Jefe del Pentágono viaja a Irak para abordar presencia de tropas

POR ROBERT BURNS/AP
BAGDAD

El máximo responsable del Pentágono llegó a Bagdad hoy para reunirse con comandantes del ejército estadounidense y con el gobierno iraquí para abordar el futuro de la presencia militar de Washington en el país.

Pat Shanahan, secretario de Defensa interino, dijo antes de su visita no anunciada que quería escuchar de primera mano el estado de la lucha iraquí contra los remanentes del grupo extremista Estado Islámico. Shanahan, que viaja por primera vez al país, también se reunirá con el primer ministro, Adel Abdul-Mahdi.

En declaraciones a reporteros tras partir de Washington el domingo, Shanahan se negó a decir si propondría el envío adicional de tropas de operaciones especiales a Irak para compensar, de facto, la retirada de Siria que comenzará en unas semanas.

Estados Unidos tiene unos 5 mil 200 soldados estacionados en Irak para entrenar y asesorar a las fuerzas de seguridad locales, a 16 años de la invasión para derrocar a Sadam Husein.

El presidente Donald Trump enojó a los iraquíes al decir antes este mes que las fuerzas estadounidenses emplearían sus posiciones en Irak para vigilar al vecino Irán. Eso no se recoge en la misión estadounidense en suelo iraquí, y funcionarios locales dijeron que la propuesta del presidente violaría la Constitución.

Trump también causó malestar entre los políticos iraquíes al alegar que mantendría las tropas en el país y lo emplearía como base para atacar a los extremistas en Siria si fuese necesario, tras la salida de los 2. mil soldados que están actualmente allí.

Limitar la influencia extranjera ha sido un asunto sensible en Irak tras las elecciones parlamentarias del año pasado, en las que políticos chiíes respaldados por Irán lograron avances importantes. Por otra parte, los milicianos chiíes que lucharon junto a las tropas gubernamentales, apoyadas por Washington, en los últimos años, también ganaron influencia en este periodo.

Shanahan visitó Afganistán el lunes, donde se reunió con las tropas estadounidenses y con el presidente, Ashraf Ghani, en medio de los renovados esfuerzos de Estados Unidos para impulsar conversaciones de paz con los talibanes. Trump indicó que podría sacar las tropas estadounidenses del país tras 18 años de guerra, pero Shanahan dijo que no tiene órdenes para una retirada.