La OMS aprueba el uso de fármacos experimentales contra el ébola

Ginebra/Madrid,
Agencia dpa

El brote de la enfermedad ha matado ya a más de 1.000 personas en África Occidental y no hay por el momento un tratamiento aprobado contra el virus.

«Bajo las circunstancias extraordinarias de este brote y cumpliendo una serie de condiciones determinadas, el grupo de expertos coincidió en que es ético ofrecer fármacos experimentales con eficacia y efectos secundarios desconocidos como terapia potencial o para la prevención», señala la OMS en un comunicado, tras una reunión de su Comité de Ética en Ginebra.

En cualquier caso hay que tener en cuenta los factores éticos al administrar este tipo de fármacos, indicaron los expertos de la OMS, como transparencia en todos los aspectos del tratamiento de los afectados, así como su consentimiento informado, la confidencialidad médica y el respeto a la dignidad de los pacientes.

Los datos de los pacientes deben ser recogidos para poder aprender más sobre la eficacia y seguridad de esos fármacos, añadieron los expertos.

La OMS apuntó que hay varios fármacos experimentales que podrían dar un rayo de esperanza en la lucha contra la enfermedad. La subdirectora general de la OMS, Marie-Paule Kieny, aseguró hoy que el hecho de que no se hayan realizado estudios clínicos con estos preparados «no significa que no sean seguros».

Uno de estos fármacos experimentales que aún no ha sido aprobado por las autoridades sanitarias será enviado a Liberia para tratar a dos médicos que contrajeron la enfermedad, informó hoy el gobierno.

La Casa Blanca y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) estadounidense aprobaron el envío a Liberia de varias dosis de muestras de ZMapp, un tratamiento que está siendo desarrollado por Mapp Biopharmaceutical, con sede en California, señaló la emisora CNN.

«Los fármacos experimentales serán traídos al país por un representante del gobierno estadounidense esta semana», señaló el gobierno liberiano en su web.

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, se había dirigido personalmente a su homólogo estadounidense, Barack Obama, para pedirle que aprobara el envío del medicamento.

El ZMapp, probado hasta ahora sólo en monos, fue administrado a dos pacientes que están siendo tratados en Estados Unidos y al sacerdote español que hoy murió en el hospital.