I. Forma del paciente con coronavirus

Los pacientes con infección por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) pueden experimentar una variedad de manifestaciones clínicas, desde la ausencia de síntomas hasta la enfermedad crítica. Foto la hora: Ap

Alfonso Mata
Lo primero: clasificarlos
Los pacientes con infección por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) pueden experimentar una variedad de manifestaciones clínicas, desde la ausencia de síntomas hasta la enfermedad crítica. Entonces es de deducir que según la presentación clínica que se tenga, lo que se llama la gravedad de la enfermedad, se le clasificará y tratará.

Sin embargo, los criterios para cada categoría pueden superponerse o variar de acuerdo a como mejora el conocimiento médico de la enfermedad, siendo importante también, que el estado clínico de un paciente, puede cambiar con el tiempo.

 Infección asintomática o presintomática: personas que dan positivo en la prueba de SARS-CoV-2 mediante una prueba virológica (es decir, una prueba de amplificación de ácido nucleico o una prueba de antígeno) pero que no presentan síntomas que sean compatibles con COVID-19.
 Enfermedad leve: personas que tienen cualquiera de los diversos signos y síntomas de COVID-19 (por ejemplo, fiebre, tos, dolor de garganta, malestar, dolor de cabeza, dolor muscular, náuseas, vómitos, diarrea, pérdida del gusto y el olfato) pero que no tiene dificultad para respirar, disnea o imágenes anormales del tórax.
 Enfermedad moderada: individuos que muestran evidencia de enfermedad de las vías respiratorias inferiores durante la evaluación clínica o las imágenes y que tienen una saturación de oxígeno (SpO 2 ) ≥94% en el aire ambiente al nivel del mar.
 Enfermedad grave: individuos que tienen SpO 2 <94% en el aire ambiente al nivel del mar, una relación entre la presión parcial arterial de oxígeno y la fracción de oxígeno inspirado (PaO 2 / FiO 2 ) <300 mm Hg, frecuencia respiratoria> 30 respiraciones / min o infiltrados pulmonares> 50%. Estas pruebas solo las pueden hacer en centros hospitalarios
 Enfermedad crítica: individuos que tienen insuficiencia respiratoria, shock séptico y / o disfunción multiorgánica.

Los pacientes con ciertas comorbilidades subyacentes estén bien o mal tratados y controlados, tienen un mayor riesgo de progresar a COVID-19 grave. Estas comorbilidades incluyen tener 65 años o más; tener enfermedad cardiovascular, enfermedad pulmonar crónica, enfermedad de células falciformes, diabetes, cáncer, obesidad o enfermedad renal crónica; estar embarazada; ser fumador; y ser receptor de trasplante o terapia inmunosupresora. Estos pacientes deben buscar que el personal de salud ya sea público o privado les monitoree de cerca hasta que se logre la recuperación clínica.

Qué se estudia en los pacientes con infección sintomática

La técnica de imagenología pulmonar óptima aún no se ha definido para las personas con infección sintomática por SARS-CoV-2. La evaluación inicial de estos pacientes, puede incluir una radiografía de tórax, una ecografía o, si está indicado, una tomografía computarizada. Se debe realizar un electrocardiograma si está indicado. Las pruebas de laboratorio incluyen: un hemograma completo con diferencial y un perfil metabólico, incluidas pruebas de función hepática y renal. Si bien no es parte de la atención estándar, la medición de los niveles de marcadores inflamatorios como la proteína C reactiva (PCR), el dímero D y la ferritina pueden tener valor pronóstico.

Las definiciones de las categorías de gravedad de la enfermedad enumeradas anteriormente también se aplican a las pacientes embarazadas. Sin embargo, el umbral para ciertas intervenciones puede ser diferente para pacientes embarazadas y no embarazadas. Por ejemplo, se recomienda la suplementación de oxígeno para pacientes embarazadas cuando la SpO 2 cae por debajo del 95% en el aire ambiente al nivel del mar para adaptarse a los cambios fisiológicos en la demanda de oxígeno durante el embarazo y para asegurar un suministro adecuado de oxígeno al feto.

