Los jugadores del Atlético Mineiro de Brasil festejan un tanto de Matías Zaracho ante River Plate de Argentina. Foto La Hora/Yuri Edmundo, Pool vía AP.

Atlético Mineiro le mostró la puerta de salida a River Plate en la Copa Libertadores y por primera vez en una década no habrá un equipo argentino en semifinales del certamen.

Tras dejar en el camino a Boca Juniors en octavos de final, el Galo despachó al otro gigante del fútbol argentino tras golearlo 3-0 el miércoles por la revancha de los cuartos de final, para un 4-0 en el global, en el estadio Mineirao de Belo Horizonte ante unos 16.000 fanáticos.

La última vez que Argentina no tuvo representante entre los cuatro mejores del continente fue en 2010.

Atlético Mineiro, campeón en 2013, se medirá en la próxima instancia ante Palmeiras.

Tras imponerse 1-0 en la visita a Buenos Aires, el equipo dirigido por Cuca tomó la ventaja a los 22 minutos con una media chilena del volante argentino Matías Zaracho tras un centro preciso de Hulk.

Pocos días después que su club anunció la contratación del centrodelantero brasileño nacionalizado español Diego Costa, Hulk marcó territorio con una soberbia definición de zurda por encima del arquero Franco Armani a los 34.

A los 61, Zaracho dejó otra vez su marca en la red tras un centro del venezolano Savarino.

River, que había disputado las semifinales de las últimas cuatro ediciones de la Libertadores, tuvo tres claras ocasiones de gol para acortar diferencias con remates de Matías Suárez, Julián Álvarez y del uruguayo Nicolás De la Cruz, pero se interpuso el arquero Éverson, quien todavía no recibió goles en la fase eliminatoria del torneo.

FLAMENGO, UNA APLANADORA

Con la mejor delantera de Sudamérica, Flamengo venció 5-1 al Olimpia de Paraguay y resolvió la serie por un holgado 9-2 en el resultado global. El club de Río de Janeiro jugará la semifinal ante el vencedor de Barcelona de Ecuador y Fluminense de Brasil, que en el duelo de ida empataron 2-2.

Gabriel Barbosa, en dos ocasiones, Bruno Henrique, Willian Arao y Saúl Salcedo en contra anotaron los goles del equipo carioca en el estadio Mané Garrincha de Brasilia, con 25% de su capacidad habilitada para los hinchas locales.

Flamengo se ha tomado en serio la misión de ganar por tercera vez la Libertadores tras conquistarla en 1981 y 2019. Con una billetera abultada, retuvo a las grandes figuras de su última conquista continental y continúa reforzándose. Este mismo miércoles anunció la contratación del volante Kenedy, cedido a préstamo por el Chelsea.

Con una ventaja de 4-1 en el partido de ida, el conjunto dirigido por Renato Gaucho nada más tenía que golpear cuando el rival bajara la guardia en busca de achicar la diferencia. Sucedió a los 30 minutos cuando Rodinei encontró campo libre por derecha y dio el pase al corazón del área para que «Gabigol» Barbosa abriera la goleada.

El segundo tanto nació de una pelota robada por Gabigol, que encaró hacia el área y tocó para un solitario Everton Ribeiro. El delantero optó por ceder el balón al uruguayo Giorgian de Arrascaeta, quien lanzó un preciso centro para el cabezazo de Bruno Henrique a los 35.

Una luz de esperanza se encendió para Olimpia, campeón en 1979, 1990 y 2002, cuando Jorge Recalde enganchó en el área y definió de derecha para el descuento antes del descanso, pero se desvaneció iniciado el complemento con el gol de William Arao tras tiro libre.

A los 55 minutos, Saúl Salcedo cabeceó contra su propia valla en un tiro de esquina.

Como si un gol no lo hubiera saciado, Gabigol cerró la función de cabeza tras centro de Diego. Fue su 22° tanto en la Libertadores, que lo convierte en el máximo artillero del certamen en las últimas cinco temporadas.

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorEn los delfines el metabolismo también se ralentiza con la edad
Artículo siguienteQuarterbacks novatos impresionan en la pretemporada