La maternidad no siempre es cosa dulce

Según los expertos, del 10 al 18% de las mujeres que dan a luz por primera vez sufren de depresión posparto y una de cada cinco mujeres sufre de agotamiento durante la lactancia. Foto la hora: AP.

Alfonso Mata
No todo es color rosa

La publicidad crea una imagen de paternidad alegre y sin tormentas. El futuro abuelo le dice a la nuera y a su hijo: ¡Sin reclamos! los hijos cuestan pero no son imposibles…deben hablar de eso. Datos internacionales muestran que: más del 10% de las mujeres en trabajo de parto experimentan depresión. Entre el 5-10% tiene trastorno de ansiedad y entre el 2-5% tiene trastorno obsesivo compulsivo.  Las mujeres que previamente han tenido trastornos del estado de ánimo, la proporción de afectadas por esta enfermedad es aún mayor: 30-35%. Según los expertos, del 10 al 18% de las mujeres que dan a luz por primera vez sufren de depresión posparto y una de cada cinco mujeres sufre de agotamiento durante la lactancia.

También se ha encontrado que mujeres que dan a luz y que requirieron una intervención significativa y se expusieron a riesgo físico, mental y emocional durante su embarazo, tendrán probablemente un trastorno postraumático para toda la vida.

Entonces, llamemos a las cosas por su nombre, aprendamos a manejar tales condiciones. Es hora de ser conscientes de la paternidad racional y comprensiva.

La depresión posparto no es solo tristeza y fatiga después del parto. Son actitudes y comportamientos que pueden durar mucho; que pueden volver difícil y poner en peligro el cuidado del niño, las relaciones familiares, la salud e incluso la salud y la vida de varios. Este estado mental ahora se llama depresión perinatal, porque comienza principalmente durante el embarazo y se intensifica en las primeras semanas después del parto. “Las mujeres que dan a luz por primera vez, las madres adolescentes y las mujeres con partos traumáticos están especialmente en riesgo” –han explicado los expertos mundiales. Irresponsablemente aún se ignora si la depresión perinatal, puede provocar suicidio, asesinato o psicosis.

Cuáles son los síntomas que pueden señalar depresión posparto

Podemos señalar siete de mayor importancia:

Constante tristeza y depresión. Después del parto, rara vez sucede que el tiempo sea bueno o el clima alentador. Si no hay alegría en el diario hacer, ver televisión, cocinar, lectura, si se siente sola, cosas que antes no sucedían, esto es una señal alarmante.

Trastornos del sueño. Regularmente las madres de bebés e infantes (menores de dos años) duermen poco y no duermen mucho. Por lo tanto, es difícil decir si hay trastornos del sueño, cuando el bebé está durmiendo y la madre no puede, o no siente ganas. Las madres deberían tener la oportunidad de dormir y si no puede hacerlo y restaurar fuerza eso puede ser una posible señal.

Falta de fuerza y energía. La falta de sueño debido al cuidado constante de los niños, por supuesto, te priva de fuerza. Y de nuevo, no es normal que una mujer descanse poco y esté constantemente ocupada. Por lo tanto, las madres, como todas las personas, deben descansar lo suficiente.

Inhibición o agitación excesiva. Esto no es típico de las madres y si no lo es antes del embarazo o ha aumentado, es una señal. El habla es una señal de esto: hablar despacio o alborotado y colérico en una madre que no lo era antes del parto, son malas señales.

Sentimiento de culpa e inutilidad. Las revisiones internacionales de este tema, dicen que estos signos de depresión, rara vez ocurren en mujeres en trabajo de parto, y si la hay, entonces es depresión perinatal. Aunque en nuestra cultura, la culpa de la madre se desarrolla a través de influencias sociales e informativas, esto, por supuesto, debe cambiarse para apoyar y comprender el estado de depresión perinatal.

