CUANDO NO SE PUEDE PAGAR POR SALUD, UN HOSPITAL PÚBLICO ES LA OPCIÓN

Hospitales: si el San Juan de Dios está mal, ¿cómo estará el resto?


Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

A diario decenas de personas viajan desde el interior del país y zonas aledañas a la ciudad capital para recibir atención médica en el Hospital General San Juan de Dios (HGSJD), uno de los dos más grandes del sistema de salud que enfrenta grandes obstáculos para brindar un servicio de calidad a personas cuya única opción a sus dolencias es acudir a un hospital público. Sin embargo, el descuido en el que se encuentra el Hospital puede tener resultados contraproducentes para los pacientes y la gran pregunta es ¿si el Hospital General, ubicado en la capital, con más asignación que el resto está así, qué se puede esperar de los demás hospitales nacionales, en especial los del Interior?

El Hospital General San Juan de Dios (HGSJD) es uno de los nosocomios más grandes de Guatemala a donde llegan cientos de pacientes de los 22 departamentos para recibir atención médica en la consulta externa y emergencias.

Para el próximo año ese hospital se estima que reciba Q630 millones aunque el dato aún no es oficial. Este año el presupuesto fue de Q554 millones.

Según el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), hasta este año el hospital que tenía más presupuesto era el Roosevelt con Q643 millones y el que menos recibió fue el de Barillas en Huehuetenango, con Q3 millones.

La Hora visitó el Hospital a fin de observar en qué condiciones reciben atención las personas que acuden al lugar.

Todos los días, de lunes a viernes, personas de todas las edades aguardan en fila a las afueras del hospital. Ahí, vendedores informales ofrecen alimentos a quienes esperan ingresar mientras que algunos llevan sillas para hacer menos tediosa la espera.

Pacientes relataron a La Hora que con tal de llegar a tiempo para recibir atención deben salir de sus viviendas incluso con tres horas de anticipación.

El FACTOR HUMANO

Rigoberto Rodríguez, quien reside en el kilómetro 11.5 de la ruta que conduce hacia San Pedro Ayampuc, explicó que salió de su vivienda a las 4 de la mañana y para llegar debió trasbordar hasta tres buses para que lo dejaran cerca.

Rodríguez dijo que asiste a consultas médicas a ese lugar desde 2013 cuando se sometió a una cirugía delicada pues le detectaron un tumor en la cabeza que requería de una operación.

“A mí me detectaron un tumor a principios de 2013 aquí –HGSJD-, al principio me daba miedo, pero la verdad no he tenido mala experiencia, ya había venido y me puse en manos de los doctores porque son de lo mejor que tienen, hasta mejor que en un lugar privado”, dijo.

De acuerdo con Rodríguez su recuperación fue lenta y gastó un estimado de Q12 mil en medicinas pero logró superar su enfermedad. “Por fe yo vine a este hospital y siempre me han tratado bien, y por eso me vengo desde mi casa para acá, la verdad que vale la pena a pesar de lo que uno escucha de los problemas que tienen”, anotó.

Debido a ese procedimiento quirúrgico que le efectuaron, sus visitas son constantes al nosocomio. La mañana en que fue entrevistado esperaba turno junto a unas 150 personas.

En la misma fila se encontraba María Gutiérrez, quien junto a su esposo viajó desde Cuilapa Santa Rosa, para ser atendida. Según Gutiérrez, en el último mes han viajado al menos 4 veces por molestias que ha experimentado en sus articulaciones.

Si bien reconoce que cerca de su vivienda está ubicado el Hospital Nacional de Cuilapa, una mala experiencia con una cesárea hace que prefiera viajar decenas de kilómetros para ser atendida por un médico en la ciudad capital.

“Allá está el hospital de Cuilapa, pero yo tuve una mala experiencia con una cesárea, entonces mi esposo me dijo desde esa vez que ya no íbamos a ir ahí y que mejor lo hiciéramos aquí, no es que sea lo mejor que exista pero si mejor que allá”, relató.

