Información dudosa sobre coronavirus

Muchas muertes por COVID-19 se cuentan como neumonías o infartos pues no se hacen pruebas suficientes al respecto. Foto la hora: AP.

Alfonso Mata

Las muertes por influenza y neumonías se cuentan como muertes por coronavirus

Parece que sucede lo contrario muchas muertes por COVID-19 se cuentan como neumonías o infartos pues no se hacen pruebas suficientes al respecto.

Cifras falsas de muerte e infección en declaraciones de autoridades sanitarias y políticos.

Números supuestamente falsos de muerte e infección se dan en los blog de organizaciones y particulares. Se hacen numerosas acusaciones sobre declaraciones que son incorrectas o se reproducen en el contexto equivocado. El MSPAS da información incompleta no dudosa.

Varios gráficos de muerte muestran que la mortalidad por coronavirus no es dramática.

En publicaciones de Facebook se sugiere que las cifras de los que murieron de Covid-19 parecerían menos dramáticas si se consideraran porcentajes en lugar de números absolutos. Sin embargo, el supuesto cálculo de la tasa de mortalidad en esos gráficos es engañoso. No se calcula a partir de la proporción de fallecidos en la población, sino de la proporción de fallecidos en los infectados.

Miles de personas en el mundo se cuentan falsamente como muertes por Covid-19.

Algunos artículos especulan que el entusiasmo por el coronavirus es “una enorme falsificación”. Porque decenas de miles de personas podrían haber sido declaradas falsamente como muertes de Covid 19. Se supone que la tasa de mortalidad “aumentará artificialmente”. No hay evidencia que apoye esta conclusión. La forma oficial en que se cuentan las muertes en los países más desarrollados contradice las afirmaciones de que las cifras se actualizan y corrigen a antojo.

La OMS ha confirmado que las personas infectadas sin síntomas no pueden transmitir el coronavirus.

Circulan publicaciones en las redes sociales que afirman que la OMS ha anunciado que las personas infectadas con Covid-19 sin síntomas no pueden transmitir el virus a otras personas. Esto está mal. Una declaración de un epidemiólogo de la OMS provocó el malentendido. Dijo que las personas asintomáticas “rara vez” transmiten el virus según conocimientos previos. Esto significa personas infectadas que nunca desarrollan síntomas. Sin embargo, lo importante es que las personas pueden contagiarse antes de que presenten síntomas.

El coronavirus es en realidad una bacteria que causa trombosis.

La afirmación de que el nuevo coronavirus SARS CoV-2 es en realidad una bacteria y no un virus está circulando en todo el mundo. Los pacientes no morirían de nada más que trombosis. Estas y otras afirmaciones son falsas.

La mayoría de los pacientes con Covid-19 murieron por otras causas.

Muchos políticos e industriales y profesionales aseguran esto. Sin embargo, este razonamiento se basa en una falacia. Los estudios lo que han dicho es que aparentemente los pacientes tenían una enfermedad previa. Los más comunes fueron la presión arterial alta y la diabetes.

Los patólogos tiene un dicho para los clínicos “hay que aprender de los muertos” Las autopsias de numerosas personas que habían sido diagnosticadas con Covid-19 han mostrado que las personas tenían enfermedades anteriores, incluidas aquellas que no conocieron durante su vida, pero no dijo que una persona sana “nunca” había muerto por el coronavirus.

El coronavirus no es peor que los virus de la gripe.

Para muchos Infectólogos, ambos tipos de virus son igualmente peligrosos. Sin embargo, los datos sobre el nuevo coronavirus aún no son suficientes para realizar comparaciones con el virus de la gripe o estimaciones de la tasa de mortalidad, complicaciones etc. También se ha dicho que el Covid-19 no es más peligroso que la gripe, solo el 5% de la población está en riesgo, un alto número se debe a gérmenes hospitalarios y contaminación del aire. Igualmente muchos afirman que el nuevo coronavirus no era más peligroso que la gripe, y que la respuesta política fue excesiva. Las tasas de muerte por Covid-19 y la gripe actualmente no son comparables. Los grupos de riesgo (fumadores, personas mayores de 60 años) no solo comprenden el cinco por ciento de la población, son mucho más. El estudio sobre gérmenes hospitalarios no respalda la tesis de infección intrahospitalaria como causa y no hay evidencia de que el polvo fino promueva la propagación de virus.

