Las tormentas ETA e IOTA dejaron daños materiales en distintos departamentos del país. Foto: La Hora/AP

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) dio a conocer el nuevo Reporte del Estado del Clima de América Latina y El Caribe correspondiente al 2020, en el cual afirma que el cambio climático se hará notar en la región con un récord de huracanes y sequías severas, así también con el aumento del nivel del mar y de incendios forestales. Señaló que será la “nueva normalidad” de no detener la emisión de gases de efecto invernadero.

Según la investigación, las regiones de Latinoamérica y el Caribe son de las más afectadas por el cambio climático, y los fenómenos meteorológicos, siendo estos los causantes de daños a la salud, comida, agua, energía, y desarrollo socioeconómico. Agrega que los eventos relacionados con el clima cobraron la vida de más de 312 mil habitantes de diversos países de la región.

“La región de América Latina y el Caribe enfrenta y seguirá enfrentando graves crisis socioeconómicas debido a los eventos hidrometeorológicos extremos. En los últimos tiempos esto se ha visto agravado por los impactos de la pandemia de COVID-19. La recuperación posterior al COVID 19 será un gran desafío. Para asegurar es recuperación es fundamental seguir impulsando el Objetivo de Desarrollo Sostenible 13 que señala la adopción de medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus impactos”, indicó Petteri Taalas, secretario general de la OMM.


En ese sentido, el informe detalla que 2020 fue uno de los tres años más cálidos para la región, y el segundo más cálido de América del Sur. Aunado a ello, destaca que la sequía tuvo un impacto significativo en el rendimiento de los cultivos y producción de alimentos.

En cuanto a lluvias, especifica que las intensas lluvias provocaron deslizamientos de tierra e inundaciones repentinas en las zonas rurales y urbanas de América Central y del Sur. Los huracanes destacados del 2020 fueron Eta e Iota, ambos de categoría 4, los cuales afectaron a más de 8 millones de personas en Centroamérica, afectando su acceso a comida.

FENÓMENOS CLIMÁTICOS NO RESPETAN FRONTERAS

“La muerte y devastación que resultaron de los huracanes Eta e Iota en Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, y la intensa sequía y la inusual temporada de incendios en la región del Pantanal de Brasil, Bolivia, Paraguay y Argentina, resaltan una vez más la necesidad de cooperación regional e internacional porque los peligros asociados a los fenómenos hidrometeorológicos y el clima no respetan fronteras”, puntualizó Petteri.


De esta cuenta, dicha agencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU) recomienda reforzar el monitoreo de las amenazas climáticas, fortalecer los sistemas de alerta temprana, y contar con planes de acción temprana para reducir el riesgo de desastres y sus impactos. Sobre ello, resalta que los sistemas de alerta temprana en Centroamérica como en el Sur están subdesarrollados.

Maria España
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala, interesada en temas de derechos humanos y medio ambiente. Comprometida con la memoria, verdad y justicia. Integrante de la 5ta generación de RedLATAM de Jóvenes Periodistas de Distintas Latitudes.
Artículo anteriorPentágono pide ayuda de aerolíneas comerciales para afganos
Artículo siguienteOrganizaciones exigen acciones contra delitos de racismo en GT