Libramiento: trabajos recomendados siguen pendientes

En Twitter la compañía compartió una imagen del paso vehicular en el área. Foto La Hora/LIbramiento Chimaltenango/Twitter

Por Redacción La Hora
lahora@lahora.com.gt

Luego que esta mañana se registrara un deslizamiento de tierra que obstaculizaba uno de los carriles vía occidente en un trayecto de 30 metros, en el Libramiento de Chimaltenango, se anunció que se rehabilitó el paso en su totalidad, luego que trabajadores de la empresa CONASA realizaran trabajos en el lugar.

Al mismo tiempo, señalan que presentaron informes al respecto a las nuevas autoridades del Ministerio de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda, y que las obras adicionales no pueden ser atendidas por la empresa encargada de la construcción de ese tramo, ya que estas no están incluidas en la contratación original.

De acuerdo con Miriam Portillo, vocera de la empresa, durante los meses de octubre a noviembre de 2019, se realizaron una serie de estudios geotécnicos, geofísicos y geológicos, a solicitud de CONASA.

Además, agregó que esos estudios, fueron hechos por expertos externos en varios puntos a lo largo del Libramiento de Chimaltenango y remitidos a las autoridades anteriores que aceptaron que estos deslizamientos “son un caso fortuito”.

EMPRESA DICE QUE PRESENTÓ INFOMES A MINISTERIO DE COMUNICACIONES

Asimismo, anotó que los resultados también fueron presentados ante las nuevas autoridades del Ministerio de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda, a través de informes enviados con fechas del 20 de enero, 19 de febrero, 03 de marzo y 1 de abril de este año.

“En estos se exponen los resultados de los estudios, se reitera que se concluyeron los trabajos adicionales a lo establecido en el contrato después de que el gobierno adquiriera nuevos derechos de vía para abatir el talud, y se destaca la necesidad de que las autoridades tomen las medidas necesarias para ejecutar las nuevas obras recomendadas en los estudios”, destacó Portillo.

Por otro lado, Portillo aseveró que las comunicaciones que enviaron a las autoridades indicaban la importancia que las obras se realizaran antes que inicie el período de lluvias y que este año se adelantó.

“Lamentablemente coincidió con los esfuerzos que las autoridades han debido hacer para atender lo necesario en el contexto de la propagación del COVID-19”, enfatizó.

OBRAS ADICIONALES NO ESTABAN INCLUIDAS EN LA CONTRATACIÓN ORIGINAL

A la vez, destacó que en distintas comunicaciones se ha señalado que las obras adicionales no pueden ser atendidas por la empresa encargada de la construcción de ese tramo, ya que estas no están incluidas en la contratación original y que “difícilmente hubieran podido preverse en la contratación inicial”.

Esto último, a decir de Portillo, se debe a que “en primer lugar, el tramo con el que se licitó tiene variaciones de hasta un kilómetro (principalmente en el área donde se han producido los deslizamientos)”.

Añadió que, en segundo lugar, la condición del suelo sólo pudo identificarse en época de lluvia y cuando estuvo expuesta (está ubicada cerca de 50 metros por debajo del nivel del terreno).