Bajo el lema “cine invade espacios públicos”, el Cine Accidental fue creado por la Central de “Artivismo” e Innovación (CARTI). Foto: La Hora/Cortesía.

Este mes circulaban en redes sociales imágenes de paredes de distintas locaciones de Guatemala con la frase “Cine Accidental”, sin saberlo, poco después se aclaró que Cine Accidental es un proyecto de películas con un alcance inclusivo, reproduciendo filmes en puntos accesibles para los ciudadanos y gratuitamente. Hoy se estrenará su primera función en el restaurante Carpe Diem de la zona 1 capitalina.

Bajo el lema “cine invade espacios públicos”, el Cine Accidental fue creado por la Central de “Artivismo” e Innovación (CARTI). Actualmente la información sobre la muestra de películas está disponible en el perfil de Instagram @cineaccidental; en esa red se anunció que hoy a las 19:00 horas se reproducirá “Se escuchan aullidos” de Julio Hernández Cordón en el restaurante ubicado en 1 calle 5-53 de la zona 1 de la ciudad; la entrada es gratuita.

EL CINE ES ACCIDENTAL

Hace una semana la cuenta de Cine Accidental publicó sus primeras fotografías, el texto que las acompaña refiere que a través de las películas las personas pueden encontrar sentimientos, lo cual es producto de un trabajo colectivo de individuos creativos. No obstante, al ver un filme se desconoce la reacción del público, estas emociones desarrolladas desde el anuncio de la película son “accidentales”.

La frase cine accidental fue pintada en distintos espacios para dar a conocer el proyecto. Foto: La Hora/Cortesía.

“Las películas llegan en el momento que más las necesitamos, aunque no lo sepamos. No es magia, es solo la simple necesidad humana de reconocerse y encontrar nuestras emociones reflejadas. Pero esto no pasa con cualquier obra. Pasa con las obras en las que los autores han plasmado una parte de su intimidad, de su lucha o su búsqueda. Nunca sabemos qué parte de nosotros se va a conmover, a molestar o a entristecer, aunque sepamos el título de la película, el trabajo previo de los actores o nos gusten los colores del cartel: todo es accidental”, describen.

Foto: La Hora/Cortesía.

“El valor del cine es aún mayor cuando la película llega a la cotidianidad e invade las rutinas”, así lo describe el proyecto Cine Accidental, por tanto, buscan ocupar espacios públicos desaprovechados para proyectar este arte. Del mismo modo detallan que este proyecto recordará a una comunidad que “sus emociones son válidas, que sus problemas de hecho son problemas y que existen medios de manifestación posibles”. O simplemente busca que el público disfrute de un buen momento.

Hacer accesible el cine para toda la población es esencial, y en vez de llevar al público a una sala de cine convencional, se pretende facilitar el acceso a las películas llevándolas a espacios comunes. “En Guatemala el cine no es accesible para todos y los pocos que pueden ir a una sala de cine solamente tienen acceso a un circuito monopolizado. Es importante consumir cine más cercano. Ver en una pantalla nuestra realidad para poder analizarla”, enfatiza Cine Accidental.



 

Jeanelly Vásquez
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y entre ratos podcaster. Creo en el feminismo y la lucha por la igualdad social; me interesa la política, medio ambiente y derechos humanos. Estoy comprometida con concienciar a mi generación sobre la importancia de una participación ciudadana activa.
Artículo anteriorCondenan a 20 años de prisión a responsables de la muerte de Domingo Choc
Artículo siguientePelosi crea comisión para investigar asalto al Capitolio