Si se utilizan parámetros de laboratorio para el seguimiento y para las intervenciones, los médicos deben saber que los cambios fisiológicos normales durante el embarazo pueden alterar varios valores de laboratorio. En general, el recuento de células leucocitarias aumenta durante la gestación y el parto y alcanza su punto máximo durante el período posparto inmediato. Esto se debe principalmente a la neutrofilia. Los niveles de dímero D y PCR también aumentan durante el embarazo y suelen ser más altos en pacientes embarazadas que en pacientes no embarazadas.

En los pacientes pediátricos, las anomalías radiográficas son comunes y, en su mayor parte, no deberían ser el único criterio utilizado para determinar la gravedad de la categoría de la enfermedad. Los valores normales de la frecuencia respiratoria también varían con la edad en los niños; por tanto, la hipoxia debería ser el criterio principal utilizado para definir una enfermedad grave, especialmente en los niños más pequeños. En una pequeña cantidad de niños y en algunos adultos jóvenes, la infección por SARS-CoV-2 puede ir seguida de una afección inflamatoria grave llamada síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C).

Los problemas orgánicos y lo que los define
Infección asintomática o presintomática
Puede ocurrir una infección asintomática por SARS-CoV-2, aunque el porcentaje de pacientes que permanecen verdaderamente asintomáticos durante el curso de la infección es variable y no está completamente definido. No está claro qué porcentaje de personas que presentan una infección asintomática progresan a la enfermedad clínica. Se ha informado que algunos individuos asintomáticos, tienen hallazgos radiográficos objetivos que son compatibles con la neumonía COVID-19. La disponibilidad de pruebas virológicas generalizadas para SARS-CoV-2 y el desarrollo de ensayos serológicos confiables para anticuerpos contra el virus ayudarán a determinar la verdadera prevalencia de infección asintomática y presintomática.

Enfermedad leve
Los pacientes con enfermedad leve pueden presentar una variedad de signos y síntomas (p. Ej., Fiebre, tos, dolor de garganta, malestar, dolor de cabeza, dolor muscular, náuseas, vómitos, diarrea, pérdida del gusto y el olfato). No tienen dificultad para respirar, disnea de esfuerzo o imágenes anormales. La mayoría de los pacientes con enfermedades leves se pueden tratar en un entorno ambulatorio o en el hogar mediante visitas telefónicas o por telemedicina. No se indican de forma rutinaria estudios por imágenes ni evaluaciones de laboratorio específicas en pacientes por lo demás sanos con COVID-19 leve. Los pacientes de edad avanzada y aquellos con comorbilidades subyacentes tienen un mayor riesgo de progresión de la enfermedad; por lo tanto, se deben monitorear de cerca a estos pacientes hasta que se logre la recuperación clínica.

Enfermedad moderada
La enfermedad moderada se define como evidencia de enfermedad de las vías respiratorias inferiores durante la evaluación clínica o la imagenología, con una SpO 2 ≥94% en el aire ambiente al nivel del mar. Dado que la enfermedad pulmonar puede progresar rápidamente en pacientes con COVID-19, los pacientes con enfermedad moderada deben ser monitoreados de cerca y el medico podrá dirimir el mejor tratamiento en el caso y descartar otras infecciones sobreañadidas.

Enfermedad severa
Se considera que los pacientes con COVID-19 tienen una enfermedad grave si tienen SpO 2 <94% en el aire ambiente al nivel del mar, una frecuencia respiratoria de> 30 respiraciones / min, PaO 2 / FiO 2 <300 mm Hg o infiltrados pulmonares> 50%. Estos pacientes pueden experimentar un rápido deterioro clínico. La terapia de oxígeno debe administrarse inmediatamente usando una cánula nasal o un dispositivo de oxígeno de alto flujo.

Enfermedad crítica
Los pacientes críticamente enfermos pueden tener síndrome de dificultad respiratoria aguda, choque séptico que puede representar choque distributivo inducido por virus, disfunción cardíaca, elevación de los niveles de múltiples citocinas inflamatorias que provocan una tormenta de citocinas y / o exacerbación de comorbilidades subyacentes. Además de la enfermedad pulmonar, los pacientes con enfermedad crítica también pueden experimentar enfermedades cardíacas, hepáticas, renales, del sistema nervioso central o trombóticas.

Al igual que con cualquier paciente en la unidad de cuidados intensivos (UCI), el manejo clínico exitoso de un paciente con COVID-19 incluye tratar tanto la condición médica que inicialmente resultó en la admisión en la UCI como otras comorbilidades y complicaciones nosocomiales.