Inicio Deportes Otros deportes Nadal encabeza “Armada española” en US Open

Nadal encabeza “Armada española” en US Open

por -
0 320
Nadal encabeza “Armada española” en US Open

Rafael Nadal se mostrado bastante sólido en el US Open. FOTO LA HORA: AFP TIMOTHY A. CLARYe

El astro Rafael Nadal, número uno mundial, encabezó ayer el asalto de la “Armada española” a los octavos de final del Abierto de tenis de Estados Unidos, fase de la que quedaron eliminados el británico Andy Murray y el argentino David Nalbandian.


Un total de seis tenistas españoles estarán en la ronda de los 16 mejores, lo que empata el récord conseguido en 1998 en otro torneo de Grand Slam, el Roland Garros de Francia.

Nadal, Fernando Verdasco (N.8), David Ferrer (N.10), Feliciano López (N.23) y Tommny Robredo ingresaron en masa ayer en la cuarta ronda. El sábado se habí­a clasificado Albert Montañés (N.21).

La presencia de los cuatro primeros por la misma llave del cuadro masculino asegura que habrá al menos un español en semifinales de Flushing Meadows.

Nadal despachó en 1 hora y 59 minutos al francés Gilles Simon por 6-4, 6-4, 6-2, su victoria más tranquila en lo que va del torneo, y jugará por el pase a cuartos contra Feliciano López, al que le ha ganado 5 de 7 enfrentamientos.

El madrileño López avanzó casi sin sudar a octavos luego de que el ucranio Sergiy Stakhovsky se retirara por una lesión cuando iba perdiendo 6-3 y 4-0.

Nadal busca ser el séptimo hombre que completa el Grand Slam ganando los tí­tulos de los Abiertos de Australia, Francia, Wimbledon y Nueva York, y el más joven de todos en lograrlo.

La mayor sorpresa hasta ahora del certamen la ofreció el suizo Stanislas Wawrinka (N.25), que bajó al escocés Murray, cuarto favorito, con marcadores de 6-7 (3/7), 7-6 (7/4), 6-3, 6-3, para acceder a los octavos de final de un US Open por tercera vez en cinco apariciones.

Por el pasaje a cuartos Wawrinka topará con el estadounidense Sam Querrey (N.20), que dispuso del español Nicolás Almagro (N.14) por 6-3, 6-4, 6-4.

De su lado, el argentino Nalbandian cayó rendido ante Verdasco con parciales de 6-2, 3-6, 6-3, 6-2, acabando con él la última esperanza de Latinoamérica en este torneo.

“Me jodió no haberle impactado bien a la pelota en todo el partido. Habí­a un poco de viento que me afectó en el saque, pero lo principal es que no me sentí­ nunca en mi juego”, argumentó.

El cordobés pareció acusar una ligera molestia en el tobillo derecho, que se luxó en su segundo partido.

“Obviamente que esto del esguince te hace pensar un poco más de lo normal”, añadió, y agregó que “ganar o perder es consecuencia del tenis, lo que molesta es no haber podido encontrar mi juego hoy”.

Verdasco se medirá por el pase a cuartos con su compatriota David Ferrer, que venció 7-6 (7/2), 6-2, 6-2 al también ibérico Daniel Gimeno-Traver.

Tommy Robredo, 41 del ránking mundial, se benefició del retiro por enfermedad del francés Michael Llodra, y buscará el primer pase a cuartos de final en 10 asistencias a Flushing Meadow, cuando se mida al ruso Mijail Youzhny (N.12), vencedor del estadounidense John Isner (N.18) 6-4, 6-7 (7/9), 7-6 (7/5), 6-4.

En el cuadro femenino sellaron los primeros pasajes a cuartos de final la campeona del pasado año, la belga Kim Clisters (N.2), la estadounidense Venus Williams (N.3), la australiana Samantha Stosur (M.5) y la italiana Francesca Schiavone (N.6).

Clijsters, segunda favorita, despachó en menos de una hora a la serbia y ex número uno mundial Ana Ivanovic con un 6-2, 6-1, y por el pase a semifinal irá contra la australiana Samantha Stosur (N.5), vencedora de la rusa Elena Dementieva (N.12).

La reina de Flushing Meadows apenas permitió un quiebre, y volvió a jugar impecable con 16 errores no forzados. En sus cuatro partidos en este torneo no ha perdido aún un set.

“Tuve que acostumbrarme al viento, especialmente en el servicio. Cuando lo hice, entonces empecé a dictar el punto y a defender bien”, señaló la tenista valona al pie de la cancha minutos después de firmar su 18 victoria consecutiva en Flushing Meadows.

