DELINCUENTES CONSIGUEN GRANDES GANANCIAS POR EXTORSIONES, ASESINATOS Y SECUESTROS

Las ganancias del crimen: Desde Q100 hasta Q1.6 millones

POR REDACCIÓN LA HORA
lahora@lahora.com.gt

Según el Ministerio Público (MP), aunque es difícil determinar una cifra específica de cuánto obtiene el crimen organizado a través de diferentes acciones delictivas, existen algunos casos judicializados o identificados a través del seguimiento en cuentas bancarias o por medio de testaferros, que indican que los montos pueden oscilar desde Q100 en algunos casos hasta Q1 millón 620 mil en casos de alto impacto.

De acuerdo con Rony López, fiscal contra el Crimen Organizado del MP, es difícil identificar un monto exacto en cada actividad delictiva, pues las estructuras organizadas obtienen diferentes sumas dependiendo de las circunstancias, de la víctima y de cómo se desarrolle cada situación. Sin embargo, en algunos casos se logra obtener información a través del seguimiento del dinero que circulan en los bancos.

“Es un tema bastante difícil en la investigación, solo en el caso que lo digan -las estructuras- a través de un colaborador eficaz o un testigo protegido, pero de lo contrario no se puede determinar porque todo depende de las circunstancias de los hechos que se encuentren, pero en el momento que una estructura criminal está haciendo depósitos monetarios a cuentas del sistema bancario, ahí si podemos decir que va más allá de lo que una persona ha recibido, eso básicamente queda en las estructuras en las cuales utilizan el sistema bancario o financiero”, refirió.

Según el fiscal, el seguimiento de la ruta al dinero puede indicar lo que obtiene el crimen organizado y el uso que pueden darle a esos montos.

“Podemos utilizar el seguimiento de las rutas de dinero y podemos establecer, de alguna manera, cuáles son los montos de lo aprovechado ilícitamente, y podemos determinar sí derivado de esos depósitos se han adquirido otros activos o bienes inmuebles”, refirió.

De acuerdo con la Fiscalía, esto sucede mucho con las estructuras de extorsionistas, algunas exigen desde Q135 mil mensuales a través de la banca, lo que al final del año será alrededor de Q1 millón 620 mil.

Sin embargo, esos montos pueden variar, pues el pasado 22 de septiembre, la Subdirección General de Investigación Criminal (SGIC) de la Policía Nacional Civil (PNC) desarticuló una estructura de extorsionistas dirigida por el privado de libertad Aldo Dupié Ochoa Mejía, que durante un año exigió Q300 mil a transportistas y comerciantes.

EL COSTO DE LA VIDA

Por otro lado, según investigaciones de la Dirección de Investigaciones Criminalísticas del MP, las muertes también tienen un precio que se paga a personas individuales o estructuras para que las ejecuten; éstas oscilan entre Q100 a Q200 mil.

Recientemente el director de esa entidad, Kamilo Rivera, refirió que se estima que de 6 mil muertes anuales que ocurren en el país, hasta el 38 por ciento, es decir unas 2 mil 280, fueron cometidas por sicarios que cobraron entre Q100 a Q200 mil a estructuras o personas que los contrataron.

Estos datos coinciden con el relato de un joven que se dedicaba al sicariato y que fue entrevistado por La Hora en uno de los correccionales del país, en abril de este año. Él explicó que cobraba desde Q7 mil hasta Q25 mil por las muertes que cometía cuando estaba en libertad.

Mientras que la Fiscalía de Delitos contra la Vida del MP reveló recientemente cómo un grupo de sicarios cobró Q60 mil por cada crimen de tres profesionales.

A criterio de Julio Rivera Clavería, Secretario Técnico del Consejo Nacional de Seguridad y exviceministro de Gobernación, es lamentable que la vida arrebatada por delincuentes cueste cada vez menos dinero, pues esto se debe a la “oferta” que existe en el mercado criminal.

“Hay mucha oferta de sicarios. Los sicarios pueden cometer esos delitos cada vez por menos dinero, pero nadie está viendo esos problemas”, refirió.

El fiscal contra el Crimen Organizado opinó que a su criterio los sicarios asesinan por cuotas bajas por el menosprecio a la vida.

“Esto se debe al menosprecio a la vida humana, cada vez -los sicarios- le bajan el precio -a las muertes-, esa es la explicación”, indicó.

DE MANO EN MANO

Otro de los delitos investigados por la Fiscalía contra el Crimen Organizado es el secuestro, que según el titular de esa instancia se negocia a través de pagos en efectivo.

“Con los secuestradores es dinero en efectivo, más de mano en mano, porque el rescate se paga directamente a los secuestradores y ahí es donde hemos aprovechado a dar seguimiento”, indicó el MP.

De acuerdo con el fiscal Rony López, de los casos conocidos y atendidos se han pagado rescates que van desde Q1 mil hasta Q25 mil, a pesar que los delincuentes han intentado obtener Q1 millón.

El entrevistado dijo que probablemente se ha pagado más dinero cuando las víctimas no denuncian, pero en los casos conocidos por el MP y la PNC se han logrado evitar cobros excesivos.

