Los contagios del virus siguen subiendo en India y Rusia

Una mujer con mascarilla y escudo facial para combatir los contagios del nuevo coronavirus comprueba prendas quirúrgicas en una sesión de empaquetado en una fábrica textil, en la Zona Industrial en Yangón, Myanmar. Foto la hora: Thein Zaw/ap.

Por NICK PERRY y VLADIMIR ISACHENKOV
MOSCÚ
Agencia (AP)

Mientras la cifra de muertos por el coronavirus superaba los 100.000 en Estados Unidos, India registraba cifras récord de nuevos enfermos y Rusia seguía levantando las restricciones según los planes políticos del Kremlin, pese a la alta tasa de infecciones.

El hito antes impensable en Estados Unidos implicaba que habían muerto más estadounidenses por el virus que en las guerras de Vietnam y Corea juntas.

“Es un llamativo recordatorio de lo peligroso que puede ser este virus”, dijo Josh Michaud, director asociado de política de salud global en la Fundación Familia Kaiser de Washington.

India, donde viven más de 1.300 millones de personas, reportó más de 6.500 infecciones el jueves, dentro un rápido ascenso del número de casos. El auge de casos precedía al fin del confinamiento tras dos meses, previsto para el domingo.

Corea del Sur su aumento diario más alto en más de 50 días. Suponía un gran revés que podría desbaratar parte de lo conseguido duramente, en un país señalado como un modelo en la contención del virus.

Las autoridades surcoreanas advirtieron que los contagios se estaban volviendo más difíciles de rastrear y que debían tomarse medidas de distanciamiento social y otras restricciones.

En Rusia, las altas cifras diarias de casos nuevos reflejaban el riesgo de reabrir la economía, muy afectada por el brote.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció esta semana que Rusia celebrará un desfile militar por el 75to aniversario de la derrota nazi en la II Guerra Mundial el 24 de junio, declarando que el país ha superado el pico de la pandemia que había obligado al Kremlin a posponer las celebraciones.

El enorme desfile del 9 de mayo por el feriado más importante de Rusia pretendía destacar el papel clave del país en la II Guerra Mundial y resaltar su influencia internacional.

Medios rusos señalaron que el Kremlin también planeaba seguir adelante con otros puntos de la agenda política de Putin, como un plebiscito sobre las enmiendas constitucionales que podrían permitirle seguir en el gobierno hasta 2036 si lo desea. El presidente aplazó la votación prevista para abril debido a la pandemia.

El equipo del gobierno encargado del coronavirus reportó el jueves más de 8.300 infecciones nuevas, un número similar al día anterior y por debajo del pico de más de 11.000 casos registrado este mes. El total de infectados alcanzó los 379.000, sólo por detrás de Estados Unidos y Brasil.

Las autoridades informaron de 174 nuevas muertes, igualando la cifra de hace dos días, la más alta registrada hasta ahora, y elevando el total del país a 4.142 fallecidos.

Algunos críticos del Kremlin afirmaron que la cifra relativamente baja de muertos por coronavirus podría esconder manipulaciones impulsadas por el deseo de las autoridades de mostrar un entorno positivo de cara al desfile y el referendo.

Las autoridades rusas han rechazado con indignación esas acusaciones, afirmando que la cifra se debe a las amplias medidas preventivas, las numerosas pruebas realizadas y un tratamiento eficaz.

Algunos países registraron mejorías. Los nuevos casos en España e Italia llevaban dos meses cayendo de forma continuada. China reportó apenas dos casos nuevos el jueves, ambos importados. Nueva Zelanda llevaba seis días sin nuevos pacientes y sólo tenía ocho casos activos.

Pero la situación en muchos países subrayaba la dificultad de reactivar la economía.

En Estados Unidos, los casinos de Las Vegas y Walt Disney World hicieron planes de reabrir, y se esperaba que multitudes de estadounidenses sin mascarillas inundaran las playas en los meses de verano. Las autoridades públicas predijeron un rebrote para el otoño.

El doctor Anthony Fauci, máximo experto del país en enfermedades infecciosas, hizo una sombría advertencia tras ver videos de multitudes congregadas en una fiesta de piscina en Missouri.
“Tenemos una situación en la que se ve esa clase de hacinamiento sin mascarilla y a la gente interaccionando. Eso no es prudente, y es invitar a una situación que podría salirse de control”, dijo durante una entrevista en CNN.

El virus ha infectado a más de 5,6 millones de personas en todo el mundo y matado a más de 350.000. Estados Unidos es el país con más casos y muertes confirmados, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins. Europa ha registrado unas 170.000 muertes.

Hay un amplio consenso sobre que la cifra real de muertos es significativamente más alta, ya que los expertos señalan que muchas víctimas murieron sin que se les hiciera la prueba.

Resulta difícil comparar los datos de distintos países, porque no todos han hecho las mismas pruebas y algunas muertes podrían quedar sin registrar. Según cifras contabilizados por Johns Hopkins, la tasa de muerte por cada 100.000 personas es más baja en Estados Unidos que en Italia, Francia y España, pero más alta que en Alemania, China, Corea del Sur, Singapur, Japón, Nueva Zelanda y Australia.

En la afectada Brasil, el virus se está extendiendo por territorios indígenas y esta semana se registraron dos muertes en la zona de Xingu, una de las mayores reservas del mundo.

Los fallecidos pertenecían a la comunidad kayapo. El líder de la comunidad, Megaron, dijo a The Associated Press que quiere que el presidente, Jair Bolsonaro, y otras autoridades detengan a los leñadores, mineros y pescadores que entran de forma ilegal en su territorio, incursiones que a su parecer habían acelerado la propagación del virus.

Pero Bolsonaro es un duro crítico de los grupos ambientalistas y organizaciones sin fines de lucro que trabajan con los pueblos indígenas. También afirma que la reacción al virus ha sido exagerada y critica las restricciones ordenadas por autoridades locales, afirmando que los parones económicos matarán más que el virus.