Lampard: normal, el resurgimiento de Tottenham con Mourinho

Callum Wilson, del Newcastle, festeja luego de anotar el primer gol de su equipo durante un duelo de la Liga Premier inglesa frente al Crystal Palace. Foto la hora: Andrew Coludridge/Pool via AP)

AGENCIA AP

Frank Lampard jamás creyó las versiones de que José Mourinho, su antiguo mentor, estaba acabado ante su incapacidad de adaptarse al juego moderno.

Después de todo, Lampard desarrolló un vínculo especial con Mourinho. Se convirtió en uno de los mejores volantes de ataque en el mundo bajo las órdenes del estratega portugués, durante el tiempo que pasaron juntos en el Chelsea, de 2004 a 2007.

Y durante los albores de su carrera como entrenador, Lampard ha buscado emular lo que él considera que son los mejores atributos de Mourinho —su mentalidad ganadora y su capacidad de infundir confianza a los jugadores.

Así que, para Lampard, no es una sorpresa ver la forma en que Mourinho se recuperó de una época complicada al frente del Manchester United y persigue ahora un nuevo título de la Liga Premier, esta vez con el Tottenham.

«Uno no consigue un currículum tan laureado como el de José Mourinho sin ser un técnico muy talentoso», dio Lampard el viernes. «Pero este deporte se ha vuelto muy reaccionario ahora, particularmente en la era moderna, con todo lo que se dice en las redes sociales».

El respeto está ahí, evidentemente. Pero eso no significa que Lampard no vaya a desafiar a Mourinho en un encuentro.

El domingo, el Chelsea de Lampard recibe al Tottenham de Mourinho en Stamford Bridge. El partido se perfila como el más relevante de la semana en la Liga Premier, al confrontar a los Spurs, que son primeros de la tabla, contra los Blues, que se ubican en el tercer peldaño, dos puntos detrás.

Lampard y Murinho estarán de nuevo junto a la línea de banda, dos meses después de que protagonizaron un altercado en el área técnica durante un encuentro de la Copa de la Liga en el feudo de Tottenham.

Mourinho refirió entonces aparentemente que Lampard comenzó a gritar más desde el banquillo después de que su equipo tomó la ventaja —Chelsea terminó perdiendo por penales. Lampard, por su parte, preguntó por qué Mourinho pasó más tiempo hablando con el árbitro que con sus propios jugadores.

El año pasado, cuando los dos conjuntos se midieron en la liga, con Tottenham como anfitrión, Mourinho afirmó que Lampard había copiado simplemente las tácticas de su antecesor Antonio Conte, al emplear una formación de 3-4-3 para un encuentro que el Chelsea ganó por 2-0.

Lampard se involucró también en una discusión junto a la cancha con Jürgen Klopp, el entrenador de Liverpool, durante el penúltimo duelo de la temporada pasada. Con apenas dos años de experiencia en el banco, Lampard se niega a que lo menosprecien.

«No sólo es importante defender tu lugar», dijo. «Es importante plantear el partido ante todos los entrenadores —y en la Liga Premier somos afortunados por tener a granges técnicos—, a fin de preparar a mi equipo lo mejor que pueda para buscar el triunfo en los partidos. Tengo por José respeto como entrenador».