La medicina natural y el COVID-19

Alfonso Mata

Una charla instructiva

Hace unos días, fui testigo de esta conversación entre hombres y mujeres haciendo cola en una farmacia:

-Fíjese que hace unos veinte años había en esta zona apenas 3 farmacias, ahora son alrededor de 25 …

-Hay todos lados hay anuncios de medicinas, en la tele, en la radio, cada tercer anuncio es un anuncio de medicina.

-Este es un negocio realmente enorme. Y los pacientes no se vuelven menos, y por el contrario … hoy hasta los doctores mismos están enfermos. La pura neta, la mayoría de ellos no intentan curarte, solo recetan una larga lista de medicamentos. Probemos con… “. A los médicos se les enseña de acuerdo con este sistema: “síntomas – medicina” …. Nadie se pregunta, y ¿por qué?

– Pero el ajo es un excelente antídoto contra las picaduras. Frote la piel inmediatamente después de una picadura de abeja o avispa y ni siquiera habrá hinchazón.

– Mi esposo es anti-publicidad … “Comprar medicamentos te empobrece antes de curarte, y las plantas no sirven” mejor dejar que la naturaleza y Dios curen. Todos los productos farmacéuticos son un negocio, y las hierbas son un competidor para ellos.

– Y qué me dice de los suplementos dietéticos, homeopatía, son otro negocio rentable también. Muchas plantas medicinales ahora se venden al precio de la cocaína

Los protagonistas de esas charlas nunca se ponen a pensar que esos antepasados apenas llegaban a los 35-40 años ¿Qué sucedió? Ahora llegamos a los 70.

Muchos en la actualidad se preguntan ¿Es efectiva la medicina herbal y en qué casos puede ser dañina? ¿Qué cosas sabrosas y útiles se les puede encontrar y sacar? ¿Algunas hierbas realmente tienen propiedades curativas? ¿Qué plantas medicinales conocemos desde hace mucho tiempo? ¿Por qué el ajo y la cebolla no protegen contra bacterias y virus? Con algunas hierbas debemos ser cuidadosos

Un poco de historia

Los humanos hemos estado coexistiendo con las plantas durante mucho tiempo y es difícil descubrir cómo se usaban estas plantas en la antigüedad. Los que estudian la antigüedad, han encontrado que los “Los neandertales eran botánicos ardientes” ya que cerca de sus restos a menudo se encuentran plantas en una concentración que no corresponde a la natural. Es decir, las plantas que se recolectaron allí, eran de diferentes asentamientos, la mayoría de ellas se conocen como plantas medicinales.

Las plantas en nuestro planeta y también en nuestra nación, están distribuidas de manera bastante desigual, hay más de 300 mil especies y diferentes civilizaciones, por supuesto, las usaron de manera diferente”. En los patios y terrenos de muchas casas, se encuentran plantas, muchas de ellas medicinales.

Pero las propiedades de las plantas cambian de acuerdo con su crecimiento. El té de tilo cuando este está maduro, estimula el sabor y los receptores olfativos. El tomillo cuando comienza a florecer, contiene una alta concentración de aceites esenciales. Incluso se dice: es mejor agregar tomillo fresco al té en lugar de tomillo seco, para que la bebida tenga un color verde increíble. Si nos fijamos, la gente aprende y sabe hacer uso de las plantas. En la farmacología moderna, una gran cantidad de medicamentos que ahora no asociamos con las plantas, fueron sacados de las plantas antes. Un caso común es la aspirina. El ácido acetilsalicílico contenido en el sauce fue probablemente “descubierto” por primera vez por el ganado. También vale la pena mencionar el fármaco antipalúdico, la artemisinina, que se hizo a partir de ajenjo y conserva su valor en la actualidad, la quinina, un alcaloide natural del árbol de membrillo, que trató de verse si funcionaba incluso con el COVID-19. El Jengibre recomendado en COVID-19 por su efecto en la tos.

No podemos decir que el aprendizaje de milenios del hombre haya sido en balde, lo que no se ha realizado es un ordenamiento sistemático de esa sabiduría popular y es por eso que muchos científicos dicen que usar plantas medicinales con eficacia y seguridad no probada – es decir de comprobada eficiencia y eficacia científica- de alguna manera no es bueno.

