Inicio Opinión Opinión Polí­tica y dobles valores (I)

Polí­tica y dobles valores (I)

por -
0 621
Polí­tica y dobles valores (I)

La í‰tica es un conjunto de valores humanos comunitarios aceptados como buenos por la colectividad. Forman parte de la í‰tica dos disciplinas: La Axiologí­a y la Deontologí­a: la primera es la teorí­a de los valores y, la segunda, la teorí­a de los deberes. La Polí­tica es la disciplina del buen gobierno. En la humanidad ha habido dos corrientes: la maquiavélica, que sostiene “que el fin justifica los medios”, razón por la cual no debe haber ví­nculo entre í‰tica y Polí­tica; la otra corriente, afirma que si en las relaciones personales deben observarse principios morales y éticos, con mayor razón en Polí­tica, cuyo objetivo es el bien, no sólo de la comunidad nacional, sino también internación, razón por la cual debe existir ví­nculo estrecho entre Polí­tica y í‰tica. Quien esto escribe suscribe esa tesis.

Alfonso Bauer

En estos dí­as los medios de comunicación han expuesto dos casos relacionados con dos destacadas personalidades de la polí­tica nacional: el primero, el del abogado del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala y el otro el de la candidata presidencial Rigoberta Menchú Tum. Y otro caso, el del cubano antirrevolucionario Luis Posada Carriles, los cuales comentaré muy brevemente por falta de espacio.

Caso del abogado del STEG. í‰l es el licenciado Enrique Torres Lezama, experto en Derecho del Trabajo, quien en los años 60 del siglo pasado fuera uno de mis mejores alumnos en la Facultad de Derecho de la USAC, siendo él del grupo de la Democracia Cristiana, entonces, pero con el transcurso del tiempo avanzó más hacia la izquierda y tuve el gusto de trabajar con él en favor de los refugiados guatemaltecos en México y en otras actividades de carácter social, en contra del terrorismo de Estado de los gobiernos contrainsurgentes. Por eso siempre le he apreciado y hemos mantenido buena amistad.

Pero hace pocos dí­as un diario le imputa que al suscribirse el Pacto Colectivo, entre los maestros de educación pública y el Ministerio de Educación, cobrará de honorarios Q35 millones, suma excesiva. Inmediatamente me comuniqué con él y me aseguró que él jamás recibirí­a semejante suma, porque la decisión tomada por el STEG, estando él de acuerdo, si logran ese pago se invertirí­a en la constitución de una fundación que fortalezca al Sindicato, cuya lucha ha sido la de impedir la privatización de la educación pública, porque ésta es perjudicial a los educandos y a la sociedad en general, para sólo preparar a futuros auxiliares de los empresarios del capitalismo nacional salvaje y del más bárbaro capitalismo de las empresas transnacionales del paí­s de las barras y las estrellas, éstas para iluminar el imperio y las barras para aprisionarnos a los habitantes de los paí­ses al sur de sus fronteras en este continente y en otros del mundo.

Es admisible y deseable que el Sindicato se fortalezca, pero los maestros deben exigir la eliminación del proceso de privatización, porque hay modalidades engañosas que se publicitan como de participación democrática en el sistema de la educación nacional ? como el PRODERE y el acompañamiento de ciertas ONGS ? que son formas disimuladas de privatización.

No tengo por qué dudar que mi apreciado colega Quique Torres actúe en esa lí­nea, porque de no hacerlo así­ renegarí­a de su pasado correcto y al servicio de la colectividad. Continuará.

Recomendados