El sargento Balazs Nemeth posa con su perro rastreador de bombas, Logan, en la guarnición de Eliminación de Artefactos Explosivos de las Fuerzas Húngaras en Budapest, Hungría. Foto La Hora/Bela Szandelszky/AP

El ejército húngaro le ha encontrado una nueva misión de vida a un talentoso perro que fue rescatado de unos dueños que lo maltrataban, para que sirva en operaciones antiterroristas en un escuadrón de élite antibombas.

Logan, un pastor belga de 2 años de edad, está recibiendo un entrenamiento intensivo como perro detector de explosivos para el regimiento de eliminación de artefactos explosivos de las Fuerzas de Defensa húngaras.

En la guarnición de su unidad militar junto al río Danubio, en la capital, Budapest, Logan recibe ejercicios diarios de socialización y obediencia, y está capacitado para reconocer el olor de 25 sustancias explosivas diferentes.

«Ya ha comenzado a aprender a oler explosivos en un entorno completamente homogéneo, y también ha comenzado a aprender a registrar vehículos motorizados y barcos», explicó el entrenador de Logan, el sargento de primera clase Balazs Nemeth.

El nuevo papel de Logan como rastreador de bombas llegó después de una vida temprana llena de dificultades. En 2021, agentes de bienestar animal recibieron un aviso de que un perro estaba siendo abusado y retenido en condiciones infrahumanas en una casa rural en el noreste de Hungría. Durante una inspección en el lugar, los agentes encontraron a Logan confinado a una cadena de apenas un metro (3 pies) y sufriendo de desnutrición.

Varias semanas después, Nemeth, el oficial de entrenamiento del regimiento visitó el refugio donde se alojaba Logan y comenzó a evaluar su idoneidad para convertirlo en un detector de bombas profesional.

«En el momento en que lo conocimos, las primeras impresiones fueron muy positivas. Vimos un perro bien motivado en condiciones relativamente buenas e inmediatamente confiamos en él», dijo Nemeth.

Durante una demostración en la guarnición de la unidad, Nemeth detectó una caja que contenía una veintena de recipientes con materiales explosivos simulados, como C-4, TNT, nitrato de amonio y otros, que Logan está capacitado para identificar.

 

Después de ocultar un pequeño paquete de explosivos en una grieta oculta en uno de los botes fluviales del regimiento, Nemeth llevó a Logan al área de entrenamiento, donde se puso a trabajar de inmediato. Encontró el paquete en cuestión de segundos. El cuerpo del perro se tensó mientras señalaba con la nariz la fuente del olor, alertando a su guía.

El oficial al mando del regimiento, el coronel Zsolt Szilagyi, dijo que el aumento del uso de artefactos explosivos improvisados por parte de células extremistas desde hace unos 20 años ha hecho necesario emplear nuevos métodos para detectar posibles bombas.

«Estos camaradas de cuatro patas han estado apoyando las actividades de nuestros soldados en la desactivación de bombas», dijo Szilagyi.

El can encontró una nueva vida llena de cariño. Foto La Hora/AP

Reclutar perros rescatados a menudo revela sus capacidades no descubiertas y les permite encontrar un nuevo hogar donde puedan prosperar, expresó el coronel.

«Hay perros que tienen un gran potencial, pero por alguna razón han sido marginados», añadió. «Podemos darles a estos perros una nueva oportunidad de ser colocados en una familia, por así decirlo, donde puedan vivir una vida adecuada en manos amorosas y competentes, y ser útiles».

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorMastercard: US$100 millones para inclusión financiera en Guatemala y dos países
Artículo siguienteCorea del Norte registra 300.000 positivos de COVID-19 en las últimas 24 horas