Identifican un fósil de pájaro moderno que vivió entre los dinosaurios

Un equipo internacional de paleontólogos ha identificado el fósil más antiguo de un pájaro moderno encontrado hasta la fecha, que data de la edad de los dinosaurios. Foto la hora: Phillip Krzeminski / Europa Press/Dpa.

MADRID
Agencia dpa / (Europa Press) –

Un equipo internacional de paleontólogos ha identificado el fósil más antiguo de un pájaro moderno encontrado hasta la fecha, que data de la edad de los dinosaurios, según publican en la revista ‘Nature’.

El espectacular fósil, apodado cariñosamente ‘Wonderchicken’, incluye un cráneo casi completo, escondido dentro de piezas indescriptibles de roca, y data de menos de un millón de años antes del impacto del asteroide que eliminó a todos los dinosaurios grandes.

El equipo, dirigido por la Universidad de Cambridge, cree que el nuevo fósil ayuda a aclarar por qué las aves sobrevivieron al evento de extinción masiva al final del período Cretácico, mientras que los dinosaurios gigantes no lo hicieron.

El análisis detallado del cráneo muestra que combina muchas características comunes a las aves modernas con aspecto de pollo y pato, lo que sugiere que el ‘Wonderchicken’ está cerca del último ancestro común de los pollos y patos modernos. El fósil se encontró en una cantera de piedra caliza cerca de la frontera belga-holandesa, convirtiéndolo en el primer pájaro moderno de la era de los dinosaurios que se encuentra en el hemisferio norte.

El fósil no parece mucho a primera vista, con solo unos pequeños fragmentos de hueso de pata que salen de un pedazo de roca del tamaño de una baraja de cartas. Pero incluso esos huesos pequeños atrajeron el interés de los investigadores, ya que los fósiles de aves desde este punto en la historia de la Tierra son muy raros.

Utilizando tomografías computarizadas de rayos X de alta resolución, los investigadores observaron a través de la roca para ver qué había debajo de la superficie. Lo que vieron, a solo un milímetro debajo de la roca, fue el hallazgo de toda una vida: un cráneo de pájaro de 66,7 millones de años casi completo.

“El momento en que vi por primera vez lo que había debajo de la roca fue el momento más emocionante de mi carrera científica –asegura el doctor Daniel Field, del Departamento de Ciencias de la Tierra de Cambridge, quien dirigió la investigación–. Este es uno de los cráneos de aves fósiles mejor conservados de cualquier edad, desde cualquier parte del mundo. Casi tuvimos que pellizcarnos cuando lo vimos, sabiendo que era de un momento tan importante en la historia de la Tierra”.

“La capacidad de escanear fósiles por tomografía computarizada, como podemos hacerlo en el Centro de Biotomografía de Cambridge, ha transformado por completo la forma en que estudiamos paleontología en el siglo XXI”, celebra.

“Encontrar el cráneo me dejó boquiabierto –reconoce el coautor Juan Benito, también de Cambridge, que estaba haciendo una tomografía computarizada de los fósiles con Field cuando se descubrió el cráneo–. Sin estos escaneos de vanguardia, nunca hubiéramos sabido que estábamos sosteniendo el cráneo de pájaro moderno más antiguo del mundo”.

El cráneo, a pesar de su antigüedad, es claramente reconocible como un pájaro moderno. Combina muchas características comunes al grupo que incluye pollos y patos vivos, un grupo llamado ‘Galloanserae’. Field describe el cráneo como una especie de mezcla entre pollo y pato.

“Los orígenes de la diversidad de las aves vivas están envueltos en misterio: aparte de saber que las aves modernas surgieron en algún momento hacia el final de la era de los dinosaurios, tenemos muy poca evidencia fósil de ellos hasta después del impacto del asteroide –precisa el co-autor Albert Chen, estudiante de doctorado en Cambridge–. Este fósil proporciona nuestro primer vistazo directo de cómo eran las aves modernas durante las etapas iniciales de su historia evolutiva”.

Si bien el fósil se conoce coloquialmente como ‘Wonderchicken’, los investigadores le han dado el nombre un poco más elegante de ‘Asteriornis’, en referencia a Asteria, la diosa griega Titán de las estrellas fugaces.

“Pensamos que era un nombre apropiado para una criatura que vivía justo antes del impacto del asteroide del Cretácico final –explica el coautor, el doctor Daniel Ksepka, del Museo Bruce en Greenwich (Connecticut)–. En la mitología griega, Asteria se transforma en una codorniz, y creemos que Asteriornis era cercana al ancestro común que hoy incluye codornices, así como pollos y patos”.

El hecho de que ‘Asteriornis’ fue encontrado en Europa es otra cosa que lo hace tan extraordinario. “El registro fósil tardío del Cretáceo de aves de Europa es extremadamente escaso –explica el coautor doctor John Jagt del Museo Natuurhistorische en Maastricht (Países Bajos)–. Su descubrimiento proporciona algunas de las primeras pruebas de que Europa fue un área clave en la historia evolutiva temprana de las aves modernas”.

“Este fósil nos dice que al principio, al menos algunas aves modernas eran aves de cuerpo pequeño que habitaban en el suelo y vivían cerca de la orilla del mar –prosigue Field–. “El ‘Asteriornis’ ahora nos da una imagen de búsqueda de futuros descubrimientos de fósiles, es de esperar que marque el comienzo de una nueva era de hallazgos de fósiles que ayuden a aclarar cómo, cuándo y dónde evolucionaron las aves modernas”.