Liverpool y United apresuran acción entre división

Un empleado da mantenimiento a la cancha previo al partido entre Liverpool y Arsenal por la Copa de la Liga inglesa, en el estadio Anfield de Liverpool. Foto la hora: Peter Byrne/Pool vía AP)

Por ROB HARRIS
LONDRES
agencia (AP)

Vilipendiados por la Liga Premier, el gobierno y hasta sus propios hinchas, los dueños estadounidenses de Liverpool y Manchester United presentaron una iniciativa que buscaba más control y que resultó ser de mal gusto y conflictiva en un periodo de turbulencia económica en el fútbol inglés.

Pero por más que el plan concebido por John Henry y Joel Glazer irritó a muchos, al buscar consolidar más poder en la élite de la Premier, el mismo ha derivado en un rescate de las categorías inferiores del fútbol profesional.

Cuando van siete meses de una pandemia que ha alejado a los aficionados de los estadios ingleses — y los clubes han perdido ingresos importantes — se trata de una situación que ha abrumado la liga más rica del mundo.

Recién ahora es que la Liga Premier se está organizando tras conseguir que sus clubes rechazaran el denominado proyecto ‘Big Picture’, hecho público el domingo por el jefe de las ligas inferiores trabajando en conjunto con Glazer y Henry.

Se pretende presentar a marcha forzada un plan de Richard Masters, cuya autoridad limitada quedó expuesta en su primer año como jefe ejecutivo de la Liga Premier, donde los clubes tienen el control en última instancia.

“Lo que creo estamos intentando hacer es elaborar los componentes principales para fines de año”, señaló Masters en referencia a su propio proyecto ‘Big Picture’.

Podría ser demasiado tarde para los clubes de la tercera y cuarta divisiones, las cuales son gestionadas por la English Football League (EFL).

La incertidumbre no impidió a Cambridge seguir los pasos de Liverpool y United de atraer inversionistas estadounidenses: dos empresarios adquirieron el mes pasado una participación de 20% en el conjunto, una muestra del atractivo de los clubes de las inferiores.

La Liga Premier dejó fuera de momento de cualquier rescate financiero al campeonato de la segunda división, lo que contribuyó a que los equipos de la EFL rechazaran el jueves una propuesta de rescate financiero por considerarla insuficiente. Se propusieron subvenciones y préstamos sin intereses de 50 millones de libras (65 millones de dólares) para los equipos en las Ligas Uno y Dos además de pagos solidarios por 27,2 millones de libras ya hechos este año.

La Liga Premier está dispuesta a ofrecer ayuda de emergencia a los equipos que más lo necesiten. Pero la reticencia a facilitar efectivo con premura a las ligas inferiores es entendible cuando sus dificultades financieras eran evidentes incluso antes de la pandemia. Cambridge informó de pérdidas por más de 800.000 libras anuales en los últimos años, después de que sus salarios rebasaran sus ingresos.

El proyecto ‘Big Picture’ preveía repartir más de 25% de los ingresos centrales de la Premier, menos los costos de funcionamiento y contribuciones a buenas causas. Pero al mismo tiempo permitir a los seis equipos mayores asumir efectivamente el control mediante votación preferencial y ampliar la brecha en la Premier cambiando la fórmula de distribución del efectivo proveniente de la televisión. El tamaño de la Premier también habría sido reducido de 20 a 18 clubes.

De manera curiosa, Masters está abierto a reducir el número de equipos en la Premier, que comenzó como una escisión de la EFL con 22 clubes en 1992 antes de eliminar a dos en 1995.