Dos hermanos guatemaltecos decidieron emprender en Omaha, Nebraska, Estados Unidos, estableciendo la tienda Maya Market Omaha que en actualidad ya cuenta con dos sucursales y una tercera que será inaugurada en los próximos días. Además de ofrecer productos guatemaltecos, se ha convertido en un oasis para los connacionales en esa localidad y un punto de referencia.

En el inicio de la entrevista con La Hora ambos explican que los conocen como los “Juanes”, pues uno se llama Juan Diego y el otro Ramírez Juan, originarios de Santa Eulalia, Huehuetenango.

Llegaron a ese país en 2002, en compañía de más hermanos, su proceso de migración fue regular.

“No hablábamos nada de inglés, nosotros como hablamos el dialecto que se llama Q´anjob´al, eso era lo que hablábamos en Estados Unidos, recuerdo cuando mi hermano iba a la escuela, pero así fuimos, yo estudié cuatro años y también fui al Colegio”, recordó Ramírez Juan, quien es el mayor de los dos.

Luego formó su propia familia, mientras sus hermanos siguieron estudiando.

EL INGLÉS FUE UNA BARRERA A SUPERAR

Juan Diego recordó que cuando estaban en Huehuetenango viajaban a la ciudad capital y corrían todo lo que podían entre las calles y avenidas de la ciudad, sobre todo cuando estaban realizando los trámites que debían completar previo a migrar.

También en su caso estudió High School y en la Universidad, se interesó en formar parte del Ejército estadounidense, así que estuvo en apresto en la Reserva, pero al mismo tiempo nació el interés de dedicarse a algo más.

Como lo han mencionado otros guatemaltecos, los hermanos reconocen que la adaptación del idioma fue lo más complejo, aunque con el paso del tiempo lo dominaron.

Ramírez Juan relató que nunca pensó en emprender un negocio, de hecho, cuando inició en High School se preguntó cuál sería su futuro: “Yo quería ser policía, eso era lo que quería hacer, estudié y traté de entrar a la academia, pero cuando lo quise poner en práctica como mi inglés no era tan perfecto como los demás, se me complicó”.

Por ello, empezó a trabajar en plantas que se dedicaban a la comercialización de diferentes productos.

En cambio, para Juan Diego el idioma fue más sencillo, esa habilidad le permitió acceder a más oportunidades.

 

EXPLICAN LA DIFERENCIA ENTRE EE. UU. Y HUEHUETENANGO

Los guatemaltecos explicaron que cuando llegaron a EE. UU., se percataron de la diferencia de vivir en un lugar donde las lluvias no eran frecuentes o que durante la época de invierno se acumule el lodo en las calles como sucede en Huehuetenango.

“Cuando llegamos la primera vez, se veía como cuando uno va a la Ciudad de Guatemala, muy diferente, muchos carros y todo, pero como nosotros llegamos en agosto de 2002, ya en ese tiempo se acercaba el frío acá y las hojas de los árboles se veían amarillas y las hojas se caían”, agregó Ramírez Juan.

En su caso, sentía tristeza por sus abuelos y el resto de los familiares que se quedaron en Guatemala, pero se adaptaron y agradece a sus padres porque en su caso no pasaron el camino de la migración irregular que muchos han transitado.

¿EN QUÉ HAN TRABAJADO?

Juan Diego se graduó en 2014, entró a los 17 años en la Reserva del Ejército de Estados Unidos, luego trabajó para una compañía en Nebraska dedicada a la venta de muebles, lugar en el que estuvo por tres años.

Tiempo después decidió impulsar un gimnasio y con una socia un restaurante durante dos años, pero solo se dedicó al primer proyecto, aunque siempre con la inquietud de ampliar sus oportunidades.

“Cuando llegué aquí, así como dice mi hermano estudié y me gradué de High School y ya de ahí me junté e iniciamos una vida con mi esposa, no tenía la esperanza de estudiar porque los tenía que mantener, así que iba a fábricas y compañías”, destacó Ramírez Juan.

También explicó que su esposa lo apoyó para que siguiera sus estudios, como parte de su experiencia laboral, estuvo en una fábrica en donde preparaban carne de cerdo y ahí le ofrecieron un puesto de supervisor, “yo me metí ahí y me dieron la oportunidad de trabajar como supervisor, estuve como por ocho años”.

