La Hora/Congreso

El objetivo de copar la Corte de Constitucionalidad está llevando a los extremos de marrullería en el país. Ayer se integró con “suplentes” la Sala Primera de la Corte de Apelaciones para otorgar un amparo a favor del juez Mynor Moto para que fuera juramentado como Magistrado de la CC. Uno de los “suplentes” es el magistrado César Najarro, reconocido porque fue quien favoreció al exdiputado Armando Escribá en el fallo que luego fue revocado y que trasladaba su caso al juez Moto quitándoselo a la Jueza Erika Aifán. El otro es Wilber Estuardo Castellanos, quien asiduo en comunicaciones con Gustavo Alejos, y la presidenta en funciones, Elvia Velásquez, fue asesora del ex diputado Gudy Rivera.

Eso sería suficiente para anular el amparo por evidentes intereses de los juzgadores al amparar a Moto. Pero en el país de la eterna marrullería eso no sorprende a nadie porque, al fin y al cabo, para eso es que se ha conformado el sistema de justicia y precisamente para ello es que se quiere profundizar en la cooptación y para que persistan ese tipo de magistrados es que necesitan a Moto en la Corte de Constitucionalidad. Ni siquiera se preocuparon por buscar a algunos que no tuvieran tachas tan notorias porque están urgidos de que Moto llegue y por ello ni guardan las apariencias.

El estupor que pueda provocar en la opinión pública, en la comunidad jurídica del país y en la comunidad internacional, les sale sobrando porque lo que está en juego es mucho más importante. El mismo Presidente del Colegio de Abogados criticó severamente el amparo otorgado y afirmó que el mismo será apelado por inconsistente, pero de todos modos trasladó el expediente al Congreso para que procediera a la juramentación.

El fallo es a todas luces insostenible y no puede cobrar vida legal porque tiene vicios de raíz evidentes y profundos. Por supuesto que los que impulsan a Moto están convencidos de que pueden atropellar el orden legal porque así es como han venido operando y saben que así como en su función de Juez Moto fue un paladín en defensa de todos los que integran el Pacto de Corruptos, igual hará si llega a ocupar legalmente una magistratura en la CC.

El país se encuentra en una encrucijada porque el Ejecutivo, el Legislativo y el Organismo Judicial están empeñados en consolidar la Dictadura de la Corrupción. Si algo se parece al atentado contra la Democracia que alegó Giammattei ante la OEA es lo que ahora está ocurriendo bajo su patrocinio y el de todos sus adláteres.