La inequidad: Flagelo que no cede