GRANDES TESOROS DE LA LITERATURA

La Biblioteca Nacional de México cumple 150 años acumulando tesoros

Por Itzel Zúñiga
Ciudad de México
Agencia (dpa)

Adentrarse en la Biblioteca Nacional de México, que mañana cumple 150 años, es sumergirse en uno de los grandes tesoros de la literatura y el conocimiento universal con obras que datan hasta de siete siglos atrás (siglo XV al XXI).

Considerada una de las más importantes del mundo, esta institución resguarda más de ocho millones y medio de ejemplares o volúmenes, incluida su hemeroteca. Cada uno contiene historias, relatos, ensayos, estudios, notas y una lista interminable de autores, recopiladores e investigadores.

“La importancia sustancial de la Biblioteca Nacional es que aquí se resguarda el patrimonio más completo y fecundo de la memoria impresa de México. Además su acervo es uno de los más ricos en variedad e historia de América”, dijo a dpa el director del recinto, Pablo Mora.

Su fundación se remonta a 1867 por un decreto del presidente Benito Juárez y sus ideales de reforma educativa en México. Antes, durante medio siglo, hubo otros intentos fallidos e inconclusos para crearla.

Juárez mandó confiscar las publicaciones de templos, iglesias, capillas, conventos y de la Real y Pontificia Universidad de México, cuentan diversos historiadores.

Así se reunieron más de 90.000 obras que fueron la base de la actual biblioteca, alojada en el Templo de San Agustín de la capital mexicana hasta 1929, cuando pasó a formar parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), una de las más relevantes de América Latina.

Hoy este acervo está conformado “por un 1.365.321 volúmenes de la Biblioteca Nacional y 7.257.106 ejemplares en 584.029 volúmenes de la Hemeroteca Nacional”, dijo a dpa Gisel Cosío, jefa del departamento de difusión cultural de la Biblioteca Nacional, que también resguarda gacetas, revistas y periódicos.

Una impresión de 1493 de “La divina comedia” de Dante Alighieri, hecha en Venecia, o los “Cantares mexicanos”, una recopilación de poesía náhuatl cantada llevada al papel en el siglo XVI por orden de Fray Bernardino de Sahagún son algunas piezas emblemáticas de su colección.

Otra obra de gran valor para el mundo de las letras en lengua castellana es “Los murmullos”. Es la historia de un pueblo fantasma mecanografiada y con anotaciones de puño y letra de su autor, Juan Rulfo, que luego se convertiría en su novela “Pedro Páramo”.

“Tenemos libros incunables procedentes de Europa o libros hechos a partir de la llegada de la imprenta a América en 1539. El primer lugar al que llega es la Nueva España, donde se empiezan a imprimir los primeros libros a partir del siglo XVI”, explicó Mora, doctor en Historia de la Literatura Hispanoamericana y especialista en historia de la edición.

Para celebrar el aniversario y los 50 años de su Instituto de Investigaciones Bibliográficas, la UNAM ha organizado varias actividades, como “Tradición de tinta”, una muestra con impresos desde el siglo XVI hasta nuestros días, coloquios y la edición conmemorativa “Bienes comunes: 150 años de la Biblioteca Nacional de México en 150 objetos”.

Mañana habrá un concierto con la Orquesta de la Escuela Nacional Preparatoria de la UNAM, dirigida artísticamente por Luis Manuel Saloma. En él se estrenará a nivel mundial “Ex libris sonoro para la Biblioteca Nacional”, de Jesús Echevarría, y se interpretará el mismo programa que se tocó en 1884, cuando la Biblioteca Nacional de México se inauguró oficialmente.