Sólo en la SBS hay 878 niños y niñas

Institucionalización de la niñez debería ser el último recurso, según profesionales

Profesionales en temas de niñez y adolescencia consideran que la institucionalización de niños y niñas por parte del Estado, debería ser el último recurso utilizado, sin embargo, debido a las condiciones de vida de algunos menores se adopta esta medida; sólo en la Secretaría de Bienestar Social (SBS) hay 878 menores de edad, que viven alejados de sus padres o familiares.

POR MARIELA CASTAÑÓN
mcastanon@lahora.com.gt

De acuerdo con Harold Flores, procurador de la Niñez y Adolescencia, de la Procuraduría General de la Nación (PGN), las causas de la institucionalización son varias y están relacionadas principalmente al abandono y a la violencia por parte de padres o parientes.

“Entre estos tenemos el maltrato de niños y niñas abandonados en los centros de salud y hospitales. Cuando son abandonados en la vía pública, tenemos que llevar un proceso de investigación para localizar a los familiares, pero mientras tanto hay hogares provisionales particulares y del gobierno que acogen a estos bebitos o niños”, refirió Flores.

Una de las instituciones del Estado que alberga a los menores de edad, es la SBS que cuida de 878 menores de edad, entre ellos 407 niños y 471 niñas.

En el caso de la SBS resguarda a los menores en sus cuatro hogares, debido a que han sido víctimas de maltrato infantil en sus diferentes modalidades, es decir física, psicológica y sexualmente.

LA ÚLTIMA MEDIDA
A criterio de Marvin Rabanales, del Instituto de Protección Social (IPS), la institucionalización de los menores de edad, debería ser el último recurso a implementar, pues antes deben buscarse otros mecanismos que procuren el desarrollo integral de ese sector de la población.

“El principio es que la institucionalización es la última medida, deben agotarse todos los recursos que disponga el Estado para buscar familias sustitutas, familias ampliadas o algún modelo familiar no cerrado, solo cuando no hay ningún recurso familiar que califique, la última alternativa debería ser la institucionalización”, explicó Rabanales.

Por otro lado, Lilly Gossman, jefa del Departamento de Familias Sustitutas de la SBS, señala que está comprobado que las consecuencias de la institucionalización provoca atrasos en el desarrollo integral de las niñas y los niños.

“Los niños merecen desarrollarse y crecer en un entorno familiar, no en un hogar o una institución de cuatro puertas, que aunque hacen un excelente trabajo, no es la forma correcta como debe desarrollarse un niño. Básicamente cada año que un niño está institucionalizado pierde cuatro meses de su desarrollo global, eso constituye los niveles emocionales, cerebrales y físicos, y esto afecta significativamente su desarrollo”, afirmó Gossman.

De acuerdo con la profesional, las consecuencias de que un niño permanezca alejado de esa familia inciden en su sentido de pertenencia a una familia.

“Estos niños tienen una estructura inadecuada en su concepto de familia porque no la tienen al desarrollarse en esas instituciones, no saben cuál es el rol de cada uno, del papá, de la mamá, de los hermanos, de tener una vida normal, de salir, ir a la escuela, a la iglesia, platicar con otros niños o hacer otras actividades. Todo esto lo pierden cuando están en una institución”, dijo Gossman.

PROMUEVEN HOGARES TEMPORALES
El pasado 16 de marzo la SBS realizó el primer taller para promover otra medida alterna a la institucionalización, que son las familias sustitutas u hogares temporales.

Mientras que el próximo 16 de abril está previsto el segundo taller de información para las familias que deseen albergar a los menores de edad. La actividad está prevista a las 8 de la mañana, en las oficinas de la SBS, ubicadas en la 32 calle 9-34, zona 11, colonia Las Charcas.

Los requisitos para los interesados en acoger temporalmente a los niños y niñas, son informarse en este taller, efectuar una evaluación psicosocial que la SBS proporcionará. También entregar documentos como fotocopia de DPI, constancias laborales, carencia de antecedentes policíacos, exámenes de salud, fotografías y en algunos casos se requerirán cartas de recomendación.

Marvin Rabanales, opinó que esta medida impulsada por la SBS, es “fundamental y buena”, para el bienestar de la niñez.

Sin embargo, Rabanales enfatizó en la necesidad de capacitar a esas familias y dar seguimiento a esta alternativa.

“Deben capacitar a esas familias y formarlas, algo importante es que las familias tengan claro que no pueden adoptar al niño que reciben, es decir, que tengan clara la temporalidad aunque se vinculen afectivamente porque está prohibido por la Ley, y luego mantener un subsidio de manera permanente y la supervisión”, argumentó Rabanales.