ASÍ NACIÓ MAYA MARKET OMAHA

Ramírez Juan incluso trabajó como minero y fue después que su esposa le sugirió emprender una tienda, “mi esposa me dijo si íbamos a hacer algo diferente, entonces averiguamos que podíamos hacer y le dije de una idea de una abarrotería”.

Así fue como nació la idea de Maya Market Omaha y empezaron a investigar de dónde podían importar los productos que venderían, “teníamos eso que queríamos abrir un negocio”, aunque recordó que enfrentaban el temor de que no alcanzaran el éxito.

Con la intención de hacer bien las cosas, Ramírez Juan asistió a un curso en el que enseñaban a los asistentes cómo desarrollar un plan de negocios, “queríamos hacer el negocio y una de las metas era que en cinco años tuviéramos cinco tiendas y no solo una”.

Dado que el capital con el que contaba no alcanzaba para iniciar, el entrevistado vaciló, pero luego le comentó su idea a su hermano y él lo animó a continuar, “lo pusimos entre los dos, se vino la idea, nos pusimos de acuerdo y empezamos el negocio y empezamos el local y los proveedores, así empezamos”.

La idea finalmente se concretó en enero de 2018 y el emprendimiento fue bien recibido por la comunidad que los apoyaba.

“Nos fueron diciendo qué productos querían y así los fuimos trayendo, ni se sintió el tiempo en que la tienda se llenó de producto”, comentó Ramírez Juan.

APOYAR A GT ES IMPORTANTE

El año en que iniciaron también coincidió con la erupción del Volcán de Fuego y la tienda se convirtió en un centro de acopio con la Asociación Guatemalteca en Nebraska, “cuando empezamos a anunciarlo, nos llegó mucho apoyo y se enviaron siete cajas de ropa”. Juan Diego agregó que no les cuesta ayudar y es una experiencia que les gustó.

Los hermanos aseguran que ayudar es importante, y cuentan que cuando se han dado emergencias por el clima en Guatemala, se han sumado para apoyar, “mandamos ayuda a nuestro pueblo y hemos ayudado, es nuestra manera de dar gracias a la gente que nos apoya”.

En la actualidad tienen dos tiendas y próximamente abrirán una nueva, “aquí vemos lo que planificamos de que queríamos tener varias tiendas, era un sueño que quería hacer realidad”.

¿QUÉ VENDEN?

Los hermanos venden productos guatemaltecos, hay de todo tipo de artículos de consumo diario, también ofrecen de otros países.

Pueden encontrar ropa, ponchos, verduras o hierbas que se consumen en Guatemala, “tratamos de ofrecer productos que no se encuentran en Estados Unidos, tratamos de encontrar las cosas que a la gente le gusta”.

Los hermanos se sienten felices de emprender juntos y afirman que son afortunados, “trabajamos bien en equipo, los dos hacemos todo en la misma meta”.

Los dos hacen énfasis en que, si bien ponerse metas y emprender es algo positivo, también es importante la familia y dedicarles tiempo, además, se sienten orgullosos de acercar “un pedazo de Guatemala” a muchos de los connacionales que no encuentran sus productos preferidos en esa ciudad.

Ellos, por ejemplo, extrañan la comida y la cultura de Santa Eulalia Huehuetenango, “recuerdo cuando era niño y me gustaba ir al pueblo a hacer compras”, y con la tienda buscan provocar esas memorias en sus visitantes.

Los hermanos creen que la humildad y agradecer a Dios es vital, así que nunca se han sentido superiores a nadie más, “hay que respetar a la gente”.

¿EN DÓNDE ESTÁN?

La tienda está ubicada en la 2910 K St Suite C Omaha Nebraska en EE. UU., en la tienda también venden pan guatemalteco, “es pan caliente el que ofrecemos y bueno el sabor es de allá”.

Ver más MIGRANTES CONTIGO
Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorEE. UU. aprueba vacuna contra COVID para niños de 5 a 11 años
Artículo siguienteBravos ganan Serie Mundial por 1ra vez en este siglo