Sea como sea, se ha propuesto varios remedios contra COVID-19, principalmente de origen vegetal para tratar todos los síntomas, también hubo preparaciones farmacológicas puras, pero todas esas propuestas no tienen estudios más que de dudosa calidad y fueron criticados, especialmente por científicos de países occidentales.

Precaución
La verdad es que se debe tener precaución con la medicina herbal no solo en el contexto de COVID-19. A pesar de su naturalidad, las hierbas pueden ser dañinas. Veamos algunas razones

“En primer lugar, debe entenderse que las plantas tienen muchos compuestos biológicos activos. En las drogas modernas, aproximadamente el 25% de los componentes son de origen vegetal pero este es aislado del resto de componentes de la planta que no sirven. La planta no tiene un componente solo, a menudo hay una mezcla de compuestos y no siempre está claro cómo actúan en el cuerpo solo, en combinación o con otras drogas que toma una persona. Este es el peligro principal.

Sabemos muy bien que lo que usualmente comemos son frutos, semillas y raíces, menos hojas y troncos pero es como comestible y algunas plantas pueden tener partes venenosas.

Otro problema es ¿dónde y cómo crece la planta? La naturaleza no es un laboratorio químico de alta precisión y puede formar sustancias en varias concentraciones químicas en una planta según donde crezca y se reproduzca Por ejemplo, hay una planta como la canela o la casia, contiene “cumarinas”. Si su concentración aumenta y el consumo se hace alto, esto puede provocar problemas al individuo, lo que se quiere decir es que las plantas pueden formar concentraciones seguras de sustancia pero también exceder y pueden ser peligrosos para la persona.

Por otro lado, si la planta crece en áreas contaminadas, absorbe sustancias peligrosas. Y finalmente el otro peligro es que las personas simplemente no conocen las plantas. Por ejemplo una planta se puede confundir muy fácilmente con las plantas venenosas de su género, por el color, la forma, el aroma.

Debemos estar seguros que las plantas también pueden causar enfermedades. Ojo las personas que las consumen para tratar de perder peso. En 1992, estalló un escándalo en Bélgica: alrededor de 100 clientes de una clínica de pérdida de peso, recibieron daño renal severo y el desarrollo de tumores malignos en el tracto urinario. El estudio encontró que el ácido aristolochic [Los ácidos aristolochic son un grupo de ácidos que se encuentran naturalmente en muchos tipos de plantas conocidas como Aristolochia (lechugas de nacimiento o pipas) y en algunos tipos de plantas conocidas como Asarum (jengibre silvestre)] está contenido en la planta, se acumula en el cuerpo y tiene un efecto genotóxico, es decir, daña nuestro ADN y puede provocar cáncer.

Como resultado general: El principal peligro de la medicina herbal es la falta de investigación y el hecho de que no podemos determinar claramente la dosis de una sustancia en particular en la planta.

¿Las plantas tienen potencial antiviral?

Es la gran pregunta del momento. Por supuesto que sí “Hay una serie de plantas que se han utilizado para este propósito desde la existencia de virus” y puede ser erróneo, pues los virus que atacan a las plantas son muy diferentes a los que atacan a los humanos. Por consiguiente, es importante entender que el potencial antiviral de las plantas es muy limitado. Por ejemplo, la stevia, su efecto antiviral también se ha confirmado e incluso se ha intentado tratar con ella el COVID-19 en China, pero como una ayuda, hablamos de aliviar los síntomas. Si hablamos de propiedades antibacterianas, la concentración de ciertas sustancias en las plantas simplemente no es suficiente para curar, por ejemplo, la neumonía. Tomemos arándanos: tienen poco efecto antibacteriano.

Por lo tanto si desea comprar algún medicamento medicinal, debe verificar lo siguiente: Siempre consulte a un médico. Si no hay estudios científicos serios, no compre dicho medicamento. Tenga cuidado, no todo lo natural es sinónimo de la palabra “seguridad”.