“Todo el tiempo es variable, todo depende de las circunstancias de la víctima, del ambiente del hecho, de cómo se desarrollen las cosas, qué negociación se puede implementar, puede ser desde Q5 mil hasta Q25 mil. Regularmente -piden Q1 millón- porque dan una impresión grande cuando llaman a una víctima o familiar, pero hay unas rebajas considerables de acuerdo a si la víctima recibe atención por parte del MP y la PNC, si se atiende el tema de secuestros y reciben el llamado de Q1 millón –por parte de los delincuentes-, estamos haciendo la negociación de unos Q1 mil o Q1 mil 200”, explicó.

DESAFÍOS Y PESQUISAS

Por otro lado, López refirió que la Fiscalía constantemente se enfrenta a diferentes desafíos por las estructuras que investiga y por eso las pesquisas deben ser sustentadas apropiadamente.

“Todo está basado en el trabajo objetivo, encontrando las pruebas que vinculan directamente a las personas que resultan involucradas en estos hechos, una estructura criminal se identifica, se evalúa el grado de agresividad que tiene y se continúa con el establecimiento de integrantes, quiénes son los que participan, quiénes son los que colaboran, en qué plano están, cuál es su forma de participación, quién los dirige”, indicó el profesional.

El fiscal agregó que utilizan diferentes métodos y mecanismos para lograr sentencias condenatorias en los casos que conocen.

“Pueden utilizarse los métodos especiales de investigación y otros mecanismos como son, por ejemplo, los colaboradores eficaces que pueden surgir una vez iniciada la persecución penal, pero los mecanismos son los seguimientos ordinarios que se dan a las personas, el seguimiento de pertenecer a una estructura criminal y qué clase de estructura es la que corresponde y otra es efectivamente cuáles son los hallazgos importantes que el MP debe imputarles ante una acción de proceso penal, pero todo con carácter objetivo”, reiteró

DESARROLLO, JUSTICIA Y PARTICIPACIÓN

De acuerdo con Julio Rivera Clavería, la única forma de contrarrestar los delitos y la industria del crimen es invertir en desarrollo humano, para que todas las personas tengan condiciones de vida adecuadas, sin necesidad de incurrir en ilegalidades.

“Es innegable no entender que el país necesita un replanteamiento en lo económico, en lo social, que permita que efectivamente todos los guatemaltecos gocen de oportunidades y condiciones de vida, es vital si queremos bajar los niveles de violencia y delincuencia en el país, de otra manera nos estamos condenando a que en los años venideros la violencia y la criminalidad incrementen”, argumentó.

En tanto, Mario Mérida, analista en seguridad destacó que es importante que se aplique justicia en los casos de personas involucradas en la delincuencia y crimen organizado, pues contribuirá a que no se repiten esas acciones delictivas.

A criterio de Mérida, los niveles de impunidad se originan por la cantidad de casos que ingresan al sistema de justicia, por temor y por falta de conocimiento para aplicar la Ley.

“Creo que hay tres aspectos que inciden: la abrumadora cantidad de casos que ingresan -al Organismo Judicial-, el otro que de una u otra manera existe temor de tratar los casos porque está en juego la vida y porque como son estructuras del crimen organizado, en menos de lo que uno piensa ya conocen dónde vive, en qué colegio estudian los hijos, y lo otro en parte es desconocimiento parcial de la Ley de Delincuencia Organizada, porque generalmente las leyes se promulgan pero no hay procesos de inducción o aplicación de la Ley, yo vería esas tres variables que provocan esos márgenes de impunidad”, explicó el profesional.

El analista concluyó en que la ciudadanía juega un papel importante para proponer cambios y acciones al Estado.

“Considero que es importante que lleguemos a comprender que la participación ciudadana es vital, hoy los nuevos conceptos de administración o conducción política que ya no nos hablan como gobernabilidad como causa sino como efecto, pero sí mencionan la gobernancia que significa la participación activa de la población en la detección de la problemática, de las causas y la propuesta desde su visión particular, comunitaria, social de cuál debe ser la intervención del Estado para reducir la amenaza”, enfatizó.


Las cifras del crimen

Según el MP aunque es difícil determinar a cuánto ascienden las ganancias de la criminalidad, a través de análisis a cuentas bancarias o casos judicializados se logró determinar que:

Extorsionistas cobran hasta Q135 mil mensuales, lo que anualmente representa más de Q1.6 millones.

En el tema de sicariato o muertes pagadas los montos oscilan desde Q100 hasta Q200 mil.

En los delitos relacionados al secuestro pueden cobrar desde Q1 mil hasta Q25 mil, sin embargo, si no existe intervención de las entidades estatales las exigencias de los delincuentes pueden llegar hasta Q1 millón.

“Podemos utilizar el seguimiento de las rutas de dinero y podemos establecer, de alguna manera, cuáles son los montos de lo aprovechado ilícitamente, y podemos determinar sí derivado de esos depósitos se han adquirido otros activos o bienes inmuebles”.
Rony López,
Fiscal contra el Crimen Organizado del MP

“Hay mucha oferta de sicarios. Los sicarios pueden cometer esos delitos cada vez por menos dinero, pero nadie está viendo esos problemas”.
Julio Rivera Clavería
Secretario Técnico del Consejo Nacional de Seguridad

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorTropas de Afganistán devuelven la calma a Kunduz
Artículo siguienteSalubristas exigen presupuesto