A pesar de que reconoce que la atención no ha sido mala en comparación al otro nosocomio, la entrevistada sí cree que existen muchos problemas que atribuye a la falta de atención de las autoridades a un sistema del que todos hacen uso. “No le prestan atención a esto y por la noticias se ve que si hay cosas que no están bien”, señaló.

Zoila Ramírez junto a su hijo de 9 años salió de su casa también ubicada en la carretera a San Pedro Ayampuc a las 4:30 de la mañana. La razón, hace algunos días ha sentido molestias frecuentes en los músculos y le preocupa pues no puede realizar su trabajo con tranquilidad.

Mientras La Hora conversaba con Ramírez, otra persona que se identificó como Luisa Puac explicó que reside en una zona aledaña de la ciudad, por lo que trasladarse al lugar no es tan complicado como en otros casos. Ambos apuntaron a que no han experimentado problemas y la atención que han recibido es buena.

No obstante, aseguraron que escuchar noticias como la de una paciente que murió al quedarse atrapada en un elevador por varias horas les causa temor, pero la buena atención y tratamiento equiparan su experiencia.

Para verificar las condiciones en que los pacientes reciben a diario tratamiento en ese lugar, este vespertino, solicitó acceso a ese nosocomio para realizar un recorrido en el que se comprobó las condiciones

ELEVADORES CLAUSURADOS

Para comprobar la situación del nosocomio para este reportaje, el equipo de La Hora realizó un recorrido con la encargada de la oficina de Comunicación Social. Se pudo observar que algunos pacientes eran trasladados en camillas por visitantes y enfermeros en algunos de los elevadores que todavía funcionaban, otros tenían un letrero que señalaba que estaban fuera de servicio.

Posteriormente se pudo comprobar las condiciones de uno de los elevadores del hospital que presentaba un movimiento fuera de lo normal. Una persona que sostenía la puerta para que lograran ingresar más personas mencionó que lo hacía para que no se cerrara repentinamente y lastimara a alguien.

El cuarto de máquinas del hospital, que se encuentra en el sexto nivel, tiene el control de los ascensores del lugar. De acuerdo a un trabajador el mismo es administrado por la empresa encargada del mantenimiento, ahí unas camas y colchones en desuso también están almacenados.

En el elevador del sexto nivel, donde una paciente junto a dos enfermeras quedaron atrapadas por cuatro horas, se pudo observar que además utilizado para transportar basura. Según una denuncia de la PDH, la paciente murió 15 minutos después de haber sido sacadas del ascensor.

Según informó el director del Hospital, Juan Antonio Villeda, se habilitaron tres elevadores y uno más para carga, luego de clausurarse todos por varias horas, “mientras no garanticemos la seguridad para quienes los usen”. Ese mismo día La Hora también presenció cuando se produjo otro incidente en un elevador y que requirió el apoyo de los Bomberos Municipales para rescatar a las personas que quedaron atrapadas.

OTRAS ÁREAS

En el recorrido se observó que algunas áreas del primer nivel permanecían sin luz eléctrica, algunas por intervalos.

A las condiciones ya mencionadas resaltan aspectos como el olor penetrante a fármacos, que es más fuerte en los elevadores.

Más adelante, en la cocina un grupo de mujeres preparaba los alimentos para los 892 pacientes del nosocomio. Algunas vertían verduras en recipientes mientras que otras picaban frutas. Los alimentos serían servidos en el almuerzo y su preparación inicia varias horas antes. La Hora también visitó el área de la consulta externa, donde decenas de personas que hacían fila por la mañana ingresaron. A los pacientes se les puede ver caminando en diferentes direcciones mientras que otros permanecían inmóviles en sillas de ruedas o en asientos esperando su turno para ser atendidos. Un estimado de 125 a 150 médicos atiende en la consulta externa.

A pesar de que se observa afluencia, la comunicadora hizo ver que gran parte de los pacientes ya habían sido atendidos.

Adicional al tumulto de personas aglomeradas se observó al menos a tres guardias del Sistema Penitenciario adentro, que aguardaban a que privados de libertad fueran atendidos.

En ese mismo hospital iba a ser atendido el empresario Gustavo Alejos, el pasado 2 de diciembre. Alejos iba acompañado por guardias del SP pero no fue atendido por ser el “Día del Médico”.

