FAMILIA HA SALIDO ADELANTE Y CONTINÚA HACIÉNDOLO

“La Bendición”, una panadería que captó el gustó del chapín en Indianápolis


Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

El olor a pan recién horneado, característico de Guatemala, se volvió una costumbre para la familia
Solares, que con su ingenio, estableció en Indianápolis, Indiana, Estados Unidos la panadería “La
Bendición”, que ahora en medio de la emergencia, continúa llevando sus productos bajo varias medidas
de higiene a todos sus clientes, reforzando además, la dedicación y lucha de los chapines para salir
adelante en lo que se propongan.

La familia de guatemaltecos es originaria de Chiquimulilla Santa Rosa y migraron hace 26 años, pero fue
hasta 2004 que se establecieron en Indianápolis a donde llegaron a vivir.

Arelyz Solares y su esposo Víctor Solares, son conocidos en Indianápolis por las recetas deliciosas de
pan, aunque pareciera que tenían experiencia en este campo, Arelys, explica que todo surgió más por el
deseo de emprender un negocio en ese país.

El primer trabajo de la guatemalteca fue cuidar a adultos mayores, así que tiene mucha experiencia en
esta labor, “nunca supe nada de hacer pan, tenía familia que tenía panadería en Guatemala pero nunca
me había interesado en aprender ni nada”.

El empleo de su esposo consistía en instalar vidrios a vehículos y también en casas, pero eso fue antes
de que se conocieran.

El matrimonio se acostumbró a la vida en otro país y tienen tres niñas por quienes procuran trabajar
arduamente.

En Guatemala mencionó que ya no tienen familiares, porque sus padres y hermanos también migraron,
“de familia no extrañamos pero al país sí y a los amigos, eso siempre”.

Arelyz explicó que cuando llegaron a ese estado se dieron cuenta que no habían muchas panaderías, de
hecho ninguna era con recetas de Guatemala, aunque sí habían algunas mexicanas y ahí empezó todo.

EN “LA BENDICIÓN” SE PUEDE ENCONTRAR PAN DE DIFERENTE CLASE

Al principio, la familia empezó preparando los diferentes tipos de pan en su casa, eso fue hace tres años,
y ahí fue en donde las personas empezaron a comprar lo que preparaban.

“Con el tiempo decidimos con mi esposo abrir la panadería, nos costó mucho porque es un gran proceso
principalmente aquí en este país es muy despacio las cosas para que le puedan dar un permiso así que
prácticamente nos tomó tres años en poder abrirla”, enfatizó.

Con el pasar del tiempo, la connacional relata que empezaron a ver cómo podían abrir su panadería, en
ese momento, conocieron a alguien que había sido panadero en Guatemala y los aconsejo para que
pudieran empezar a construir su sueño.

En la panadería, se puede adquirir pan de distintas clases, como francés, lenguas, conchas,
champurradas, churros, magdalenas, pan de banano y quesadillas.

“El pan guatemalteco no es muy dulce como el mexicano, pues le gusta mucho a la gente les llama la
atención”, relató.

EL TRABAJO INICIA A LAS 3 DE LA MAÑANA

El esposo de la guatemalteca es quien más trabaja en la panadería, mientras ella continúa en sus
labores.

El trabajo de Víctor, inicia a las 3 de la mañana, porque el pan debe estar listo desde muy temprano.

“Solo él hace el pan guatemalteco y tenemos una señora que ella nos hace el pan mexicano, pero todo
el guatemalteco él lo hace. Entregamos a varios restaurantes y tenemos una compañía de buffet a
quienes les entregamos pan, para hamburguesas y de otros”, dijo.
Al principio, abrirse espacio contó que fue difícil, pero con el tiempo las personas empezaron a visitarlos
con más frecuencia, además, ofrecen pan mexicano así que hay variedad de productos para comprar.

Establecer un negocio explicó que tampoco es algo tan sencillo, porque se deben realizar varios
procesos en los que deben demostrar que cuentan con medidas para preparar alimentos.

TOMAN SUS PRECAUCIONES PERO SIGUEN ATENDIENDO

De acuerdo con la entrevistada, fue al principio de la emergencia por el virus que decidieron cerrar la
panadería, pero luego se dieron cuenta que muchas personas los llegaban a buscar y se percataron que
la necesidad por adquirir el pan era latente, así que decidieron seguir atendiendo bajo estrictas medidas
de higiene.

“Pusimos un rotulo, en el que dice que solo dejamos entrar a una persona, también tenemos hand
sanitizer que usamos en la panadería y estamos todo el tiempo limpiando charolas y pinzas”, mencionó.

Aunque pensaron que las ventas bajarían, indicó que se han mantenido porque muchas personas los
llegan a buscar, “todos los demás negocios, restaurantes solo hay por ventanillas para llegar a recoger,
ninguno entra a estos lugares”.

Así que en medio de esta situación, la entrevistada, contó que han logrado salir adelante y por eso
recomienda a sus paisanos que tengan negocios a que tomen sus medidas de higiene, colocando
carteles, que no permitan el ingreso de tantas personas a la vez, así como tener implementos de
limpieza para desinfectar todo.

INVITA A VISITARLOS

La desinfección de puertas, anotó que es algo importante de realizar en sus locales.

Arelyz, también contó que todos sus familiares se encuentran bien y resguardados, por lo que pide a sus
amigos y connacionales que se mantengan seguros y sigan las indicaciones de las autoridades.

Finalmente la entrevistada, invita a la comunidad guatemalteca que este por el lugar a que los visiten y
adquieran el pan que ofrecen, “vengan a la panadería tenemos pan cien por ciento de Guatemala, no
estamos allá pero es con esas recetas y todos los días horneamos”.

Si usted desea puede buscarlos en Facebook, con el nombre de “Guatemalan Bakery La Bendición”.

Ver más MIGRANTES CONTIGO