DURO GOLPE PARA LA ECONOMÍA

Industria alemana alerta de los riesgos de rescindir pacto con Irán

Berlín
Agencia (dpa)

La industria alemana alertó hoy de los efectos que traería consigo para la economía del país la rescisión del acuerdo nuclear que la comunidad internacional selló con Irán en 2015 y que el presidente estadounidense, Donald Trump, criticó duramente ayer durante su discurso en la Asamblea de la ONU.

“Tal medida sería un duro golpe para la economía alemana”, aseguró hoy en declaraciones a dpa, Volker Treier, responsable de economía exterior de la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria alemana (DIHK).

En caso de que Trump se manifestase contrario al pacto en una comparecencia prevista para mediados de octubre, el Congreso de Estados Unidos reintroduciría las sanciones completas a Irán en un plazo de 60 días.

“En la práctica, esto sería el fin del acuerdo nuclear a través de Estados Unidos”, valoró Treier. Esto conduciría a una red de sanciones muy compleja para las empresas alemanas y europeas que conllevaría grandes pérdidas económicas, agregó.

El presidente estadounidense aprovechó ayer su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU para arremeter contra Irán. Trump tiene de plazo hasta el próximo 15 de octubre para comunicar al Congreso si mantiene el pacto nuclear con el país árabe.

Desde la industria alemana advierten de que el abandono del acuerdo nuclear supondría cercenar el gran potencial que ofrecen las relaciones comerciales con Irán, restablecidas desde 2015.

Además, su supresión añadiría mayor incertidumbre al futuro de empresas que en estos dos últimos dos años retomaron sus negocios con Irán.

Según datos facilitados por la DIHK, las relaciones comerciales entre Alemania e Irán aumentaron notablemente desde el levantamiento de sanciones económicas en enero de 2016. Desde enero a julio de 2017, el comercio exterior entre los dos países aumentó un 23 por ciento en relación al mismo periodo del año anterior, hasta los 1 mil 800 millones de euros (2 mil 160 millones de dólares)

Berlín vendió mercancías a Teherán por valor de 1 mil 600 millones de euros, mientras que viceversa el volumen de venta ascendió a 231 millones de euros.