En una fotografía del 10 de octubre de 2019 facilitada por la Alianza Pro Fauna del Zoológico de San Diego, Ramil, un leopardo de las nieves, descansa en su reciento en el Zoológico de San Diego. Foto: La Hora/AP

SAN DIEGO/AP

Un leopardo de las nieves no vacunado en el Zoológico de San Diego contrajo COVID-19.

Los cuidadores advirtieron que Ramil, de nueve años, presentaba tos y secreción nasal el jueves. Después se confirmó la presencia del coronavirus mediante dos exámenes separados a las heces del felino, informó el zoológico en un comunicado el viernes.

Ramil no ha mostrado síntomas adicionales, señaló el zoológico, pero como comparte el recinto con una hembra de su especie y dos leopardos del Amur, el personal considera que esos ejemplares estuvieron expuestos. Los animales fueron puestos en cuarentena y su exhibición fue suspendida.

Se desconoce cómo se contagió Ramil.

En enero, un grupo de ocho gorilas en la instalación alterna del zoológico, el Safari Park del Zoológico de San Diego, contrajeron el COVID-19 de un cuidador que portaba el virus pero era asintomático.

El grupo de gorilas, que se recuperó, fueron los primeros casos conocidos de monos infectados con el virus.

El caso llevó al zoológico a solicitar que se permita el uso de emergencia de una vacuna experimental contra el COVID-19 destinada a animales.

La vacuna de Zoetis, una compañía de salud animal que alguna vez formó parte de Pfizer, fue aplicada a especias en mayor peligro de contraer el COVID-19, incluyendo primates y felinos grandes.

Sin embargo, Ramil no estaba vacunado antes de contagiarse.

Las inoculaciones no son obligatorias para el personal del zoológico, pero los empleados no vacunados deben utilizar mascarillas todo el tiempo, detalló el zoológico.

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorEl mensaje de una persona que fue procesada por Sandoval: mis respetos
Artículo siguienteLos españoles confían en las vacunas en medio de un rebrote