Realidades…

Lo bueno y malo para educación

Fernando Mollinedo C.

Que BUENO saber que la Comisión de Educación del Congreso la preside Dolores Beltrán, diputada representante de Retalhuleu, quien por razones de su cargo está enterada de muchas circunstancias políticas, administrativas, físicas y materiales que frenan el proceso educativo en el país. Esperamos que su concurso sea determinante en beneficio de los niños y jóvenes estudiantes.

BUENO también, que el Presupuesto nacional fue aumentado al Ministerio de Educación para paliar los ingentes problemas que lo asuelan, esperamos que hagan buen uso de esos fondos, pues es MALO que se gaste el 66.5% en gastos administrativos y el 17.7% en inversión, cuando debería ser en sentido contrario; para ello es necesario hacer una depuración administrativa interna.

Otro BUENO es que la figura administrativa de SUPERVISOR EDUCATIVO ya no exista (¿fundamento legal?) MALO fue que muchos de ellos se convirtieron en delincuentes, extorsionadores, acosadores, prepotentes y NUNCA realizaron la verdadera función de SUPERVISAR el ÁREA PEDAGÓGICA; aunque el solo cambio de nombre (hoy “gestores educativos”) no garantiza la honradez, decencia, capacidad, calidad y transparencia en tales funciones, pues son las mismas personas quienes ejercen tal actividad.

Lo MALO es que el papel aguanta con todo, por eso la población no cree en las cifras que las autoridades administrativas de dicho ministerio pomposamente indican. Se les reconocerá como AUTORIDAD EDUCATIVA cuando digan, orienten, señalen e indiquen al sector magisterial de manera directa en las escuelas del país, el cómo, cuándo, dónde, por qué, para qué de la actividad docente.

MALO es también que dirijan el sistema de educación personas que no conocen la actividad educativa en el sector público, pues serán muy “doctos” de la educación privada, pero desconocen la función educativa en escuelas e institutos del país: GUATEMALA NO ES SOLO LA CIUDAD CAPITAL.

¿Será BUENO que en el Mineduc haya “autoridades” que no son maestros ni tienen profesiones afines a la educación y toman decisiones de tipo pedagógico? luego imponen “soluciones” burguesas para negociar con empresas de sus cuates, allegados, amigos o secuaces. Aquí se hace cierto el dicho popular: “¿qué sabe el coche de chupar bolitas?”

MALO que exijan a los docentes que TODOS LOS ALUMNOS APRUEBEN EL GRADO, sepan o no sepan; lo importante para el Mineduc es presentar estadísticas positivas en que todos los alumnos inscritos en los niveles educativos del sector público aprueban el grado, pues de esa forma justifican las exorbitantes cantidades de dinero que muchos empleados y funcionarios se huevean.

Desde el pisto de la gratuidad, el contubernio de directores, “supervisores” y proveedores de computadoras, mochilas, bolsas y cuanto material se compre. Y no es paja, quien dude al respecto pregúntele a los maestros y corroborarán mi dicho; BUENO SERÍA que el Ministerio cumpla lo ofrecido respecto a las aulas bilingües, libros en 25 idiomas para primaria y preprimaria; “reenfocar” el CNB en un contexto intercultural y bilingüe, fortalecer las capacidades de los maestros y bla, bla, bla.