Edith González

hedithgonzalezm@gmail.com

Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.

post author

Edith González

“Si el vaso no está limpio, lo que en él derrames se corromperá.”
Horacio (65 AC-8 AC) poeta latino.

Al saldo negativo de la pandemia en Guatemala, hay que agregar, ahora más de 7 millones de quetzales, que fueron “pagados” por muestras  falsificadas.

Sorprende la aguda “inteligencia” de los delincuentes, funcionarios del gobierno, quienes se aprovecharon de la poca capacidad del Estado para esta clase de negocios, pero lo más doloroso es la estafa al pueblo de Guatemala, que como en el resto del planeta esperan la “tabla salvadora”.

Poco a poco se conocen detalles del acto delictivo, cometido desde septiembre 2020, “autoridades “trataron de ocultarlo” y se ha vuelto tema en los medios de comunicación, que nos dan a conocer cómo se fraguó la estafa y quienes son algunos de los participantes: Ronaldo Estrada Rivera, quien autorizó el contrato, anómalo; Claudia Patricia Fuentes Estrada, jefa del Departamento Administrativo y Byron Echeverría Ochoa, supervisor de bodega y suministros, todos del Ministerio de Salud y Juan Pablo Arocha Urbina, Luis Alfredo Arocha Bermúdez representantes de la entidad mercantil Kron, que entregara pruebas falsas.

Una estafa bien planificada, ya que la misma empresa Kron vendió al IGSS en junio 2020, 10 mil pruebas, las cuales fueron verificadas y certificadas por Atila Biosistem, lo que no sucedió con el Ministerio de Salud, en donde más bien se trató de esconder el producto, sin certificado de la Casa Matriz, enviándolo a Huehuetenango y Chimaltenango directamente.

Ingratos… a cuantos guatemaltecos engañaron con las “pruebas”, violentando las normas del contrato para evitar ser descubiertos y peor aún han creado desconfianza a la vacuna que puede llevarnos a salvar vidas y producir la ansiada inmunidad de rebaño, que nos permita continuar a todos laborando y saliendo adelante en la economía personal y como país.

“Aumenta la indignación por tema de pruebas falsas” titular de carátula de Diario “La Hora” del jueves 25 de febrero, que muestra una verdad irrefutable. El grado de indignación que se manifiesta entre los guatemaltecos por este “asalto” a su riqueza, ya que el pago se hizo con dinero de los impuestos que pagamos y sus esperanzas.

El tema debe ser aclarado por las autoridades correspondientes, los implicados deben ir a prisión, por el fraude, además de atentar contra la salud de los guatemaltecos. Y exigir la devolución de los más de siete millones de quetzales que “se embolsaron”. Y una compensación económica, ya que el compromiso firmado con el Ministerio de Salud hace constar “que las pruebas entregadas cumplen con todos los requerimientos técnicos y características solicitadas por el usuario, comprometiéndose a responder por la seguridad, calidad y a cambiar el producto por fallas o defectos de fabricación y/o calidad por la duración del contrato. No así por la duración de la fecha de expiración de los kits adquiridos.” (Prensa Libre) Que vencen en septiembre 2021.

UN LLAMADO A LAS AUTORIDADES PARA QUE DETENGAN EL ROBO Y ASALTO EN LAS CALLES DE LA CIUDAD. SUFICIENTE CON EL ASALTO Y ROBO DESDE EL GOBIERNO.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anterior“Que te llamen hoguera” de Carmen Matute
Artículo siguienteDesazón y malestar en la civilización y el “progreso”