Las FARC reiteran que «asumirán su responsabilidad» con víctimas

La Habana,
Agencia dpa

«Reiteramos nuestra manifestación de compromiso para que los derechos de las víctimas del conflicto a la verdad, la justicia, la reparación integral y las garantías de no repetición, pasen (…) a la real y efectiva materialización», dijo el guerrillero conocido como «Pablo Catatumbo» antes de empezar la segunda jornada de diálogo con el gobierno, centrado en el tema de las víctimas.

«De nuestra parte, se contará con la máxima voluntad política para contribuir a que ello sea posible», agregó «Catatumbo», que apuntó por otro lado también a las «leyes de la guerra» y las «normas internas» de la guerrilla para explicar otras muertes.

Las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) rechazan reconocer entre las víctimas del conflicto a militares, a cuyos damnificados consideran caídos en combate.

De lo contario, exigen que también sus guerrilleros muertos o lisiados y sus familiares sean considerados entre las víctimas.

Se estima que más de 220.000 personas han muerto en las más de cinco décadas del conflicto en Colombia. Otros 5,7 millones resultaron desplazadas. El gobierno baraja cifras de más de 6,6 víctimas directas e indirectas de la guerra, entre ellas decenas de miles de desaparecidos y secuestrados.

Las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos retomaron el martes las negociaciones de paz abiertas en Cuba en noviembre de 2012, después de más de dos meses de pausa por las elecciones colombianas.

El actual ciclo de diálogos está centrado en la situación de las víctimas, el cuarto punto de una agenda de cinco temas pactados en el proceso de paz.

Ambas partes se han comprometido también a oír directamente a decenas de víctimas del conflicto. El sábado debe estar en La Habana el primer grupo de 12 personas, seleccionadas por la ONU y la Universidad Nacional de Colombia.

Las víctimas deben representar todo «el universo» de abusos a los derechos humanos, han señalado ambas partes, que se han comprometido a no «intercambiar impunidades».