La atención de privados de libertad en ese Hospital generó controversia este año. En septiembre pasado una mujer fue detenida en ese nosocomio por portar un arma de fuego. Las autoridades creen que iba a atacar a un recluso que estaba siendo atendido en ese lugar.

YA NO HAY ESPACIO

El director del HGSJD explicó que a diario reciben un estimado de 1,200 pacientes que esperan atención médica de consulta externa, adicional a otros 500 que son recibidos en la Unidad de Emergencias.

Además, en promedio se realizan 70 procedimientos de cirugías, de las cuales 20 son programadas y el resto corresponden a emergencias. En la actualidad, 892 pacientes permanecen internados y 86 más pertenecen al área de cuidados intensivos.

Villeda aseveró que un 60 por ciento del presupuesto está dirigido a salarios, en tanto el resto es dirigido a su funcionamiento. El mantenimiento es una de las principales deficiencias, indicó.

“Nos encontramos con quirófanos en mal estado, calderas, lavadoras, los ascensores que son quizá uno de los principales debilidades del hospital por muchísimos años y que no se les ha puesto atención”, apuntó.

El galeno recordó que el Hospital fue inaugurado en 1983 y desde entonces la falta de mantenimiento parecer ser una constante, “el principal problema es el abandono de su infraestructura física y de equipamiento” dijo.

La falta de ordenamiento a causa del abandono de la infraestructura ha ocasionado que espacios que serían útiles para la hospitalización y atención de pacientes sean utilizados de forma inadecuada, indicó.

Villeda hizo énfasis en que la demanda de servicios cada día aumenta considerablemente “ya no tenemos espacio, estamos con emergencia saturada, servicios saturados, largas listas de espera quirúrgicas principalmente en traumatología de pacientes que ingresaron hace dos o tres meses”.

El entrevistado comentó que para mejorar la atención que brindan están trabajando en cuatro ejes considerados estratégicos y constituidos por la cultura institucional, la prestación de servicios, la enseñanza y de investigación.

LA SALUD NUNCA HA SIDO PRIORIDAD

A decir de Villeda, lo que se puede evidenciar en el HGSJD es el reflejo de lo que sucede en el resto de hospitales porque “la salud nunca ha sido un tema prioritario como Estado”.

El problema por otro lado destacó que no se trata de solo invertir sino que también en la capacidad de ejecución. Cuando asumió en la dirección en octubre pasado encontró cerca de Q120 millones sin ejecutar.

Para atender a los privados de libertad señaló que se está trabajando en una clínica ambulatoria para quienes no necesitan hospitalización y con la finalidad de evitar que “deambulen” por el hospital.

“El personal en general experimenta situaciones muy comprometidas para su integridad física porque no siempre tenemos un buen comportamiento de parte de ellos, además de la presencia de guardas penitenciarios y PNC, que tenemos que coexistir con ellos en ambientes que además están saturados“, señaló.

Las malas condiciones del hospital las atribuyó no a las autoridades sino al sistema porque considera que la administración pública no se ha logrado profesionalizar de una forma adecuada y no ha logrado formar directores y gerentes con el aprendizaje requerido.

SITUACIÓN EN HOSPITALES DEPARTAMENTALES ES PRECARIA

Alejandra Contreras, del Instituto Centroamericano en Estudios Fiscales (Icefi), opinó que considerando el estado de ese hospital en comparación al resto se puede decir que en general el sistema de salud está en condiciones precarias.

“Los mismos problemas estructurales que afectan al sistema desembocan en la situación a la que se ha llegado, para el caso de los hospitales departamentales la situación es bastante adversa en temas de mantenimiento e infraestructura, en la dotación de insumos, inclusive en la disponibilidad de suficiente personal”, dijo.

Contreras señala que la situación en hospitales también es consecuencia de la desatención del primer y segundo nivel de atención y que “los hospitales se saturan”.

La analista aseveró que los cambios de fondo que se necesitan en el sistema necesitan de una estrategia integral con diferentes acciones, dentro de lo que se debe considerar mejoras del primer y segundo nivel de atención porque puede ayudar a descargar la demanda que tienen los nosocomios.

