La idiosincrasia guatemalteca frente a la crisis

Gladys Monterroso

licgla@yahoo.es

Abogada y Notaria, Magister en Ciencias Económicas, Catedrática de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Diploma otorgado por la Corte de Constitucionalidad en 2005, como una de las Ocho Abogadas Distinguidas en Guatemala, única vez que se dio ese reconocimiento, conferencista invitada en varias universidades de Estados Unidos. Publicación de 8 ediciones del libro Fundamentos Financieros, y 7 del libro Fundamentos Tributarios. Catedrática durante tres años en la Maestría de Derecho Tributario y Asesora de Tesis en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

post author

Gladys Monterroso
licgla@yahoo.es

“En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.” Albert Einstein

Las noticias internacionales, sobre las alarmantes cantidades de muertos e infectados, no pueden ser mentira, ningún medio serio se prestaría a semejante monstruosidad, por lo que la teoría del pánico como parte de una estrategia no es propia del momento actual.

La realidad está ahí, y como ciudadanos nos retratamos en todas nuestras pobrezas y riquezas, para variar quedamos en deuda con la humanidad en general, y para nosotros mismos, porque a raíz de la situación mundial que vivimos son quitamos las caretas.

Como primer punto, cuando el Presidente anunció por primera vez, detener las actividades para evitar la propagación del virus, quienes primero se opusieron fueron los señores del CACIF, sin tomar en cuenta que a la larga lo que suceda en el país les afecta a ellos mismos, no se puede priorizar la economía sobre la salud, la segunda es fundamental para el ser humano, la primera es la ciencia de los medios de producción, aún con pérdidas todo tiene solución, pero la vida no regresa más, el Presidente dio un paso atrás, y que dejo vacíos innecesarios, pero lo importante es que dentro de las presiones hizo lo mejor, sin embargo quedó evidenciado que hay quienes piensan que son inmunes a todo, y que el dinero prevalece sobre el ser humano, pero no es así.

Se decretó toque de queda, que pudo ser mejor, pero es peor no haberlo hecho, ¿Qué quedó en evidencia? Que la gente tiene acceso a las redes sociales ´pero solamente para leer memes, mujeres desnudas, y estupideces, menos para lo verdaderamente importante, dejan de leer lo interesante para leer bobadas, el resultado, no respetaron el toque de queda, y aunque parezca un chiste de mal gusto, el día domingo sumaban en un altísimo porcentaje, más los detenidos por no respetar las disposiciones del Presidente que los contagiados, al ver las fotos no se puede dejar de analizar que la mayoría son personas que si leen algo, no lo entienden, o lo que es peor, no les importa, juegan con la vida cual ruleta rusa, solamente que ellos perderán algo, pero la sociedad perderá más.

La lección recibida, por países con una sanidad más estable que la nuestra, parece no importar para quienes argumentan, que la vida no vale nada, la de ellos, y para ellos posiblemente no, pero para su familia si tiene un valor la de ellos mismos, es historia mal contada que no se respete la vida de sus supuestos seres queridos.

Otro tema que llama la atención, es el hecho (Si es cierto) Que los familiares de una persona venida de New York, que presentó los síntomas de la pandemia, se burlaron de su propia familia, de la comunidad y de las autoridades, al saltarse el cordón sanitario, hasta llegar al extremo que el Alcalde se vio en la obligación de sellarles puertas y ventanas, para evitar que siguieran, si así fuera propagando el virus, en estos casos cuando existe una duda razonable en ese sentido, lo mejor es ponerse en lo peor, solamente así se puede atacar el virus, y de alguna manera en un país como el nuestro, tratar de evitar el peor escenario posible.

Al día de escribir el presente, solamente podemos lamentar un muerto, y el número de contagiados hasta el momento es bajo, al igual que los países de Centro América, por lo anteriormente expuesto, aunque en lo personal, pienso que las medidas deberían ser más drásticas, con lo que se ha hecho se ha logrado bastante, porque por primera vez en mucho tiempo, la mayoría de la población se encuentra en la misma sintonía que el ejecutivo, situación que en un momento no vivido en pleno siglo XI, es lo mejor que nos puede pasar.

Soy de las personas que ve el vaso a la mitad, ni medio lleno, ni medio vació, por eso no critico al gobierno, aunque creo que pudieron y pueden, mejorar su política de cara a la crisis mundial, los señores del CACIF, se retrataron como son y han sido, los imperdonables son los que no respetan la vida de los demás; la de ellos mismos, al fin y al cabo es su decisión.

#Quedateencasa#