Los médicos norteamericanos Sí y nosotros No

Alfonso Mata

La noticia dice: Médicos arrestados por protestar contra la política de vacunas contra migrantes. No discutimos sobre lo que querían los médicos: ellos protestaron y exigieron la vacunación gratuita contra la gripe para los migrantes detenidos en la frontera suroeste y al terminar su protesta de tres días, el 11 de diciembre de 2019, algunos de los activistas fueron arrestados (The San Diego Union-Tribune).

Todo empieza con la solicitud a las autoridades, del grupo denominado Médicos por el Cierre del Campamento, conformado con profesionales de la salud,. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tuiteó el martes en defensa de su decisión: “Por supuesto, la Patrulla Fronteriza no permitirá que un grupo aleatorio de activistas políticos radicales aparezca y comience a inyectar drogas a las personas”.

Sin embargo, la Aduana y la Patrulla Fronteriza (CBP) dijo en un comunicado “Los hombres y mujeres de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. También comparten la preocupación por el bienestar de aquellos que están bajo nuestra custodia y mantenemos nuestro proceso”. La CBP ha dicho que ha aumentado su personal médico a más de 250 a lo largo de la frontera y asegura que los migrantes enviados a instalaciones a largo plazo, generalmente reciben las vacunas allí.

En el último año, tres niños migrantes, de 2, 6 y 16 años, murieron por Influenza mientras estaban bajo custodia federal en las instalaciones de la frontera suroeste.

Una de los miembros de médicos por el cierre del campamento, la doctora Marie DeLuca dijo “Vinimos aquí con la esperanza de poder implementar un programa piloto. Trajimos con nosotros proveedores médicos con licencia para proporcionar estas vacunas contra la gripe, así como las vacunas en sí mismas y todo lo que sería necesario para proporcionar vacunas contra la gripe a las personas que dieran su consentimiento y están bajo custodia de la Patrulla Fronteriza” pero eso no se logró; y añadió: “ El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ha recomendado para este año, vacunas contra la gripe en el punto de entrada más temprano de la estación, que es ahora, para los migrantes de 6 meses o más” Eso también ha sido desoído por las autoridades fronterizas. Durante el 2018 se había desatado una epidemia en los campamentos y en diciembre de ese año había muerto un niño guatemalteco. Según informaba el Washington Post el 25 de noviembre del 2019 “Los funcionarios de CBP nunca han proporcionado vacunas para los migrantes detenidos y no planean hacerlo ahora”.

¿Quién ese ese grupo “Doctors for Camp Closure”?. En su página electrónica (https://d4cc.nationbuilder.com/), ellos mencionan ser es una organización no partidista de más de 2 mil médicos y profesionales de la salud de todas las especialidades, que “Nosotros, médicos y trabajadores de la salud constituidos en Médicos para el cierre del campamento” buscamos poner fin al tratamiento inhumano de quienes llegan a nuestras fronteras, pidiendo nuestra ayuda. Su largo viaje a nuestras fronteras, debe cumplirse con compasión, dignidad y un proceso de solicitud justo y eficiente. Para ello, requiere la intención de proteger la salud de los solicitantes, la santidad del vínculo familiar y la virtud de una solicitud honesta y transparente de entrada legal a los EE. UU., realizada de manera que proteja suficientemente a los más vulnerables. Estos son los ideales sobre los cuales nuestra nación fue fundada y ha florecido” En su campaña actual, el grupo se opone a la detención inhumana de migrantes y refugiados que intentan ingresar a los Estados Unidos de América. A raíz de la proximidad de la influenza, ellos solicitaron la vacunación de los niños de los campos y se ofrecieron de voluntarios para hacerlo y no se logró.

¿Por qué de los arrestos? La prensa norteamericana dice que el martes 11, alrededor de 70 médicos y otros, se manifestaron frente a la sede de la Patrulla Fronteriza del Sector San Diego, y al día siguiente cuatro médicos y otros dos fueron arrestados después de acostarse en una entrada de vehículos, evitando que los empleados se fueran. Las autoridades se reunieron brevemente con el grupo después de que se realizaron los arrestos.

Interesante resulta también el debate en medios electrónicos y de comunicación sobre el actuar de los miembros de esta asociación; opiniones que van desde su defensa hasta su ataque. Importante lo que menciona un profesional: “Los médicos que realmente se preocupan por los migrantes, deberían protestar contra los gobiernos y padres guatemaltecos y hondureños, que alientan a los niños pequeños y adolescentes a viajar miles de millas a través de México hasta la frontera con los Estados Unidos. ¿Cuántos niños son víctimas de delitos o incluso mueren durante su viaje hacia el norte? Sin duda mucho más que los que mueren de gripe en territorio estadounidense. Algo más que está muriendo en los Estados Unidos en proporciones epidémicas es el sentido común”. Otro aboga que lo que pasa en Estados Unidos no es más que el reflejo de los malos gobiernos guatemaltecos y hondureños y los Estados Unidos deberían de cortarles la ayuda, a menos de que atiendan como mandan sus constituciones, las necesidades de su población.

La discusión destapa también realidades del sistema de salud de los Estados Unidos que deja de atender a su población e incluso claman contra una ética tan sesgada “La gente exclama conmocionada por la muerte de un niño, y lo entiendo … pero pocos claman de lo que sucede en Oriente Medio, África, Bosnia durante su guerra civil y en muchas otras misiones de “mantenimiento de la paz” de la OTAN que no hace lo suficiente por evitarlas. La misma asociación de médicos declara su afinidad a lo dicho por George Washington “Siempre he esperado que esta tierra se convirtiera en un asilo seguro y agradable para la parte virtuosa y perseguida de la humanidad, para cualquier nación a la que pertenezcan”.

La lección de todo ello es indiscutible. Nuestros medios profesionales, nuestra política, prensa, no hacen nada por aliviar la inequidad o las injusticias en todos los aspectos del desarrollo humano y en otras latitudes, hay gente que se preocupa por lo ajeno y es indudable lo veraz dicho por otro médico “Los niños ya están enfermos desde antes de emprender el peligroso viaje que deben hacer, ya sea solos o con sus padres y de eso los gobiernos no dicen nada y peor aún no hacen nada sus líderes y profesionales ni su sociedad y dejan morir a miles. Lo único que hace, es mantener silencio. Ellos son los verdaderos culpables y cómplices de todas las muertes acaecidas acá y allá”.

Yo me preguntó ¿cómo es posible que médicos norteamericanos se desplacen miles de kilómetros de manera voluntaria para atender niños que les resultan desconocidos? Y nosotros ni siquiera podamos atenderlos y preocuparnos por ellos, a pesar de que viven tan solo a kilómetros y a veces a cuadras de nuestras casas. Creo que la respuesta la dio en la discusión otro médico “los médicos ya no tenemos apertura fundamental hacia el paciente y la sociedad, eso desapareció trágicamente dentro de los sistemas globales y ya no hay igualdad de rango entre el dar y recibir”.