Ley de Tarjetas de Crédito: Tasa tope de interés tema central en discusión

La discusión de la Ley de Tarjetas de Crédito continúa en el Congreso de la República. FOTO LA HORA

POR HEDY QUINO
hquino@lahora.com.gt

La Comisión de Economía del Congreso se encuentra en la discusión de la iniciativa de Ley de Tarjetas de Crédito, en la que participan representantes de la Superintendencia de Bancos (SIB) y distintos centros de estudio. Durante el análisis han surgido opiniones en contra de fijar un tope a la tasa de interés.

El presidente de esta Sala Legislativa, Carlos Barreda, explicó que han recibido opiniones en contra de la tasa de interés tope, entre estos el del SIB. “La mayoría de entidades se ha manifestado en contra de una tasa de interés tope, pero hay algunas que sí están planteando que deben haber modalidades de tasa de interés”, dijo.

Uno de los argumentos que plantea la SIB de por qué no se debe establecer una tasa de interés tope, es que afectaría al mercado y a la libre contratación. “Ellos indican que en el mercado hay diferentes tasas de interés y colocar un precio tope haría que algunos emisores de tarjetas no puedan continuar con la operación”, detalló Barreda.

Respecto a la postura en contra de la tasa tope de interés, el congresista dijo: “¿Entonces por qué le están dando tarjetas a las personas que no cuentan con una capacidad de pago para adquirirla?”.

El vicepresidente de la Comisión, Rudy Castañeda, reiteró que el artículo 10 de la propuesta de Ley, que contempla un tope en la tasa de interés, se ha convertido en el tema central. “Este se refiere a que la tasa de interés debe ser a partir de un margen de las tasas de crédito de consumo del sistema bancario, esta es una publicación que saca la SIB, en la que establece cómo están los préstamos o los créditos de consumo y de capital, estos tienen una tasa promedio, sobre esa tasa promedio se esperaría calcular la tasa de interés”, detalló.

La SIB y algunos centros de estudios no están de acuerdo con lo que establece dicho artículo de la iniciativa de ley. “Ellos indican que una normativa de esta clase sería inconstitucional”, añadió Castañeda.

El congresista Rudy explicó que, la mayoría de emisores de tarjetas de crédito cobran en tasa de interés el 4.92 por ciento y 5.25 por ciento mensual, lo cual al año suma un promedio del 60 por ciento en interés.

ASIES: TASA FIJA NO ES UN MECANISMO EFICIENTE

Respecto a la discusión de fijar una tasa de interés tope, el economista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies), Pablo Urrutia, explicó que esta propuesta no es la vía para regular las tarjetas de crédito.

“Nosotros consideramos que precios tope en la economía no es un mecanismo eficiente para legislar un mercado, la experiencia internacional demuestra que poner un precio tope a las tasas de interés provoca que las personas que tienen una tarjeta de crédito con un límite de crédito bajo van a perder su tarjeta”, detalló Urrutia.

“También consideramos que debe haber una legislación que proteja al consumidor de abusos de algunos emisores de tarjetas de crédito”, agregó el consultor de Asies.

DETENER ABUSOS

Barreda añadió que la iniciativa de Ley de Tarjetas de Crédito también busca detener los abusos de cobros que realizan algunos emisores de tarjetas. “Entre los aspectos que contempla la ley están el cálculo de intereses, así como otorgar información detallada sobre los contratos que van a firmar los tarjetahabientes, pues muchas veces los emisores de tarjetas no les explican adecuadamente cuáles son los recargos adicionales y los plazos, entre otros”, apuntó.

La propuesta también busca que los usuarios puedan acceder a convenios de pagos o alguna reestructuración de deuda y detener engaños por parte de los bancos a los usuarios.

Además, la Comisión de Economía analiza qué entidad deberá velar por el cumplimiento de la Ley de Tarjetas de Crédito, si debe ser la SIB o la Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor (Diaco).

EDUCACIÓN FINANCIERA

El legislador Castañeda señala que, una educación financiera por parte del sistema bancario a los usuarios, es clave en la adquisición de una tarjeta de crédito. “El problema real que existe en Guatemala es que se otorga con bastante facilidad las tarjetas de crédito, y cuando no se tiene educación financiera no se tiene el consentimiento del gasto que generaría el mal uso de la tarjeta”, concluyó.