Venus Williams (N.3), campeona de 2000 y 2001, sofocó una rebelión de la israelita Sahar Peer en el primer set para vencerla 7-6 (7/3), 6-3, mientras Schiavone (N.6) superó a la rusa Anastasia Pavlyuchenkova (N.20) 6-3, 6-0 y Stosur a Dementieva por 6-3, 2-6, 7-6 (7/2).

Nueva York habla castellano


La boca que escupe demonios es del argentino David Nalbandian. La voz que le advierte, de Carlos Bernardes, el juez de silla. Y los oí­dos que quizás podrí­an sentirse maltratados si hasta ellos llegaran esas palabras son de Fernando Verdasco, aunque ayer, en Nueva York, templo de cemento, podrí­an haber sido los de cualquier otro tenista: mientras el madrileño vence al argentino (6-2, 3-6, 6-3 y 6-2) y se cita con David Ferrer, que ganó (7-6, 6-2 y 6-2) a Daniel Gimeno, Rafael Nadal se impone (6-4, 6-4 y 6-2) al francés Gilles Simon y se clasifica para jugar los octavos de final contra su amigo Feliciano López (6-3, 4-0 y retirada del ucranio Sergiy Stakhovsky). El doble cruce de la cuarta ronda asegura un español el sábado en las semifinales del Abierto de Estados Unidos. Nueva York habla castellano.

“Habrá un dí­a en que se acabe esto”, valoró López, que ahora se enfrenta al mejor tenista del planeta. “Juego al tenis para estar en esa pista central contra el número uno. Es una gran oportunidad para mí­. Algo muy bonito. ¿Qué más se puede pedir a la vida?”, continuó el número 25, que se siente definido por tres palabras: alegrí­a de vivir. “A Rafa le gané en Queen”s, en nuestro último partido, lo que me ayuda psicológicamente. Las condiciones son ahora muy diferentes, pero debo creer en la victoria, ser positivo y agresivo”, cerró con los dedos gordos de ambos pies vendados contra las ampollas y el agresivo roce del cemento.

Al final del dí­a, este era el balance: en la tercera ronda hubo nueve españoles, récord. En los octavos, cinco (Ferrer, Verdasco, Nadal, López y Albert Montañés, que hoy juega contra el sueco Robin Soderling, a la espera anoche del desenlace de Tommy Robrado ante el francés Michael Llodra), más que nunca. Uno, Ferrer, tuvo una explicación para esa proliferación de antiguos especialistas en arcilla transformados en jugadores multipista: “El tenis español vive un momento grande, pero no de ahora, sino desde hace años. Los puntos están en la pista rápida”. Y otro, Verdasco, que perdió la acreditación y no podí­a entrar en el vestuario, que antes de eso era felicitado en la zona de jugadores por Manuel Santana, fue de los primeros en sentarse tranquilamente en el club, donde los españoles gritan mientras juegan al futbolí­n, para observar el panorama que dejaba la jornada.

Así­ estaban las cosas. Nadal pudo con el frí­o y el viento y volvió a sacar con pólvora de cañón: hasta a 217 kilómetros por hora. Es el único tenista que sigue en el torneo sin haber perdido su servicio y respondió a la situación más comprometida, un 0-30 con 5-4 en la primera manga, con un ace, dos saques seguidos a casi 190 kilómetros y otro a casi 200. Verdasco firmó una victoria que le ayudará mucho para mantenerse como número ocho, condición que arriesga en Nueva York. Y Ferrer, comedido, digiere ahora que estará entre los diez mejores a partir del lunes 13. “Un regalo”, dijo.

Todo eso, claro, tiene consecuencias. Vuelve a abrirse la posibilidad de que haya tres españoles en el club más exclusivo del tenis. Nicolás Almagro vuelve a luchar por esa plaza y una en la Copa de Maestros pese a su derrota (3-6, 4-6 y 4-6) ante el estadounidense Querrey. Y vuelve a buscar nuevas fronteras, nuevos récords, el tenis español: con dos jugadores en cuartos ya asegurados, Montañés buscará esa ronda para ser el tercero, lo nunca visto.

“Si pierdes, mejor perder contra un español”, dijo al final Verdasco. Luego, quiso aclararlo por si las dudas: “Fí­sica y mentalmente, me encuentro muy bien. Ganar a un jugador como Nalbandian, sin duda de los más fuertes de este verano, es muy importante para mi fortaleza mental. Me da mucha confianza”. Habló en clarí­simo castellano. La lengua de moda en Nueva York.