Invisibilidad de la mujer en la pandemia

En este período de crisis, con las medidas de contención y el cierre de guarderías y escuelas, a las mujeres se les pide otra tarea que cuiden a los niños y les enseñen. Foto la hora: AP.

Alfonso Mata

No se trata de ver contradicciones sino de evaluar cambios en diario vivir. Preparar comidas, lavar la ropa, cuidar, consolar: esta es la tarea diaria de los padres, y especialmente de las madres que todavía tienen una mayor parte de la carga familiar y doméstica en la actualidad. Requisitos que deben conciliar con sus obligaciones laborales muchas de ellas y recordemos que un tercio de mujeres viven sin pareja. En este período de crisis, con las medidas de contención y el cierre de guarderías y escuelas, a las mujeres se les pide otra tarea que cuiden a los niños y les enseñen. A veces también de sus padres ancianos, al tiempo que garantice la organización familiar. Por consiguiente, especialmente en áreas urbanas las medidas cautelares de la cuarentena implican para varias madres, una situación de conflicto trabajo-familia. El silencio en este tema de parte del estado y más las acciones, es aterrador.

Y en cuestiones de salud. A menudo o siempre en las encuestas en tiempo normal, las madres refieren correr todo el día, estar a menudo o siempre agotadas cuando llegaba la hora de dormir; y prácticamente la gran mayoría nunca o rara vez sienten que tienen suficiente tiempo libre para ellas y muchas de ellas afirman que a menudo o siempre sienten que se les acaba el tiempo para sus hijos. Con las medidas actuales, probablemente muchas o algunas de estas situaciones se les han aliviado pero les ha entrado otras: la angustia por el futuro de la familia y el propio. Por otro lado, se sugiere que mucho de lo señalado arriba se ve exacerbado por la crisis actual relacionada con COVID-19. De hecho, varias madres han visto aumentar considerablemente el peso de sus responsabilidades familiares y domésticas con el cierre de las escuelas y los servicios de guardería. Además, las medidas de contención prohíben el contacto con las redes de soporte habituales. Como normalmente asumen una mayor parte de la carga en la cuarentena, se puede suponer que varias madres, mientras continúan trabajando de forma remota, tienen que prestar más atención a las tareas domésticas, de cuidado infantil y educativas, la organización del tiempo y el espacio, sin mencionar la carga emocional en este período de incertidumbre.

Aunque actualmente no hay datos disponibles para medir esta situación, los estudios preliminares realizados en Europa y Estados Unidos, indican que las desigualdades en la distribución de las tareas familiares y domésticas no disminuyen con la crisis actual. Por ejemplo, según una encuesta realizada en abril en Francia: El 63% de las mujeres dicen que preparan comidas con mayor frecuencia (28% de los hombres); las mujeres pasan más tiempo que los hombres en las tareas domésticas durante el confinamiento y son proporcionalmente más propensos a cuidar más a menudo de ayudar a los niños con su tarea (56% de las madres en comparación con el 27% de los padres). El tema de la distribución de las tareas domésticas es un tema de tensión para casi un tercio de las parejas confinadas.

En el asunto económico también están en desventaja. Varios expertos están preocupados porque la crisis actual es muy probable que está causando una disminución de las mujeres en el mercado laboral. De hecho los confinamientos las obligan a cuidar a los niños si los espacios de cuidado infantil están cerrados y los cierres escolares continúan. Por otro lado, si la recuperación económica es difícil en sectores donde están muy presentes, por ejemplo los servicios, o si el apoyo estatal a las familias es limitado, algunas mujeres pueden verse obligadas a quedarse en sus hogares. Esta situación llevará a muchas familias urbanas al riesgo de la pobreza, es decir, la dificultad de volver al trabajo después de una ausencia más o menos prolongada será mayor y más prolongada.

En muchos medios alrededor del mundo se afirma, que cuando la pandemia de coronavirus se apoderó del mundo, otra epidemia más tortuosa ya apareció en los titulares: la violencia contra las mujeres. Este último apenas ha renunciado a su lugar en el rango de los peligros que aguardan a las mujeres que luchan con un cónyuge, un padre, un hermano, un amante violento y eso no está ligado a un lugar determinado del mundo, es universal. Los expertos están de acuerdo: en un contexto de aislamiento social, es probable que la violencia se intensifique en los hogares donde ya está presente. Antes de que apareciera COVID-19 y se adoptara la contención, en muchos países, una de cada cuatro mujeres y uno de cada tres niños fueron víctimas de violencia física y / o sexual durante su vida.

Las Naciones Unidas (ONU) sonaron rápidamente la alarma. Ahora encerradas con su atacante, las mujeres están a merced de los golpes, sin posibilidad de escapar. ONU Mujeres informa un aumento del 30% en la violencia doméstica en varios países desde el comienzo de la crisis. “El aumento de la violencia no se limita a un solo país o región”, dijo la subsecretaria general de la ONU, Amina Mohammed, en una entrevista publicada en el sitio web de la agencia. Estamos viendo no solo un aumento dramático en el número de mujeres y niñas víctimas de violencia, sino también una mayor complejidad de la violencia perpetrada. Los abusadores aprovechan las medidas de aislamiento sabiendo que las mujeres no pueden pedir ayuda o escapar.

A estas alturas de la pandemia mundial, estudios realizados en diferentes países informan que sus ciudadanos han experimentado una angustia psicológica significativa desde el comienzo de la crisis. Eso muchas veces más de lo normal. La ira, la impotencia, la tristeza, el estrés son síntomas. Sin embargo, las mujeres usualmente parecen estar más afectadas que los hombres y esa brecha se amplía en la pandemia. Una de las causas es el reparto desigual de las tareas domésticas y familiares. Como argumenta la Organización Mundial de la Salud, la mayor exposición de las mujeres a los problemas de salud mental debe estar vinculada a los múltiples roles y responsabilidades que asumen. Otro es la carga social. Por ejemplo, están más preocupadas por la seguridad de los niños y el apoyo emocional para ofrecer a sus padres o suegros. Y a ello se suma la violencia intrafamiliar.

Finalmente el problema de acceso a los servicios de salud. De por si la mujer es dada a soportar más los signos y síntomas de la enfermedad, pero la situación en época de pandemia se torna aún más difícil, aún más compleja de manejar, cuando los servicios sociales y de salud están abrumados por un virus que es difícil de controlar y que mantienen colapsados los servicios de atención restantes. El número de enfermas ha aumentado sin que los recursos puedan responder siempre a sus pedidos de ayuda. En muchos lugares, las mujeres que tocan puertas para ellas o para sus hijos en los servicios de salud, reportan abusos más serios de lo habitual. “estamos hablando de violencia verbal o psicológica”. Estos son casos más pesados ​​de lo habitual.

Si bien no hay duda de que la violencia contra las mujeres existía mucho antes de la pandemia, la situación posiblemente ha empeorado en los últimos meses, aunque su alcance sigue siendo difícil de medir. Pero es indignante que ni el MSPAS ni la Comisión Presidencial de Atención a La Emergencia COVID-19 -COPRECOVID hayan promulgado algo al respecto de lo anotado arriba, ni tenga previsto un guión normativo-accionar especial para las mujeres expuestas a todos los riesgos mencionados.

Muchos creen que la pandemia tendrá un impacto significativo en las mujeres durante mucho tiempo. Por lo tanto, más que nunca, parece necesario pensar en cursos de acción que tengan plenamente en cuenta las situaciones experimentadas por las mujeres en un futuro próximo.