El coronavirus no es fatal, no hay anticuerpos específicos, desarrollar una vacuna es imposible.

Las afirmaciones aparecen en medios de comunicación e Internet que muchas veces son de profesionales de la salud: nadie murió por el coronavirus, no hay anticuerpos específicos de Covid-19 y es imposible desarrollar una vacuna contra Covid-19. Estas afirmaciones están equivocadas.

Los bajos porcentajes de “infectados actualmente” muestran que la pandemia ha terminado o no es peligrosa.

En el MSPAS se comparte regularmente una lista de supuestos números de “infectados actualmente” en los departamentos y municipios. Sin embargo, el número de personas actualmente infectadas no se registra y no se puede calcular de forma fiable por la poca cantidad de pruebas que se realizan y seguimiento inadecuado de casos clínicos en muchos lugares. El valor oficial es solo una estimación aproximada.

Erupciones en la cara por el uso de máscaras.

Los collages de imágenes en Facebook muestran a personas con marcas y erupciones en la cara. Se alega que la causa fue el uso de máscaras. Sin embargo, la verificación de datos muestra que la mayoría de las fotos no están relacionadas con la pandemia de Covid 19. Algunas fotos también fueron manipuladas.

Las máscaras promueven las enfermedades respiratorias y debilitan el sistema inmunológico.

Durante semanas se ha afirmado en Internet que el uso de cubre bocas y nariz es perjudicial para la salud. Una publicación en Facebook dice: Las máscaras debilitan el sistema inmunológico porque evitan que hongos, virus y bacterias accedan al cuerpo. La segunda afirmación del mismo artículo contradice esto: las máscaras promovían enfermedades respiratorias porque permitirían que los gérmenes ingresaran a los pulmones. Las acusaciones son en parte falsas y en parte infundadas.

Después de limpiar una mascarilla, los gérmenes crecen.

En Facebook circula una foto de una placa de Petri llena de gérmenes. Se supone que prueba que un protector bucal es dañino para la salud; supuestamente se tomó un frotis del interior de la máscara después de un viaje en tren de siete horas y el recipiente se colocó en una incubadora. El texto del artículo describe los síntomas que se supone que ocurren después del uso, incluida la dificultad para respirar debido a la inhalación de demasiado CO2, un orzuelo en el ojo y problemas en la piel. Algunas de las afirmaciones son infundadas, otras son falsas. Por ejemplo, las bacterias en la boca son perfectamente normales; Según los expertos, la placa de Petri se vería así si escupes en ella.

Con las máscaras faciales: se respira CO2, se ingiere menos oxígeno y la mala ventilación de los pulmones promueve enfermedades pulmonares.

Se está difundiendo un volante en las redes sociales, advirtiendo sobre supuestos peligros para la salud al usar máscaras. Las acusaciones que contiene son incorrectas o están muy abreviadas.

Una imagen que se ha compartido miles de veces en Facebook advierte contra el uso de una máscara, porque se supone que inhalas demasiado CO2. Además, la humedad se acumula en los pulmones cuando están desgastados, lo que significa que los gérmenes pueden multiplicarse allí. Estas afirmaciones son en gran parte falsas. El estudio al que se refiere la declaración sobre el CO2 es de 2005, se trató de dos modelos de mascarillas quirúrgicas ahora desactualizadas. Hay otros dos tipos de máscaras en uso contra la pandemia de corona, y tampoco son peligrosas. Solo deben usarse correctamente, porque si la máscara se humedece, las bacterias pueden multiplicarse en el área de la boca. Sin embargo, esto no tiene nada que ver con los virus en los pulmones.

Usar una máscara es peligroso para los niños.

Una imagen compartida en las redes sociales afirma que los protectores bucales son peligrosos para los niños. No es adecuado para niños menores de doce años y peligroso para niños menores de seis años. No podían controlar las emisiones de CO2 y no se daban cuenta si estaban respirando muy poco aire. Además, la inhalación repetida de CO2 provoca parálisis respiratoria. Estas afirmaciones están equivocadas.