ARCOÍRIS

La cooptación de Latinoamérica –5–

Roberto Arías

robertoarias@outlook.com.ar

Nació en la ciudad de Guatemala el 5 de mayo de 1942. Especializado en asesoría en comunicación, con especialización en medio ambiente. Estudió Comunicación en la Universidad de San Carlos de Guatemala y posee un postgrado en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales – FLACSO, así como un postgrado en Forestería y Medio Ambiente de la Universidad de Auburn, Alabama, EEUU. Ha conducido programas de radio y televisión, entrevistando a personalidades nacionales e internacionales.

post author

Roberto Arias

El Diario La Hora del martes 9 de abril de 2019 tocó el tema de la Organización de Estados Americanos –OEA–. La Organización de los Estados Americanos (OEA) es una organización internacional de ámbito regional y continental creada el 30 de abril de 1948, con el objetivo de ser un foro político para la toma de decisiones, el diálogo multilateral y la integración de América. No debemos olvidar que la ONU y la OEA son dos organizaciones internacionales hermanas que buscan el bienestar de sus países miembros. Eso dice su significado. ¿?

La sede de estas dos organizaciones está en la Capital de los EE. UU., Washington D.C. y, verdaderamente quienes manejan los aparatos decisivos de estas dos agencias son los gobernantes gringos paralelamente a otras agencias dedicadas a la intervención de los países a nivel global, dentro de ellos la CIA, como hemos visto.

El Diario La Hora en su Editorial en su primer párrafo dice literalmente lo que a continuación transcribo:

“La inútil OEA. En general los organismos internacionales terminan siendo leales a los gobiernos, independientemente de su origen o representatividad y no a los pueblos de los países que los conforman, pero en el caso de la Organización de Estados Americanos esa situación es muchísimo más evidente porque en realidad siempre ha sido una especie de alfombra al servicio de cualquier gobernante. No por gusto en Honduras los que dirigen su pacto de corruptos dispusieron que si tenía que haber una entidad como la CICIG tendría que funcionar al amparo de la OEA y no de Naciones Unidas, porque así se aseguraron que sería una cacharpa tan inútil como el alero que la cobija.”

El Diario La Hora razona perfectamente en su Editorial, porque estas agencias –todas– tienen como función entrar a los países para dominación con el clásico subterfugio de “Ayuda”. Utilizan toda clase de evasivas, a través de los años, con el fin de penetrar profundamente dentro de las sociedades de los países con múltiples fines, incluyendo el de trastocar a sus gobiernos y sus leyes, incluso, corrompiendo, desestabilizando y polarizando a esas sociedades para lograr sus fines de dominación y explotación de sus recursos en general.

Creo definitivamente que los guatemaltecos debemos estar sabidos y tener la conciencia de que Santa Claus no existe y que quien venga con intenciones de “ayudas” gratuitas, viene con intereses funestos para sacar multiplicada “la ayuda” que dicen traer. Realmente vienen a dar órdenes y a saquear de la manera más astuta y sutil.

Desgraciadamente hay guatemaltecos muy proclives al malinchismo y aceptan como intensamente válidas las opiniones de los gobernantes y funcionarios estadounidenses, que generalmente son abiertamente contrarias y polarizan los intereses reales de Guatemala para su propio beneficio.

Latinoamérica tiene varios pretendientes que se han sacado las garras entre ellos, incluyendo a un partido político comunista global. Latinoamérica debe levantarse como una sola nación para navegar con dignidad en el concierto universal. Continúa…