Pensamientos suicidas. Raramente acompañan a la maternidad, pero a menudo son un trastorno depresivo. Por lo tanto, si una mujer con un bebé en brazos piensa que “estaría mejor sin él”, esto es muy malo y ella necesita ayuda urgente. Las madres rara vez hablan de intenciones suicidas, pero si preguntas directamente, puede que si lo hagan.

Un consejo: Si hay un mínimo de 2 síntomas de 7 y duran más de dos semanas, pase lo que pase, lo más probable es que estemos hablando de depresión posparto.

¿Algo más para detectar la depresión?
A veces manifestaciones fisiológicas como:
* taquicardia y dolor cardíaco;
* sensaciones alternas de calor y frío;
* Mareos
* temblores

En las mujeres que sufren depresión o enfermedad mental antes del embarazo, el riesgo de desarrollar depresión posparto es mayor. Además, las mujeres que no reciben apoyo social o están en condiciones de estrés adicional y malestar son más propensas a la depresión posparto.

Hasta ahora, los científicos no entienden las causas y los mecanismos de esta enfermedad, los médicos no tienen una forma confiable de identificar esta afección antes de que comience a causar daño.

Depresión después de la cesárea

Se ha elaborado varias teorías sobre esto: unos dicen que quizás esto se deba a que después de la cirugía, una mujer necesita más tiempo para recuperarse que después de un parto natural y no se les da. Otros que la depresión también puede ser causada por la sensación de que has perdido el control; que hicieron todo por ti sin ti. Se necesitan más estudios al respecto.

Nadie está a salvo de la depresión posparto, pero las madres que no dieron a luz por su cuenta tienen más probabilidades de estar tristes.  Especialmente en riesgo están aquellas que tienen una cesárea planificada y no una debida a complicaciones en el momento del parto. Algunos médicos suelen decir: En mi opinión, la cesárea solo puede estar médicamente indicada. Y eso es todo. Si el médico dijo que era necesario, entonces no hay a dónde ir. Y no te culpes por el nacimiento “equivocado”. Pero si una mujer dice, oh, no quiero soportar el dolor, hagan todo sin mí, entonces, por supuesto, ¡esto es cruel para el niño!.
El tipo de nacimiento es quizás uno de los factores que afectan la actitud de la madre hacia el bebé, pero no el principal. Estos factores son muchos, por ejemplo, la relación de la madre con su madre, su familia, la sociedad; los antecedentes hormonales de una mujer en particular, la disposición psicológica para convertirse en madre, un hijo deseado o no, la atmósfera en el lugar del parto, etc.

Depresión posparto y anticonceptivos

Durante mucho tiempo, se creía que los síntomas estaban asociados con altos niveles de estrógenos después del parto, pero resultó que los niveles de hormonas en la sangre de las mujeres deprimidas y regulares en el trabajo de parto son los mismos. La falta de estudios sistemáticos sobre la relación entre la medicación hormonal, incluido el dispositivo intrauterino (DIU) y la depresión posparto, indica que las implicaciones clínicas de esta relación aún no se han aclarado por completo pero eso no significa que no pueda existir una relación, sencillamente se necesitan más estudios.

Pero mi médico dice que es posible

Una razón admisible para la depresión posparto causada por los anticonceptivos podría ser los efectos hormonales adversos. Los efectos de los esteroides sexuales en el sistema nervioso central, se han caracterizado ampliamente. Se sabe que los estrógenos regulan muchos sistemas de neurotransmisores (serotonina, dopamina y noradrenalina) y las progestinas regulan los sistemas serotoninérgicos, opioidérgicos y colinérgicos. Por esta razón, es posible que existan efectos neuropsicológicos asociados con el uso de anticonceptivos, pero hay que estudiar más al respecto.

Con respecto a la depresión posparto, se identificaron dos genes, TTC9B y HP1BP3, de los cuales se sabe poco, excepto por su participación en el hipocampo. Los científicos sugieren que estos genes pueden regular la división celular en el hipocampo, así como la capacidad del cerebro para reorganizarse y adaptarse a nuevas condiciones. Esta puede ser una explicación también.