Contreras aseguró que si bien son acciones de procesos, también se necesita que algunas sean inmediatas, en las que se debe evaluar el tema de la infraestructura y analizar si es lo que necesita el país. “Son hospitales que se han construido desde hace mucho tiempo”.

HOSPITALES NO SON SOLO PORCENTAJES DE ABASTECIMIENTO

Zulma Calderón, jefa de supervisión hospitalaria de la PDH, aseveró que la crisis del hospital no es nueva y que han visibilizado sus problemas desde hace más de tres años.

“Venimos desde hace más de tres años manifestando que el hospital se encuentra en crisis”, enfatizó.

Calderón también señaló que los hospitales no son solo porcentajes de abastecimiento, necesitan tener rubro de mantenimiento presupuesto a todo el equipo, sin los cuales los hospitales y servicios de salud no pueden funcionar.

Mientras que la experta en salud Elena Hurtado destacó que es necesario fortalecer el primer nivel de atención en salud pues si se logra, la cantidad de personas que lleguen a un tercer nivel, que es constituido por hospitales, disminuya.

Asimismo destacó que las autoridades también deberían considerar un ordenamiento de los empleados porque “la corrupción es seguramente un tema que también está afectando” y opinó que es posible en todos los hospitales exista una fuga de recursos.

EL CASO DE LA PACIENTE DEL ELEVADOR

Según informó la PDH, una paciente que ingresó a ese nosocomio el pasado 25 de noviembre presentaba un diagnóstico por una enfermedad crónica que le conllevó complicaciones secundarias. La mujer fue ubicada en el sexto nivel sin que se considerara su estado como crítico.

No obstante, la mujer presentó una complicación días después por lo que requería atención médica de otro tipo y era necesario trasladarla hacia otra área, pero al ingresar al elevador el mismo se detuvo entre el quinto y sexto nivel.

La mujer estaba acompañada de dos personas que tampoco lograron salir del lugar por espacio de varias horas. Al salir del elevador la mujer falleció quince minutos después. El hecho habría ocurrido de madrugada.

Ingeniería Industrial, S.A., la empresa encargada del mantenimiento de 8 elevadores de ese nosocomio respondió que poseen un contrato por cuatro meses que iniciaron a partir del 1 de septiembre y que finaliza el 31 de diciembre de 2016, con un costo de Q90 mil.

De acuerdo a esa empresa, el personal que está disponible para el mantenimiento de los elevadores está disponible de lunes a viernes en un horario de 8 la mañana a 4 de la tarde mientras los sábados es de 8 a 12 del mediodía.

De ocurrir una emergencia en otro horario, señalan que se “colabora” con las llamadas de emergencia pues el contrato no especifica con ninguna cláusula que deben atenderla.

Por otro lado Erick García, gerente técnico de esa empresa, señaló que hace dos años presentaron un informe que señalaba que las condiciones de los elevadores presentaban un riesgo, y lo recomendable era un cambio total.

El director del HGSJD aseveró que existe un contrato con una empresa que se encarga del mantenimiento de los elevadores y que debería tener 8 ascensores en buen estado, no obstante ese número es variable porque hay ocasiones en que solo algunos funcionan.

La falta de funcionamiento de los ascensores también se le atribuye a que además de la falta de mantenimiento el personal no lo cuida al sobrecargarlos o utilizarlos para transportar basura, “los que son para pacientes los usan para transportar cargas”, dijo Villeda.

Según el director, lo sucedido en este caso es considerado como una de las consecuencias del abandono del nosocomio en donde incluso subir a un elevador no da confianza.

CIFRAS

Q554 millones tiene de presupuesto para este año el nosocomio.
Abastecimiento 90%
Trabajadores 3,479.
Médicos 500
A diario realizan 70 cirugías, entre programadas y de emergencia
978 pacientes permanecen internados
1,200 pacientes son recibidos a diario en la consulta externa.
500 personas requieren de servicios de emergencia.
Entre 125 a 150 médicos atienden en el área de consulta externa.