PIDEN ESTAR CON SUS FAMILIAS

Jóvenes se quejan de condiciones en casa de protección de la SBS

POR MARIELA CASTAÑÓN
mcastanon@lahora.com.gt

Jóvenes internos de una de las casas de protección y acogimiento de la Secretaría de Bienestar Social (SBS) ubicada en la 23 avenida 7-21 de la zona 14, demandaron insumos de higiene, un trato digno de sus educadores y estar con sus padres.

El ruido, las ventanas quebradas, los golpes en las puertas y los gritos de los adolescentes, alertaron a las autoridades de la SBS y a la Policía Nacional Civil (PNC) sobre lo que ocurría en el lugar.

Adentro se encontraban trabajadores, algunos salieron de la casa, la cual quedó bajo custodia perimetral de la PNC. Los agentes se colocaron afuera de la residencia, ya que la misma está bajo la custodia de la SBS, que resguarda menores de edad.

Los jóvenes que oscilan entre los 13 y 17 años se acercaron a las ventanas y relataron a periodistas que no les brindan ropa adecuada, están encerrados sin mayor ocupación, cada dos meses les entregan shampoo, jabón y desodorante, además duermen en planchas.

Otro adolescente comentó que siguen recibiendo maltrato por parte de uno de los educadores, “nos obligan a hacer culiche por una hora”, como un castigo, refirió.

Al joven se le preguntó a qué se refería con esa frase y explicó que era una forma de mantenerlos con las rodillas dobladas.

Delegados de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) arribaron al lugar y el defensor de la Niñez, Óscar Rodríguez, indicó que se presentaron para verificar las condiciones de la niñez y adolescencia que está en ese lugar, por otro lado, destacó que presentaron una exhibición personal a favor de los menores de edad.

ENTRARON EN CRISIS

Por su parte, Miguel Antonio Martínez, asesor del subsecretario de Protección y Acogimiento de la SBS, Marwin Bautista, explicó que los jóvenes entraron en crisis porque están en proceso de abstinencia.

Según Martínez, por ello se les ha atendido en el marco del respeto a los derechos humanos y destacó que han sido víctimas de la violación a sus derechos en su entorno. Agregó que en esa casa había aproximadamente 17 adolescentes.

Al entrevistado se le consultó sobre las demandas de los adolescentes y las denuncias de maltrato, el asesor refirió que trabajaban interinstitucionalmente y la PDH constata las condiciones en las que se encuentran.

Además, destacó que los jóvenes mantienen esos discursos por las condiciones en las que se encuentran.

Al profesional se le cuestionó las razones por las que no llegó el subsecretario Marwin Bautista y dijo que se encontraba atendiendo reuniones; cuando la situación estaba calmada llegó al lugar Bautista a ofrecer declaraciones a los medios de comunicación.