Dos y tres…

La Cuba comunista y Obama

Marco Tulio Trejo Paiz

En la Cuba castrocomunista pueden estar durmiéndose al Presidente de los Estados Unidos de América los mandamases del anacrónico régimen totalitario, liberticida, que impusieron los castristas hace más de medio siglo.

Los comunistas se han caracterizado siempre por su mala fe, y por eso pueden estar tomándole el pelo a Mr. Barack Obama, porque pueden acordar esto, lo otro y lo otro para que, al final de cuentas, todo o parte de ese todo vuelva a como han estado de tensas las relaciones.

La Rusia estalinista dio un ejemplo al mundo de lo que es capaz el comunismo, y muchos incautos de occidente que, al triunfar los rojos, corrieron al mencionado país euroasiático más temprano que tarde se desengañaron de lo funesto del gobierno que se enseñoreó de la situación que emergió tras ser destronado a sangre y fuego el zarismo.

En un artículo no muy reciente dije que, como sin querer queriendo, le pueden estar metiendo alacranes en la camisa al bonachón del Tío Sam…

Fidel Castro, cuando estuvo en la retaguardia chisporroteando con sus compañeros de aventuras guerrilleras en la Sierra Maestre, declaró a la prensa internacional que el propósito de la lucha armada era el de echar abajo al gobierno dictatorial de Fulgencio Batista, el exretranquero que emputeció a la Perla de las Antillas, la patria de José Martí, con sus escandalosos vicios, incluida la prostitución.

Además, el barbudo, ahora aleccionando, tras bambalinas, a su hermano Raúl, declaró el Estado comunista que estuvo a punto de provocar una guerra regional o mundial por haber recibido de la otrora Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas que, al presente, de buena gana quisiera reestructurar Vladimir Putin.

Así que… ¡no se deje sorprender, Mr. Barack Obama, sobre todo porque se acerca el día de desocupar la Casa Blanca, tan codiciada por los pretendientes a la Presidencia de la democrática superpotencia mundial.

Juan Pueblo dice que si persiste el Estado comunista, que continúe el embargo impuesto a Cuba por razones de paz y seguridad para los United Status y sus aliados.