Estados Unidos cerró el año 2021 con el mayor aumento de precios. Diseño La Hora/Andrea Solórzano

Estados Unidos cerró el año 2021 con el mayor aumento de precios desde 1982, ya que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se situó en un 7% en el mes de diciembre -dos décimas por encima de la de noviembre-, en donde el precio de la vivienda y de los vehículos usados tuvieron mayor impacto al alza, informó este miércoles la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo estadounidense.

La inflación subyacente, que no incluye alimentos y energías por ser más volátiles y sujetos a estacionalidad, aumentó 0.6% en diciembre en comparación a noviembre y 5.5% en relación con el 2020 convirtiéndose en la inflación subyacente más alta desde febrero de 1991.

 

Entre tanto, el precio de los alimentos presentó una ligera subida de 0.5% en diciembre y un crecimiento total de 6.13% en un periodo de 12 meses.

De acuerdo con el indicador publicado este miércoles, los costos de alojamiento, que representan casi un tercio del índice general de precios, incrementaron un 0.4% respecto al mes anterior y un 4.1% interanualmente.

Por otra parte, los precios de los vehículos y camiones usados se incrementaron en 3.5% en diciembre, con un aumento del 37.3% en relación con el 2020, situación que se atribuye a la limitación de fabricar automóviles nuevos debido a la crisis en la cadena de suministros.

ENERGÍA A LA BAJA

De forma contraria, los precios de la energía disminuyeron 0.4% en comparación con noviembre, ya que el del fueloil cayó 2.4% y la gasolina 0.5%, lo cual refleja el primer descenso mensual en el índice energético desde abril de 2021.

Los precios de los combustibles también se vieron influidos con la inflación. Foto La Hora/AFP

POSTURA DE LA RESERVA FEDERAL

“Lo que tenemos ahora es un desajuste entre la demanda y la oferta. Tenemos una demanda muy fuerte en áreas en las que la oferta es limitada, especialmente en torno a los bienes y a cosas como los vehículos”, explicó el martes el presidente de la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés), Jerome Powell ante la Comisión Bancaria del Senado.

Sobre la tasa de interés de política monetaria en EE. UU., que se encuentra entre 0% y 0.25%, se espera que la FED empiece a incrementarla en el primer trimestre del año, mucho antes de lo indicado en las anteriores reuniones del Comité Federal de Mercado Abierto.

No obstante, ante el alarmante índice de inflación registrado en diciembre, los inversores estiman que la Reserva comenzará a subir las tasas en marzo. En su momento, se preveía una primera alza de 0.25 puntos porcentuales en 2022, con proyecciones a aumentar aún más durante los próximos meses y en 2023.

Incluso la venta de vehículos se vio afectada. Foto La Hora/AFP

 

Andrea Solórzano
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y amante del cine. Creo en la importancia de educarnos y comprender todos los aspectos de la colectividad e individualidad, desde los derechos humanos, la política, la economía, las ciencias exactas y sociales hasta el arte; especialmente desde un punto de vista humano para formar una sociedad más consciente y empática.
Artículo anteriorConflicto en Sololá: En Nahualá no hay narcotráfico, pero sí crimen organizado
Artículo siguienteCon voto mayoritario de PGN, Ferrovías firmará contrato con mexicana Remed