Flaminio Bonilla

post author

Flaminio Bonilla Valdizón
flamabonilla@gmail.com

Por vocación soy jurista, más sobre todo me considero una persona con firmes y arraigados valores. Tengo años estoy significar este cobijó con este vespertino, a veces durante pequeños o largos años, pero siempre la calidez y mucha solidaridad en la páginas de La Hora. Casi siempre reflexionó antes de sentarme frente al teclado, otras no, simplemente brotan libres, espontáneas y sin ambages mis palabras y mis apreciaciones. Más con lo siguiente sí formulé una necesaria reflexión y análisis jurídico y deontológico en relación de estas declaraciones de ¿un Abogado?, ¿un Magistrado Constitucional?, estos dos abogados: Carlos Estuardo Gálvez Barrios y Mynor Mauricio Moto Morataya, los dos abogados son corruptos llenos de podredumbre, los dos perversos que han pisotea la Justicia y el Derecho, ninguna de los dos NO tienen ética, moralidad, honradez, honestad, menos virtud. Son vulgares corrientes, abogados de pacotilla plenos de mediocridad.

Por ello hoy es atinado recordarle a estos ignominiosos abogados, qué es y debe significar la TOGA que portamos los ABOGADOS, los verdaderos abogados, no leguleyos y chicaneros como estos. La TOGA es el símbolo de la consagración académica, la Toga es virtud, la Toga es decoro, la Toga es seriedad pero sobre todo Dignidad y respeto. No es el puesto ni el chance, muchos son testaferros con una indecorosa y conducta de la cual han hecho gala estos dos abogados, ¿qué quieren ser letrados constitucionales? Nosotros, en nuestra posición de egresados universitarios y por el testimonio de quienes nos conocen y por ello nos conceden un espacio académico y cívico, le reconocemos un valor especialísimo a la alta investidura que la Universidad nos otorga. Y por ello no puede prostituirse, jamás venderse, ni ponerse a subasta o permitirse que se le confunda con actitudes pueriles que desvaloricen lo que un día el ilustre Maestro don Ángel Ossorio les dijo a los juristas argentinos: «la Toga no es casulla de religión, no es ninguna calidad ni ningún disfraz irrisorio. Para el que la ha conquistado y la lleva es FRENO e ILUSIÓN y para aquel que la contempla, es DIFERENCIACIÓN y RESPETO».

Para mí la Toga es una sensación de conciencia, la representación de un total espíritu solidario, un arco iris de Justicia, un simbólico ropaje de autonomía. La Toga es albedrío, es escrúpulo, es respeto, es compenetración, es el simbolismo de la verdad; es la identificación con la universalidad, con la justicia, con el humanismo, con el derecho, con la fraternidad, con el cientificismo que dan las aulas universitarias. Su conceptualización es sencilla, si entendemos los elevados valores que representa. La Toga es humanidad, encierra un concepto real y verdadero de los valores. La TOGA es anteponer el valor de la VIDA ante el antivalor de la muerte. La TOGA es curación de la herida ante el antivalor de la tortura; la TOGA sirve y debe servir para defender la realidad hiriente y el atropello contra un pueblo y hacerle frente a la desvalorización sociológica del guatemalteco miserable; en cambio algunos utilizan el garrote, las armas y las balas para herir y matar, no para defender al pueblo.

Esos dos abogados tienen inmoralidad con arbitrariedad, ellos serán pisoteados con alevosía una Constitución que algún día juraron defender, olvidando festinadamente que ellos tienen como función esencial “la defensa del orden constitucional”, conforme el artículo 268 de nuestra Carta Magna. En estos mezquinos y vergonzosos que quieren ser magistrados, la valoración moral que se ha establecido en el campo de la filosofía y sus enseñanzas, la desconocen, se alejaron de lo que es la norma moral, que es esa regla inmutable que prescribe a los hombres realizar actos morales absolutamente determinados.

La Toga es concederle la dimensión exacta al valor de la vida. Los enemigos de la Toga le dan un valor reducido a la vida y reniegan el valor simbólico de la casulla académica. La Toga significa para muchos una verdadera «posición de vida». Los irreverentes que reniegan de la Toga, pretenden manipular los valores que de la misma dimanan, con una posición de anti-humanidad, de antijuridicidad y manejan a su sabor y antojo conceptos e instituciones que les fueron inculcadas, pero que no captaron ni entendieron, creando figuras inexistentes, producto únicamente de una torcida inventiva y de una oscuridad mental.
Por ello a ustedes que quieren ser magistrados son réprobos y corrompidos, no les puedo decir que honren la Toga, ustedes no lo aprenderán aunque se les enseñe estilo “Pepe y Polita”, en ustedes es connatural el atropello, la conculcación del derecho y pisotear la Constitución, ustedes a la Diosa Temis la ignoran, porque ustedes fueron INDIGNOS de algún día haber sido investidos con una Toga universitaria. Aquí lo que se trata es del valor de la JUSTICIA en contra del anti-valor de la IMPUNIDAD. Ustedes que quieren ser magistrados, iniciaron el asesinato de nuestra Constitución, la están ejecutando extrajudicialmente y por ese crimen no se les va a linchar, no se les va a negar la oportunidad constitucional de defenderse. Se les aplicará la JUSTICIA que es la virtud de dar a cada uno lo que le pertenece. El sistema judicial guatemalteco y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, les darán una oportunidad, misma que ustedes NO le han dado a Guatemala entera, pero también recuerden ustedes ¿abogados?, ¿jueces?, ¿magistrados?, “en la vida todo puede cambiar de la noche a la mañana”.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión. Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorDestruir el trumpismo (America First)
Artículo siguienteIdeas para la futura reforma judicial