Inicio Cultura Agenda cultural Pero, ¡qué año tan triste!

Pero, ¡qué año tan triste!

por -
0 1271
Pero, ¡qué año tan triste!

Al final de cada año es común que se haga revista de las muertes que han acontecido a lo largo de 12 meses. Sin embargo, con el deceso, en esta semana, del mimo francés Marcel Marceau no ha sido necesario esperar hasta diciembre para identificar que 2007 ha sido uno de los años más tristes para la historia del arte, ya que se han perdido las figuras máximas de ciertas disciplinas (Pavarotti para la ópera; Marceau, para el mimodrama; Rostropóvich, para el violoncello, o Kapu?ci?ski para el periodismo).

Mario Cordero
mcordero@lahora.com.gt

Aunado a esto, recordamos a otras figuras también importantes, sobre todo porque en Diario La Hora nos hemos mostrado susceptibles también por el fallecimiento de nuestro colaborador cercano, el escritor y periodista Alfonso Enrique Barrientos, justamente hace una semana.

Yvonne De Carlo (1922-2007)

Murió el 8 de enero, convirtiéndose en la primera muerte lamentable a nivel mundial. Actriz canadiense, pero que alcanzó el éxito en Estados Unidos. Su fama radica en haber participado en la serie televisiva “The Munster”, que les enseñó a los pasivos televidentes de Estados Unidos que las familias de “monstruos” en realidad eran más afines a sí­ mismos que las moralizantes familias en donde no pasaba nunca nada extraordinario.

Ryszard Kapu?ci?ski (1932-2007)

Murió el 23 de enero. Este periodista polaco revolucionó la concepción de los medios escritos. Viajero incansable, demostró que lo más valioso de la noticia siempre es el aspecto humano. Lo demostró en carne propia, conviviendo muchas veces con las ví­ctimas de las guerras, las dictaduras y los desastres naturales, escribiendo sus crónicas periodí­sticas con una visión “desde adentro” de hecho noticioso.

Jean Baudrillard (1929-2007)

Murió el 6 de marzo. Filósofo y sociólogo, que fue fundamental para cimentar las teorí­as de la posmodernidad. Se le atribuye su intensa desconfianza de la realidad, puesto que él concebí­a que la verdad estaba siendo deformada por los grupos de poder a través de los medios de expresión y comunicación. Llegó, incluso, a dudar de la veracidad de la invasión de Irak, lo cual tuvo su parte de razón, puesto que indicaba que las imágenes transmitidas por los telenoticieros, especialmente CNN, era una visión de Estados Unidos que querí­an demostrar su poder al mundo.

Mstislav Rostropóvich (1927-2007)

Murió el 27 de abril. Violoncellista ruso, probablemente uno de los mejores de la época moderna. Estudió directamente de los grandes músicos de la revolución socialista soviética Dmitri Shostakovich y Serguéi Prokofiev. Pese a su simpatí­a por la Unión Soviética, defendió al arte sobre todas las cosas, llegando, incluso, a salir de su paí­s, para exiliarse en Estados Unidos. Fue una de las figuras clave para la democratización de Rusia. Se le recuerda por presagiar la caí­da del Muro de Berlí­n, tocando un concierto frente a esta barrera.

Otto-Raúl González (1921-2007)

Murió el 23 de junio. Escritor guatemalteco, exiliado por más de 50 años en México. Fue allí­ donde laboró la mayor parte de su obra literaria, logrando destacar no sólo en ese paí­s, sino que en Latinoamérica. Incluso fue traducido a varios idiomas. Fue uno de los escritores más prolí­ficos del paí­s. Su compromiso social era inherente a su calidad literaria, logrando hacer poesí­a de altos vuelos, sin que cayera en el panfletarismo.

Ingmar Bergman (1918-2007)

Murió el 30 de julio. Fue cineasta sueco, uno de los mejores de la historia del cine. Se le recuerda por desarrollar pelí­culas bastante afines al teatro, pero trayendo para sí­ mismo una gran riqueza simbólica para sus pelí­culas, las cuales están catalogadas entre las mejores. Su estilo cinematográfico era pausado, permitiendo la reflexión del espectador, para que éste digiriera el enorme simbolismo de sus pelí­culas.

Michelangelo Antonioni (1912-2007)

Murió el 30 de julio. Pese a que la noticia de su muerte se dio un dí­a después de la de su colega sueco Bergman, terminaron muriendo el mismo dí­a, fenómeno explicado por la diferencia de los husos de horarios. Este director italiano es uno de los grandes maestros del cine con profundidades psicológicas. Se aleja del neorrealismo italiano y de las tendencias de Federico Fellini, en el sentido que su obra era más í­ntima y personal, al contrario del cine de obreros y clases sociales bajas de los otros.

Francisco Umbral (1935-2007)

Murió el 28 de agosto. Fue un importante escritor español de los últimos años franquistas, y que logró mantenerse hasta la época. Su mayor aporte fue la muestra de que el periodismo, y sobre todo el de opinión, podí­a adquirir tintes literarios. Como pocos, publicaba extensas columnas en periódicos españoles, dejando muestras de un enorme humanismo. Aparte de su riqueza retórica y literaria de las columnas periodí­sticas, también demostró que lo más importante, siempre, es la persona, y no los problemas que aquejan al paí­s, por lo que siempre puso al ser humano al centro de sus escritos.

Luciano Pavarotti (1935-2007)

Murió el 6 de septiembre. Este tenor italiano destacó como ningún otro en el difí­cil arte de la ópera, no sólo por su voz, sino también por su calidad interpretativa en la actuación. Sin embargo, su más grande aporte es el haber popularizado la ópera, debido a su enorme carisma y por el cariño que le tení­a la gente. Además, logró conciliar la música popular con la ópera, logrando atraer al público de la primera a los escenarios de la segunda, y, por qué no, también logró que los artistas se preocuparan para que la ópera sea un arte popular.

Marcel Marceau (1923-2007)

Murió al inicio de esta semana, el 23 de septiembre. Mimo francés, que logró revivir este arte, que era considerado inferior dentro de los cí­rculos artí­sticos previo a que él apareciera. Al igual que Pavarotti con la ópera, Marceau logró llevar el mimodrama al público, haciendo que éste se interesara. Creó una gran escuela de seguidores. Su personaje creado, Bip, logró decir sin palabras muchas veces el sentir de la gente. Su expresión facial y corporal estaba al borde de la perfección, demostrando a los actores de todos los ámbitos que es posible dominar todo el cuerpo.

Recomendados

0 858

0 845